Han nacido cuando Francisco Franco, el Caudillo de España por Gracia de Dios, había muerto. Cuando gobernaba Felipe Gonzáles eran niños. Tienen entre 30 y 40 años. Estamos hablando del Movimiento “Podemos” de Pablo Iglesias que se prepara a conquistar España.

Se han presentado por primera vez al público el 17 de enero de 2014, 180 días después, el 25 de mayo en las eleciones europeas han obtenido 1.200.000 votos eligiendo a 5 diputados. En las últimas encuentas en vista de las próximas elecciones generales que se celebrarán en España en noviembre próximo, le dan un 28%, delante del PP (Partido Popular) de Mariano Rajoy que llegará al 21% y al PSOE (Partido Socialista) de Pedro Sánchez con 18%; de este modo, “Podemos” se convertiría en el primer partido político español.

“Podemos” es un movimiento arraigado en la izquierda política española, sus líderes son docentes universitarios y provienen de la Juventud Comunista, casi todos han frecuentado la Universidad Complutense de Madrid.

Es casi imposible pensar en el rápido éxito si no se lee la raíz ideológica y cultural del movimiento. Conocen muy bien las revoluciones sociales en América Latina como el movimiento zapatista en México o la guerra del agua en Bolivia, Chávez y Morales son sus referentes políticos.

El movimiento ha encontrado un pastizal gracias a la crisis económica que afectó en los últimos años la península ibérica y a la contemporánea crisis del bipolarismo por la mala gestión del poder y por los escándalos de corrupción. Mientras se pedían pesantes sacrificios a la población, la clase política no daba el buen ejemplo.

Para explicar la génesis de este éxito tan repentino, no se puede prescindir de su fundador, Pablo Iglesias. Un conocido opinionista televisivo, símbolo de “Podemos” en las últimas elecciones europeas. Actualmente es el político español más sondeado en España, y fuera de los confines nacionales. Lenguaje elegante, una discreta labia y una “coleta” (cola de caballo).

El programa de Podemos, en caso de victoria en las próximas elecciones de noviembre, no serà fácil de realizarse: salario mínimo para todos, jubilación a los 60 años, no a los desalojos, lucha a la evación fiscal, más impuestos para los ricos, reestructuración de la deuda pública, una “nueva Europa” contra la austeridad. Es un programa que cualquier demócrata puede votar, dice Iglesias.

En los próximos meses “Podemos” tendrá que decidir si se debe aliar con otras formaciones, y si es así, con cuales. Al parecer, es posible un acuerdo con Izquierda Unida y con otros movimientos de izquierda ya que “Podemos” defiende la autodeterminación del País Vasco y de los catalanes.

Mientras tanto “el coleta”, recién elegido Secretario General con un voto “on line” al que han participado más de cien mil personas, hace ejercicios de realismo: “ahora comienza lo difícil para nosotros, no será nada en cuando ganaremos las elecciones legislativas”, dice. Es un “utópico regresivo” dice de él Felipe González. Los del PPS lo llaman “subversivo de la democracia”. Mientras tanto el “coleta” continúa ganando consentimiento en la política española.