(ABI).- El ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce, aseguró el domingo que Bolivia enfrentó la caída de precios del petróleo en años pasados y ratificó que ese país andino amazónico liderará por segunda vez el crecimiento económico entre los países de Sudamérica con un 5,7%, según las proyecciones.

En una entrevista con el programa ‘El Pueblo es Noticia‘ difundido por medios estatales, Arce evidenció con datos que Bolivia enfrentó los precios bajos del petróleo en el 2008 cuando el costo del barril de petróleo se “desplomó” de 145 a 30 dólares, con 115 dólares de caída vertical.

Destacó que en el 2009 con esos precios bajos del petróleo, Bolivia tuvo por “primera vez en la historia” el reconocimiento internacional por el crecimiento más alto de la región con 3,4%.

En esa dirección, explicó que la actual caída de 107 a 77 dólares del precio del barril de petróleo se registró en julio pasado “y los opinadores no dijeron nada”. Sin embargo, tras la visita del Banco Mundial (BM) en octubre pasado publicaron una serie de artículos “en la describen la caída como si fuera algo que por primera vez esta sucediendo en el país”.

“Hemos enfrentado no solamente el desplome de precios el 2008, sino que el 2011 de 113 millones de dólares bajó 75 dólares y nadie ha dicho nada, no hay ni un sólo articulista y opinador que haya comentado esa caída. El 2012 también hemos tenido esta caída el petróleo de 109 a 77 dólares”, detalló.

En ese marco, aseveró que el país ya ha experimentado en tiempos pasados no solamente el ciclo de pequeñas caídas sino que el “desplome” de precios, sin embargo este año se prevé que Bolivia “tenga nuevamente, en menos de cinco años, el mayor crecimiento de la región”.

“Bolivia sigue enfrentado precios bajos, el contexto internacional es adverso, pero Bolvia sigue creciendo. El 2013 con esos precios bajos Bolivia creció al 6,8%”, resaltó.

El Ministro de Economía precisó que el crecimiento se debe al modelo económico social comunitario productivo implementado por el Gobierno boliviano, en vez de la política neoliberal que apostaba a la demanda externa.

“Por eso es que los opinadores siguen pensado que porque los precios están mal afuera nos va a ir mal”, dijo.