En 1880 se firmó entre Bolivia y Chile un Tratado de Tregua. Éste último, apoderándose de la provincia boliviana de Antofagasta, obligó a Bolivia a firmar el ignominioso tratado de“PAZ Y AMISTAD”de 1904, bajo el poderoso argumento de las armas, con el fusil sobre el pecho y con amenazas de eventuales y nuevas invasiones.

El 13 de agosto de 1900 Abraham Koning, Ministro Plenipotenciario de Chile de esa época, escribía una nota al Gobierno boliviano en los siguientes términos:

“Terminada la guerra, la nación vencedora impone sus condiciones y exige el pago de los gastos ocasionados. Bolivia fue vencida, no tenía con qué pagar y entregó el Litoral….Es un error muy esparcido que se repite diariamente en la prensa y en la calle, el opinar que Bolivia tiene derecho de exigir un puerto en compensación de su Litoral. No hay tal cosa: Chile ha ocupado y se ha apoderado de él ‘con el mismo título que Alemania anexo al imperio la Alsacia y la Lorena’”. Prosigue Koning:“Nuestros derechos nacen de la victoria, la ley suprema de las naciones. Que el Litoral es rico y vale muchos millones, eso ya lo sabíamos. Lo guardamos porque vale, que si nada valiera no habría interés en su conservación”.

Observamos que después de aproximadamente 138 años de enclaustramiento esta postura no ha cambiado ni un milímetro y tampoco cambiará, ya que se trata de una política de estado que Chile sostiene desde hace más de un siglo y esa constante se confirma por la determinación asumida por la flamante Presidenta de Chile Michelle Bachelet, quien anunció que su gobierno decidióimpugnar la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en sentido de queno existen temas limítrofes pendientes con Bolivia. También señalo que “Chile y Bolivia establecieron sus límites definitivos en el Tratado de Paz y Amistad de 1904, el cual ha sido respetado e implementado por ambos Estados por más de un siglo, dando Chile cumplimiento al más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico”, en beneficio de Bolivia, según afirma la mandataria chilena, con quien el gobierno boliviano negoció, durante años, los famosos trece puntos que no dieron resultado alguno, a tal punto que hasta el propio Presidente Evo Morales lo calificó de “pérdida te tiempo” y sostuvo haberse sentido engañado.

Su antecesor, Sebastián Piñera, manifestó en todo su mandato que “Chile tiene todo el derecho del mundo a defender su soberanía, sus límites, en virtud de tratados que fueron válidamente suscritos hace más de 100 años y que están plenamente vigentes”, llegando al extremo que Andrés Allamand, ex Ministro de Defensa de Chile, en el gobierno de Piñera, declaró amenazadoramente quelas fuerzas armadas chilenas harán respetar el tratado de 1904, así como los tratados vigentes. Dijo que Chile es“un país que tiene en su posición todo el amparo del derecho internacional y por último, tiene Fuerzas Armadas prestigiadas, profesionales y preparadas, que están en condiciones de hacer respetar los tratados internacionales y de cautelar adecuadamente la soberanía y la integridad territorial de Chile”.

En resumen, las posturas chilenas en diferentes épocas son idénticas y afirman que el enclaustramiento de Bolivia es un asunto resuelto por el “Tratado de Paz y Amistad” del 20 de octubre de 1904, yque siendo los tratados la base de la estructura jurídica internacional, no deben revisarse ni modificarse y son intangibles, no obstante que Chile, en reiteradas ocasiones y en diferentes épocas, revisó y modificó en función de sus intereses, de momento en detrimento de Bolivia.

Ahora bien, pregunto a la señora Bachelet, Presidenta de la República de Chile, a usted señor Sebastián Piñera ex presidente de Chile, así como al señor Andrés Allamand, ex ministro de Defensa de Chile y a todos aquellos que sostienen y apoyan la misma postura aduciendo que Chile goza de “todo el amparo del derecho internacional”: ¿Desde cuándo la invasión, la usurpación, el saqueo, el hurto, el robo, la rapacidad, el latrocinio, el pillaje la piratería, generan algún tipo derecho?

La obcecada y retrógrada postura que vienen sosteniendo los gobiernos chilenos desde hace más de un siglo quebrantan y vulneran el espíritu y la voluntaddel prócer y mártir más importante del pueblo chileno y uno de los más importantes de los pueblos de la patria Grande, que fue Salvador Allende, quien se refirió al enclaustramiento boliviano en los siguientes términos: “Ha llegado la hora de la gran reparación de una injusticia, Chile tiene una centenaria deuda y estamos dispuestos a emprender una solución histórica. Bolivia retornará soberana a las costas del Pacífico. No le pedimos nada al sufrido pueblo trabajador boliviano, queremos solamente reparar el despojo cruel del que ha sido víctima. Los escritores y todos los hombres y mujeres de buena voluntad deben venir a Chile y explicar sus anhelos, discutir, crear las condiciones objetivas y subjetivas en el pueblo chileno para poder llegar al feliz entendimiento”. (Entrevista hecha por el escritor y periodista bolivianoNéstor Taboada Terán, el 12 de noviembre de 1970)

Finalmente, sepa usted excelentísima Presidenta de la República de Chile, queLA JUSTICIA, LA VERDAD HISTÓRICA Y JURÍDICA ASISTEN A BOLIVIA Y A SU PUEBLO, EN SU IRRENUNCIABLE E IMPRESCRIPTIBLE DERECHO DE REINTEGRAR SUS COSTAS Y SU LITORAL EN EL PACIFICO, CON SOBERANÍA. HACIENDO DE NUESTRA MÁS QUE CENTENARIA DEMANDA UN DERECHO TAN INCUESTIONABLE Y TAN CRISTALINO COMO SON LAS AGUAS DE NUESTROS MANANTIALES DEL CANTÓN QUETANA Y DEL CAUTIVO RIO LAUCA.

Ha llegado la hora de que Chile sea sentado en el banquillo de los acusados ante la Corte Permanente deArbitraje de la Haya, así como lo estipula en su artículo 12 el denominado Tratado de “Paz y Amistad” de 1904, que Bolivia se vio obligada de suscribir, bajo el poderoso argumento de las armas y con la latente amenaza de eventuales invasiones.