La Quinua Real es un cultivo ancestral en Bolivia, un regalo de los Andes al mundo, y su futuro como ‘superalimento’ está condicionado a su sostenibilidad. Entender el ecosistema, generar mayor organización local, conjugar el uso de tecnología moderna y ancestral, agregar valor y la conquista de mercados internacionales, resultan vitales para su desarrollo. Este conjunto de expresiones fueron vertidos en el Foro “Quinua Real: Hacia una agenda participativa en Bolivia” organizado por HIVOS e IBCE, destacando la presencia del Viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez.

Dirigentes de asociaciones de productores de quinua de varios Departamentos del país, investigadores y autoridades nacionales y departamentales se dieron cita en la edición 52 del “Foro Permanente de Diálogo con la Sociedad Civil sobre Producción Comercio Exterior e Integración” que tuvo lugar en dependencias del Hotel Radisson en la capital de Gobierno

Avanzar con una agenda compartida público-privada con visión de largo plazo en 3 ejes temáticos fue la gran conclusión: a) mayor producción sostenible de la quinua; b) su industrialización y, c) mejora de aspectos relativos a su comercialización.

Víctor Hugo Vásquez, Viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, dijo que el gobierno apuesta por el crecimiento del sector, desde las actuales 160.000 hectáreas de siembra de quinua, para ir avanzando progresivamente a 200.000 al año y un millón más adelante, siendo que hay mercado donde vender y tierra dónde producir. Para la indicada autoridad, los tres ejes temáticos principales sobre los cuales el gobierno y los productores bolivianos y sus organizaciones deben trabajar para hacer sostenible y competitiva la producción y exportación de quinua en el país son la “producción sostenible, industrialización y comercialización”, y comprometió el apoyo del gobierno a tal efecto, tanto en función de la quinua real, como la quinua convencional, siendo que se debe atender el cultivo de ambas especies.

La producción de Quinua Real es poco exigente en cuanto a suelos, agua y humedad, y muy resistente a las bajas temperaturas y presenta una gran diversidad genética, explicó en su exposiciónGustavo Clavijo, director del Centro Internacional de la Quinua (CIQ), respecto a la realidad del sector quinuero en Bolivia, el que –ante una demanda internacional muy superior a la oferta- se beneficia de altos precios a través de la exportación, lo que constituye una oportunidad de desarrollo para el sector y el país. Frente a problemas como biopiratería, falsificación, mala publicidad, mercantilismo y una competencia con la “quinua dulce”, la estrategia propuesta porClavijopara el éxito con la quinua pasa por: organización productiva; producción orgánica; investigación y desarrollo; atender el consumo interno; protección de biodiversidad; enfoque a demandas; y lograr “marcas” y “denominaciones” a favor de la Quinua Real del país.

Enfatizó en la necesidad de proteger y defender la biodiversidad de los más de 3.000 “ecotipos” de quinua, su identificación en el entorno ecológico como un valor de diferenciación y el uso de conocimientos modernos y ancestrales.

Con datos oficiales,José Luis Landivar Bowles,Presidente del IBCE, dio cuenta que “el volumen de quinua boliviana producida creció en 79% entre 2009 y 2013, superando las 61.000 toneladas, un 57% destinado a la exportación, llegando a 153 millones de dólares en el 2013 frente a 43 millones en el 2009, mientras que el volumen subió de 14.500 toneladas en dicho año, a poco más de 35.000 toneladas en el 2013, observándose un positivo ‘efecto precio’ que disparó su cotización en el mercado mundial. El año 2013 las exportaciones mundiales de quinua sumaron 254 millones de dólares y Bolivia representó cerca del 60% de dicho valor”. Bolivia es el principal productor seguido de cerca por Perú, siendo los principales compradores EEUU con cerca del 60% y la Unión Europea.

La quinua es el segundo producto más importante dentro de las Exportaciones No Tradicionales solo después del complejo oleoprotéico de la soya y sus derivados. Al mes de agosto de 2014, las exportaciones de productos industrializados de quinua (galletas, pastas, sopas, snacks, budín, harina, flan, masa para hamburguesas y para pizza, barras energéticas y otros) registraron 10 millones de dólares” destacó el Presidente del IBCE a tiempo de señalar que “para la sostenibilidad de la exportación de la quinua tiene que ver con una mayor productividad y competitividad para la convencional, y la diferenciación de la “Quinua Real” sobre la base del reciente logro de la denominación de origen obtenida en la Comunidad Andina, resultando fundamental igual reconocimiento mundial” dijo.

ParaMarcelo Collao Grandi,Consultor de Hivos y expositor en el Foro, “la innovación se define como la interacción de la gestión de conocimientos diversos, siendo el desafío incorporar procesos organizacionales y normativos en la cadena productiva de la quinua”; dio cuenta sobre la estructura del Sistema Local de Innovación en la quinua real, con “Espacios Locales de Concertación” en los cuales se tratan diversos temas como servicios, tecnología, investigación, financiamiento, desarrollo empresarial, normativas, inteligencia de mercados y otros. Estos aspectos pasan luego a los “Espacios Departamentales de Innovación” de Oruro y Potosí y desembocan finalmente en el “Espacio Nacional de Concertación”. Pasar de la “charla a la acción”, señala Collao, requiere de un mayor apoyo en materia de Alianzas Estratégicas, en la generación de Agendas Locales, siendo importante discutir sobre Suelos y Control social, Repoblamiento Ganadero, Rendimientos y Denominación de Origen, así como avanzar también en la realización de una Cumbre para el sector.

Es crítico reconocer los ecosistemas como base fundamental de la sociedad y de nuestras economías. El modelo vigente no incluye a la biodiversidad ni a los ecosistemas como activos económicos con su propio valor intrínseco. El crecimiento económico ha sido y continúa estando, a expensas del medio ambiente”, expresó al inicio de su ponenciaJuan Pablo Solís Víquez, Oficial de Programas Green de Hivos. Instituto que busca conectar experiencias inspiradoras para construir agendas colaborativas, siendo que “los efectos de cambios positivos en el sistema de alimentación, no solo impactarán empresas y gobiernos, sino consumidores en mercados locales, nacionales e internacionales, y millones de pequeños productores alrededor del mundo” dijo el experto.

Abordar el entorno productivo significa fomentar comunidades y ecosistemas más sanos, para dinamizar la producción de alimentos como motor de las economías locales, la conservación de los ecosistemas y el bienestar de las personas”explicó Solís, para dar cuenta que si se toma en cuenta el territorio y se trabaja de forma articulada con los múltiples actores de la cadena de la quinua se puede desarrollar agendas desde las bases para “restaurar los daños en los ecosistemas y en la biodiversidad, mejorando la resiliencia de comunidades; crear resiliencia ante los cambios en el clima y sistemas productivos más ricos y biodiversos que beneficien tanto al medio ambiente, como a las personas que viven en estos territorios y más allá de consumidores rurales y urbanos; y, generar casos ejemplares que sirvan para orientar políticas y prácticas” concluyó.

Endulfo Gabriel Cautin, representante del Acuerdo Interinstitucional de Productores de Quinua del Altiplano Sur de Bolivia (ANAPQUI, CECAOT, APQUISA), expuso la “Propuesta de políticas públicas y acciones estratégicas”, resultante de la Primera Cumbre Nacional de Productores de Quinua del Altiplano Sur de Bolivia, realizada el 17 de septiembre en La Paz. Gabriel señaló como aspectos importantes la producción orgánica de la Quinua Real en las comunidades, como estrategia principal, y destacó la“Denominación de Origen de la Quinua Real del Altiplano Sur de Bolivia”lograda en la Comunidad Andina, proponiendo como acciones siguientes: Acreditar y agilizar el reconocimiento de la Quinua Real en el mercando internacional como 100% boliviana, y acelerar la implementación de las acciones diseñadas en la 1º Cumbre Nacional con el Gobierno en sus tres niveles: nacional, departamental y municipal.

Recordó quela “Quinua Real” es única en el mundo porque se produce solo en Oruro y Potosí, en el contorno de los salares de Uyuni y Coipasa, abarcando 7 provincias, 10 municipios y 322 comunidades. Dentro de sus cualidades destacó su mayor contenido de saponina 2.8% (amarga), granos grandes (1,8 a 2,2 mm), siendo el único alimento vegetal que posee proteínas de calidad, llegando a tener los 11 aminoácidos más importantes para la alimentación humana, además de abastecedor de minerales como el calcio, complejo B, vitaminas C y E, y aminoácidos como lisina, metionina, valina y otras, presentando bajo contenido de grasas y no tiene colesterol, siendo de rápida cocción, con un exquisito sabor, suave y de fácil digestión, muy utilizada en la comida gourmet, “siendo inigualable en el mundo”.