(ABI).- Las víctimas de la ‘guerra del gas‘, juntas de vecinos y organizaciones de trabajadores pidieron el viernes, en una masiva marcha y posterior concentración en la ciudad de El Alto, justicia y la pronta extradición de Gonzalo Sánchez de Lozada para que responda por la muerte de 67 personas y centenares de heridos en 2003.

Germán Guachalla, representante de las víctimas de octubre, demandó a la Embajada de Estados Unidos que extradite al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien se encuentra en ese país desde que huyó en octubre de 2003.

“Aún tenemos personas con secuelas, las secuelas que dejó Gonzalo Sánchez de Lozada, y hoy que han transcurrido 11 años pedimos a la Embajada de Estados Unidos que lo extraditen lo más antes posible”, dijo según un reporte de la televisora PAT.

La concentración se inició a las 12h30 y participaron representantes de 11 distritos de la ciudad de El Alto, así como la Federación de Mineros de Colquiri, y organizaciones vivas de esa urbe, que en 2003 fue la protagonista en la defensa del gas natural.

Los familiares de las víctimas se presentaron con los epitafios de sus seres queridos que perecieron resultado de las balas que se dispararon entonces, incluso, los propios heridos asistieron con muletas y bastones.

Guachalla aseguró que las víctimas de “octubre negro” continuarán movilizadas hasta lograr la extradición del ex presidente y su posterior sanción.

El 17 de octubre de 2003 es recordado como el día que se consumó la violencia en el país, por la intención del gobierno del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada de vender gas a Estados Unidos a través de puertos chilenos.

Por su parte, el abogado de las víctimas y familiares de los caídos, Fredy Ávalos, pidió al canciller David Choquehuanca agilizar los trámites ante el gobierno de Estados Unidos para la extradición de Sánchez de Lozada.

A su juicio, las autoridades judiciales de Estados Unidos no se conmueven con las personas que fueron víctimas de “octubre negro” quienes desde hace mucho tiempo claman justicia.

No fue en vano

El presidente Evo Morales aseguró el viernes, a 11 años de los hechos sangrientos de octubre de 2003, que la lucha del pueblo boliviano por el gas no en fue en vano, porque Bolivia en la actualidad avanza en la industrialización de ese recurso natural, prueba de eso es la planta de separación de líquidos de Gran Chaco en Tarija, de Río Grande en Santa Cruz y la planta de urea y amoniaco que se instala en Cochabamba, entre otros mega proyectos.

“Un 17 de octubre de 2003 escaparon los impulsores del modelo neoliberal, y qué coincidencia, un 16 de octubre después de 11 años, entregamos la Planta Separadora de Líquidos más grande de Bolivia que tenemos (…), empezamos ya con la industrialización de los hidrocarburos, después de la nacionalización, la lucha del pueblo boliviano no ha sido en vano”, manifestó.

El entonces presidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada huyó del país después de una revuelta popular, que se desató, en 2003, en rechazo de la venta de gas natural a la costa oeste de Estados Unidos, por un puerto chileno, convulsión social que se saldó con 67 muertos y más de 400 heridos.

Los actores principales de esa acción social y política fueron los pobladores de la ciudad de El Alto, los pueblos indígenas de Bolivia y los políticos opositores de ese entonces.

Para Morales la denomina revuelta de ‘Octubre Negro‘, fue también un “octubre amanecer” porque después de ese suceso Bolivia consolidó una lucha sindical que desembocó en la nacionalización de los hidrocarburos, puntal de la estabilidad económica que vive actualmente el país sudamericano.

“Gracias al pueblo boliviano hace 11 años exactamente, un 17 de octubre se acaba con esas políticas de saqueo, de asalto al patrimonio nacional, las privatizaciones”, agregó.

En la actualidad las víctimas de octubre insisten en la extradición de Sánchez de Lozada, quien se encuentra en Estados Unidos, para que responda por el ‘genocidio‘ en su Gobierno en 2003.