Ciudad de Panamá, (ABI).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció el viernes que potencias pro imperiales abortaron la declaración de la VII Cumbre de las Américas, con un férrea oposición a 6 de sus puntos cruciales largamente acordados en 4 meses de negociaciones, previos a la cita de presidentes de 35 países, entre ellos la derogatoria de la declaración de Venezuela como país peligro para la seguridad de Estados Unidos.

“No aceptan que 33 de los 35 países pidan la derogación de la orden ejecutiva contra Venezuela”, eje de la Cumbre de Panamá, junto con el histórico acercamiento entre Washington y La Habana, denunció el mandatario boliviano, después de inaugurada la Cumbre en la capital de Panamá.

Morales deploró asimismo el sabotaje que sufrieron los puntos de la Declaración que propugnan el desarrollo de América Latina.

“Se oponen a que se aprueben prescripciones que alienten el desarrollo social y económico de América Latina y el Caribe”, sostuvo el jefe de Estado boliviano, en declaraciones a la ABI.

Morales detalló, punto por punto, las resoluciones ya acordadas y que parecían dar por traste la Declaración de la Cumbre de las Américas y que guardan relación con el despegue de los países en vías desarrollo y sus proclamadas políticas contra el cambio climático.

“Se oponen a la transferencia condicionada de tecnología a los países de menor grado de desarrollo científico de nuestra América”, deploró el gobernante sudamericano, al tiempo de denunciar que, principalmente Estados Unidos y Canadá, declinaron el parágrafo relativo al respeto que se debería guardar por el “principio de responsabilidad común por diferencias respecto al cambio climático”.

El líder boliviano, a cuya gestión se debe que el acceso al agua haya sido reconocido en 2011 como derecho inalienable por la Organización de Naciones Unidas, denunció, asimismo, que las citadas potencias plantearon sus reparos a que la salud sea, lo mismo, reconocido como un derecho humano.

Más grave aún, se indignó Morales, boicotean que los países en vías de desarrollo tengan “acceso equitativo, amplio, seguro y confiable a las nuevas tecnologías de comunicación respetando el derecho a la privacidad”.

“Quieren seguir espiando”, resumió el Presidente de Bolivia, casi dos años después que el ex topo de los servicios de inteligencia estadounidenses, Edward Snowden, filtrará la existencia de una maquinaria digitada desde el Pentágono para espiar las conversaciones telefónicas y las redes sociales en todos los países para influir en la política internacional.

Impulsor principal de que todos los encuentros multilaterales de alto nivel registren citas paralelas de movimientos y organizaciones sociales, tal como ha sucedido hoy mismo en Panamá, Morales se quejó porque las potencias opusieron a la homologación internacional plena de “las cumbres de los pueblos” y que sus demandan sean incorporadas en la agenda multilateral.

“No estamos en tiempos de subordinación a las potencias, ni en tiempos en que el patrón se imponga a los vasallos. Estamos en tiempo de respeto a la democracia y la soberanía plena de las naciones”, concluyó.

La séptima versión de la Cumbre de las Américas se inició el viernes por la noche en Panamá.

La cita presidencial se desarrolla en el Teatro Anayansi del Centro de Convenciones Atlapa de la ciudad de Panamá y cuenta con la participación inédita de Cuba y mandatarios de las 34 naciones de las Américas.

“Esta cumbre de Panamá sede del congreso anfictionico tiene un contenido tan especial, es la primera vez que se reúne en una mesa a los jefes de estado de las 34 naciones del hemisferio”, dijo el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en el acto inaugural.