En el 2009 la economía griega había acumulado un desequilibrio en su presupuesto interno de dimensiones colosales. El país-familias-empresas y estado juntos, gastaban 130 €uros por cada 100 €uros de ganancia. Una situación insostenible que ha acumulado una deuda terrible e imparable. Siempre durante ese año, esta pequeña economía de los balcanes meridionales tenía un déficit con los países occidentales de 26 mil millones de €uros. Año tras año, por un decenio, el descubierto público y privado ha aumentado de modo espantoso.

Grecia pasó a la moneda europea (€uro) en el 2001, sin respetar el requisito de un déficit anual del 3% del PIB (Producto Interno Bruto), en el 2009 había declarado un desavanzo de 6% mientras que en realidad el desavanzo era de 15,2%. Los griegos no imaginaban mínimamente que los libros de las finanzas públicas habían sido falsificados. Los que trabajaban en el Instituto de Estadísticas de Atenas consideraban antipatriótico publicar los datos verdaderos.

Durante años el país ha conocido un largo camino basado en un intercambio político: los votantes recibían puestos de trabajos públicos y los políticos recibían sus votos y los de sus familias.

Según muchos economistas, del 2000 al 2009 los gastos en el sector público han aumentado en un 6,5%, duplicándose en casi 10 años. A fines del último decenio más de un millón de griegos, uno de cada cuatro, trabajaban ara el Estado. Es decir uno de cada tres estaba por demás. Una dependencia del Estado sobre cinco contaba con un ejecutivo y ningún empleado, por estos motivos el colosal déficit escondido no fue la única consecuencia.

También los juegos olímpicos del 2004 que han tenido un coste total de 15 mil millones de Euros (€) han empeorado el déficit público.

Los gobiernos europeos han ayudado mucho al gobierno griego, sobretodo por lo que concierne la deuda pública. En el 2011 y luego en el 2012 los vencimientos de los pagos han sido reducidos dos veces y los del 2012 han sido propuestos por décadas con los últimos balances previstos para el lejano 2057. La Unión Europea han puesto a disposición del gobierno griego 194 mil millones de €uros, el Fondo Monetario 31,8 mil millones y el Banco Central Europeo 25 mil millones. El paquete de préstamos más grande de la historia.

Ahora, si Grecia quiere ayudar a Europa, puede hacerlo dejando de presentarse como una víctima y tratando de ayudarse a sí misma.