El Movimiento al Socialismo (MAS) ganó en la elecciones subnacionales realizadas en la víspera, aunque perdió el control de los municipios de la mayoría de las ciudades capitales del país, incluído el de El Alto, ciudad donde se originó las revueltas sociales que iniciaron el proceso que determinó la llegada de Evo Morales al poder.

En la víspera más de 6 millones de bolivianos fueron convocados para elegir en las urnas entre más de 16.000 candidatos a nueve gobernadores y 339 alcaldes y otras 4.500 autoridades subnacionales.

Aunque no se conocen todavía los resultados oficiales, las encuestas a voca de urna señalan que el MAS ganó las gobernaciones de los departamentos de Pando, Oruro, Potosí y Cochabamba, Chuquisaca y Beni, aunque en las dos últimas no logró el 50 por ciento más un voto requerido para evitar una segunda vuelta electoral.

La gobernación de La Paz, hasta ahora una plaza fuerte del MAS, fue conquistada —según las encuestas— por Felix Patzi del opositor Sol.bo. Patzi fue ministro de Educaciónde Evo Morales, pero fue expulsado de esa organización y se alió al nuevo partido creado por Luis Revilla. Felipa Huanca, la candidata oficialista del MAS, obtuvo sólo un 29 por ciento de votos. Huanca fue implicada en los casos corrupción en el Fondo Indiígena.

En Santa Cruz, la otra plaza fuerte del país, el opositor Rubén Costas del Movimiento Demócrata Social (MDS), obtuvo 59,3%, un porcentaje muy superior al logrado por el candidato Rolando Borda del Movimiento Al Socialismo (MAS), quien tiene el 30% de votos.

Según las encuestas la Gobernación de Tarija fue ganada por Adrián Oliva con el 50% apoyo popular.

En Beni, aunque el principal candidato de la oposición fue inhabilitado por el Tribunal Electoral a pocos días de las elecciones, el candidato del MAS sólo logró el 40 por ciento de los votos, lo que lo obliga a enfrentarse al candidato opositor de Nacer, Carlos Dellien, quien logró el 32%.

En Chuquisaca el candidato del MAS Esteban Urquizo logró el 47 por ciento de votos, seguido de cerca por el candidato del Chuquisaca Somos Todos, el exmasista Damián Condori quien obtuvo el 45% de los votos, lo que obliga también a una segunda vuelta para definir el nuevo gobernador de esa región.

8 de las 10 principales ciudades en manos opositoras

La oposición ganó en 8 de 10 las 10 principales ciudades del páis y sólo quedaron 2, Sucre y Potosí, en manos del oficialista MAS.

La derrota más resonante fue la sufrida por el MAS en la ciudad de El Alto. En esa ciudad Soledad Chapetón, de Unidad Nacional (UN), logró el 55% de votos, desplazando al segundo lugar a Édgar Patana del MAS.

En La Paz el candidato de Sol.bo, Luis Revilla, fue electo con el 58% de apoyo, según las encuestas a boca de urna, 18% más que Guillermo Mendoza del MAS.

En Santa Cruz Percy Fernández logró el 42% de votos, mientras que Reymi Ferreira y Roberto Fernández, del MAS y UCS, lograron cada uno el 23%.

En Cochabamba José María Leyes del Movimiento Demócrata Social logró la elección con el 57% de votos mientras el candidato oficialista Lucio González sólo obtuvo el 36% de votos.

Los opositores festejaron sus triunfos. “Logramos romper la hegemonía del MAS”, dijo Patzi al evaluar los resultados.

El gobierno todavía no hizo un balance oficial de los resultados, aunque el vicepresidente Álvaro García dijo que en su partido hay una debilidad en la formación de liderazgos locales, tanto a nivel departamental como municipal.