(ABI).- El agente boliviano, Eduardo Rodríguez Veltzé, informó el viernes que Bolivia le pidió a la Corte internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que mantenga su jurisdicción para resolver el diferendo marítimo, en el marco de la respuesta que presentó en horas pasadas, ante la Objeción Preliminar planteada por Chile sobre la competencia de esa instancia internacional.

“La Corte tiene que resolver, primero este cuestionamiento que Chile ha hecho, Bolivia le pide que mantenga su jurisdicción, su competencia, que conozca la causa boliviana”, indicó.

En contacto con la Red Patria Nueva, horas después de presentar la respuesta al incidente presentado por Chile, Veltzé explicó que según el procedimiento establecido, una vez que la CIJ resuelva la observación a su competencia, ese Tribunal notificará a las partes para seguir con las actuaciones correspondientes del proceso.

“Si así lo hace, que es lo que esperamos, la Corte nos notificará para proseguir con las próximas actuaciones que tienen que ver con unas audiencias orales, acá, en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que lo más probable es que se celebren en la primera mitad del próximo año”, agregó.

Asimismo, pidió a la opinión pública y a la población comprender que mientras no inicie la parte oral del proceso se debe respetar el silencio de las autoridades sobre los alegatos porque el reglamento de la CIJ establece que la presentación de los mismos se haga en reserva.

“Es importante precisar, sobre todo a los bolivianos, hacerles conocer que la Corte tiene reglas muy claras, exige que las partes presenten sus posiciones, sus alegatos, sus objeciones de manera escrita, con ciertos requisitos, así se lo hace, y por disposición de su reglamento estos alegatos, estos documentos se conservan en reserva hasta la fecha en la que se abren audiencias públicas”, sostuvo.

Chile invadió suelo boliviano en febrero de 1879 y desató una contienda bélica que terminó cercenando 400 kilómetros de playa y 120.000 kilómetros de territorio.

Desde entonces, Bolivia reivindica en diferentes foros internacionales el derecho de recuperar su cualidad marítima y en 2013 llevó el diferendo ante la CIJ.