(ABI).- El Tribunal Supremo Electoral (TSE), según su página de internet, informa el jueves que con el 90,94% de las actas computadas de las elecciones generales del domingo, el Movimiento Al Socialismo (MAS), liderado por el presidente Evo Morales, obtiene una victoria con 60,06% de los votos.

Según el TSE se computaron 24.920 actas de las 27.403 que se entregaron a los recintos electorales.

Unidad Demócrata (UD), de Samuel Doria Medina, se mantiene segunda con 24,98% de los votos; seguido por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) de Jorge Quiroga, con 9,41%; por el Movimiento Sin Miedo (MSM) de Juan del Granado, con 2,80% y por el Partido Verde de Bolivia (PVB) de Fernando Vargas, con 2,76%.

Los votos válidos, según el TSE, suman 4.588.468 (94,31%), los votos en blanco 93.840(1,93%) y los nulos 182.935(3,76%).

Mucho que desear

El presidente Evo Morales dijo el jueves que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) “ha dejado mucho que desear”, por el trabajo que desarrolló en las elecciones generales, luego que esa institución se viera envuelta en una serie de críticas formuladas por la oposición a raíz de la demora en el escrutinio de los votos, entre otros aspectos.

“Cuando hay problemas internos a veces es difícil de resolver, yo no tengo mucha opinión, pero evidentemente ha dejado mucho que desear el Tribunal Supremo Electoral”, manifestó en conferencia de prensa en la Gobernación de Cochabamba.

Morales respondió de esa manera tras ser consultado sobre la inquietud que ha despertado en la población la tardanza en el escrutinio oficial de los votos de las elecciones generales, ya que según el anuncio del TSE debieron conocerse en un plazo de 24 horas.

El Presidente explicó que existe “preocupación” especialmente sobre la parte técnica, e instó al TSE a resolver internamente los problemas que se han generado en los últimos días, debido a la tardanza del recuento de votos y las críticas a las que son susceptibles de parte de la oposición.

Sin embargo, no descartó que las declaraciones de la oposición sobre un supuesto fraude electoral tengan el objetivo de obtener un escaño más en la Asamblea Legislativa, o “por cuestión de protagonismo”, porque si bien existen problemas técnicos al interior del TSE -dijo- existen veedores internacionales que hicieron seguimiento del proceso electoral que pueden dar cuenta de la legalidad de los comicios.

A su juicio, la raíz del problema se encuentra en que “hay malos técnicos” al interior del TSE, que cometieron errores posiblemente por su poca experiencia o quieren “perjudicar” a esa institución.