(ABI).- Tras la fuga del empresario peruano Martín Belaunde de su arresto domiciliario en la ciudad de La Paz, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, renunció a su cargo y en su lugar el presidente Evo Morales posesionó el martes a Carlos Romero, quien retorna a ese puesto, después de un breve paso por la Cámara de Senadores.

En el acto que se desarrolló en Palacio Quemado, Moldiz explicó que su alejamiento del gabinete responde a que no quiere ser el pretexto que utilicen los intereses “más oscuros” que están en el país y “en la derecha internacional” para “mellar esa imagen que fue construida durante mucho tiempo con el liderazgo del Presidente”.

Moldiz, quien se desempeñó como ministro de Gobierno durante cuatro meses, lamentó que “malos policías” hayan provocado operativamente un hecho (la huida de Belaunde) que pretende ser utilizado para dañar la imagen del Gobierno.

Tras conocerse la fuga de Belaunde, ocurrida la madrugada del domingo, autoridades del Gobierno de Perú cuestionaron la actuación de Moldiz y la oposición en Bolivia lo responsabilizó de lo sucedido.

Por su parte, Romero, quien retornó a la cartera de Gobierno, luego de haber sido elegido como senador por Santa Cruz en los comicios de octubre, manifestó que la transformación de la Policía no solo debe avanzar en el aspecto técnico, físico, profesional sino también en el ámbito de los valores y principios.

Indicó que el rediseño sistémico de la Policía como institución debe ir de la mano de la reforma a la justicia porque los policías y los jueces son los operadores que actúan a nombre del Estado.

“Deben trabajarse reformas conjuntas en aras de lograr una cualificación profunda de estas instituciones”, mencionó.

Finalmente, el jefe de Estado deploró lo sucedido con el ciudadano peruano y dijo que “no es posible que algunos grupos de la Policía aporten una mala imagen a Bolivia” y que “no se dé con los responsables de este tipo de fugas”.

Aseveró que el Gobierno nacional tuvo mucha “paciencia” con algunos grupos de la institución verde olivo y destacó el equipamiento a la Policía como una responsabilidad del Ejecutivo.

Morales descalificó la intención de familiares de los policías detenidos por la huida de Belaunde de realizar un ayuno voluntario u otra medida de presión y más bien pidió una reunión con el Comando de la institución del orden para las siguientes horas.