Montevideo, (PL).- El narrador, periodista y ensayista uruguayo Eduardo Galeano falleció hoy a los 74 años de edad por complicaciones derivadas de un cáncer de pulmón.

Autor de obras esenciales para el continente como Las venas abiertas de América Latina y El libro de los abrazos, Galeano incursionó en la ficción pero también en el reportaje histórico y la crónica.

El testimonio titulado La canción de nosotros, le valió el Premio Casa de las Américas en 1975.

El mundo perdió un maestro

El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró hoy que con la muerte del escritor uruguayo Eduardo Galeano el mundo perdió un maestro.

En declaraciones desde la oriental ciudad de Santa Cruz de la Sierra, donde se reunió con el equipo que defenderá ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya la demanda boliviana, el mandatario lamentó la muerte de Galeano, a los 74 años de edad, con quien se reunió en Montevideo hace unas semanas.

Según el jefe de Estado, no solo Uruguay sino el mundo pierden a uno de los personajes más importantes, cuyo pensamiento de descolonización y liberación de los pueblos trascendió fronteras.

“Sus mensajes, sus textos orientados a evitar el saqueo de América Latina, en especial sus mensajes para las nuevas generaciones a defender la soberanía de los pueblos y por eso me duele, nos duele muchísimo la pérdida del compañero Eduardo Galeano”, comentó el líder indígena.

Morales expresó condolencias por la muerte de Galeano, como consecuencia de un cáncer de pulmón, en su nombre y en el de todos los bolivianos.

“Quiero expresar a nombre del pueblo boliviano sentimientos de condolencia y nuestra solidaridad con su familia, con Uruguay, y a todos que comparten el pensamiento de Eduardo Galeano (…) ese profundo sentimiento con los pueblos de América Latina y El Caribe”.

Morales visitó Montevideo el 1 de marzo pasado para reunirse con el entonces mandatario uruguayo José Mujica y llegó hasta la casa del escritor, con quien desayunó.

El presidente boliviano le entregó entonces El Libro del Mar y el escritor sugirió cambiarle el nombre por el de Libro del Mar Robado.

El mandatario boliviano recordó hoy aquel encuentro y enfatizó que entonces se dio cuenta de que el autor de Las venas abiertas de América Latina estaba mal de salud.

Empujó a pensar como latinoamericanos

Galeano fue “uno de los que con más fuerza, estilo, coraje y fina ironía nos empujó a pensarnos como latinoamericanos”, afirmó hoy Carlos Álvarez, secretario general de la Aladi.(PLRadio)

Agregó que “lejos de tutelas y paternalismos”, contribuyó a los latinoamericanos a “ser nosotros mismos como comunidad de valores, de intereses de pasado y de futuro”.

En una nota titulada “Se nos fue uno de los imprescindibles”, el máximo directivo de la Asociación Latinoamericana de Integración, con sede en Montevideo, sostuvo que Galeano fue mucho más que un gran escritor y ensayista.

Ha sido, subrayó, un símbolo y un protagonista insoslayable de un acontecer histórico denso y dramático, que llevó a nuestro continente desde la subordinación, las dictaduras, la violencia y la opresión, a este presente democrático más esperanzador.

El también expresidente argentino aclaró que “esto no significa que las venas de América Latina hayan cerrado y la sangre fluya limpia por un cuerpo saneado y vigoroso”.

Álvarez afirmó que la prédica de Galeano, como su obra, su coherencia y su actitud militante “se hicieron carne en muchos gobernantes y pueblos”.

Estos, agrego, quieren ser artífices de sus propios destinos y ya no más instrumentos de la ambición de minorías privilegiadas o de intereses hegemónicos.

Eduardo Galeano se nos fue, seguramente sintiendo las brisas de un amanecer todavía brumoso, pero en el cual asoma una mayor determinación por la unidad, la autonomía y la justicia social, subrayó Álvarez.

Tras insistir en que “todos los latinoamericanos le debemos mucho a Eduardo”, sostuvo que “perdurará como uno de los símbolos más fuertes y vigorosos a favor de seguir bregando por la integración, la dignidad y la emancipación”.