Nada de tabletas, cámaras, grabadoras, los “fotoperiodistas” del mañana serán muy diferentes de los que hemos conocido en los últimos años porque serán los “aviones no tripulados” a fotografiar todos los eventos más importantes.

Es la apuesta futurista, pero posible, sobre lo que aprenderán los alumnos del curso de periodismo del Langara College de Vancouver, Cánada, que ha introducido entre entre sus asignaturas, el curso de “fotoperiodismo a través de aviones no tripulados”.

A enseñar a los aspirantes fotoreporters a usar un robot volante serán cronistas locales de la ciudad que para ejercitarlos utilizarán un Phantom Vision 2, un dispositivo capaz de proporcionar fotos y videos de alta definición.

El Langara College asegura a sus alumnos que los “drone” no matarán al “fotoperiodismo”, mas bien, lo harán más eficaz y más completo porque el “drone” es capaz de proporcionar imágines preciosas, fotografías y grabaciones en áreas de alto riesgo o de difícil acceso.

También la Universidad de Missouri (USA) ha puesto en marcha una nueva asignatura denominada “Reporting Drone Journalism”

La hipótesis está cerca de la verdad teniendo en cuenta que varios “network” están usando en estos días y alrededor del mundo “robot” voladores, y lo que es más, con excelentes resultados.

La cadena televisiva australiana Chanel Nine, en 2011, realizó un documental sobre el centro de detetención Christmas Island, donde no es permitido a los periodistas visitarlo.

En California, el diario más antiguo, importante y prestigioso, el “San Francisco Cronicle” ya ha hecho uso de estos vehículos en zonas de difícil acceso y la agencia televisiva Ruptly ha hecho ver la ciudad de Kiev en Ucrania envuelta en llamas haciendo uso de uno de estos vehículos no tripulados.