Los partidos políticos conservadores Unidad Nacional (UN) y Movimiento Demócrata Social (MDS) formalizaron una alianza política para las elecciones presidenciales del 12 de octubre de 2014 y proclamarán en las próximas horas a sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia, el empresario Samuel Doria Medina y el ganadero Ernesto Suárez, respectivamente.

El gobernador de Santa Cruz Rubén Costas, líder del MDS y candidato a la presidencia, demoró casi cuatro meses en elegir a un aliado político para participar en las elecciones de octubre de este año. El sueño de Costas era articular una alianza opositora con los candidatos del Movimiento Sin Miedo (MSM) Juan Del Granado y de UN Samuel Doria Medina, pero la “juntucha” no prosperó.

Costas y Del Granado se reunieron por primera vez el 27 de febrero de 2014 para intercambiar criterios y buscar coincidencias programáticas con miras a formalizar una alianza electoral. Desde entonces ambos líderes se encontraron al menos en cuatro oportunidades, y en abril el gobernador cruceño desafió a Del Granado a dar un paso al costado y proclamar al alcalde paceño Luis Revilla como candidato a la presidencia y al ex gobernador de Beni Ernesto Suárez como aspirante a la vicepresidencia. Pero la propuesta no caló y la relación entre Costas y Del Granado se fue enfriando.

Costas nunca ocultó sus “marcadas diferencias ideológicas” con el líder del MSM: “Hasta ayer, Juan estuvo en el MAS; es más, era una de sus estrellas e incluso Evo Morales dijo que habría que clonarlo; su posición siempre ha sido de recomponer una posición ideológica que nosotros no compartimos y eso da diferencias sustanciales”, confesó el gobernador a la red de televisión Unitel a fines del año pasado.

Contrariamente, Costas declaró al diario cruceño El Deber que “con Samuel Doria Medina hemos tenido muy buenas relaciones, considero que es un hombre con buenos principios y sería muy fácil conjuncionar esfuerzos”.

Finalmente, después de casi cuatro meses de incertidumbre, Costas retiró su candidatura a la presidencia y decidió apoyar los representantes genuinos de su clase social: el empresario Samuel Doria Medina y el ganadero Ernesto Suárez.

Rubén Costas es tal vez el político más destacado de la emergente clase media cruceña y fue uno de los cuadros de la “izquierda moderada” del MBL. Aunque no representa directamente a la burguesía, es un mediano empresario vinculado al comercio, tiene propiedades medianas en El Choré, sería socio del Ingenio Azucarero Guabirá y su fortuna bordearía los dos millones de dólares.

Costas fue funcionario público durante los gobiernos de ADN, MNR y MIR, y se desempeñó como presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia y de la Asociación de Productores de Leche. Se dice que la noche del 17 de octubre de 2003, cuando fungía como presidente del Comité Pro Santa Cruz (2002-2004), sugirió a Gonzalo Sánchez de Lozada que gobierne desde Santa Cruz. Con ese currículum, se explica por qué Costas tiene más afinidades con ganaderos y terratenientes, y por qué apoya ahora la candidatura del empresario Samuel Doria Medina.

Doria Medina fue militante y dirigente intermedio del MIR. En el gobierno de Jaime Paz Zamora (1989 y 1993) fue ministro de Planeamiento y Coordinación y aprobó la Ley de Inversiones junto a su colega ministro de Finanzas Jorge Quiroga. “Privatizaré una empresa estatal por semana”, prometió el ex ministro Doria Medina y liquidó los bancos del Estado, Minero y Agrícola. En virtud a su impecable currículo privatizador, se desempeñó como Gobernador del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 1993.

Doria Medina fue candidato a la vicepresidencia con Jaime Paz Zamora en las elecciones de 1997; en 2004 creó su propio partido, UN; en 2005 fue candidato presidencial junto a Carlos Dabdoub, el ideólogo de la Nación Camba (se dice que primero buscó a Rubén Costas); y en 2006 fue electo asambleísta constituyente por UN. Ahora es candidato de la alianza conservadora UN-MDS, junto a Ernesto Suárez.

Ernesto Suárez es un ganadero latifundista, ex diputado de ADN, ex gobernador de Beni, dirigente de la extinta “media luna”, y miembro de la oligarquía beniana, junto a las familias Guiteras, Llapiz, Bruckner, Quaino, Dellien, Ávila, Nacif, Antelo y Salek.

El binomio Samuel-Ernesto ha comenzado a reagrupar a la derecha radical boliviana. Uno de los primeros reclutados fue el ganadero Leopoldo Fernández, ex prefecto de Pando y ex ministro del Interior en el gobierno de Hugo Banzer.

Otra figura política adoptada por la nueva alianza conservadora es el senador y representante del Frente Amplio (FA) Germán Antelo Vaca, quien se desempeñó como presidente del Comité Pro Santa Cruz y de la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE). Antelo sería un prominente miembro de logia Caballeros del Oriente y fue uno de los caudillos del movimiento autonómico cruceño junto a Rubén Costas.

En noviembre de 2009 Antelo fue proclamado candidato a la presidencia por el MNR, pero prefirió ser elegido primer senador por Santa Cruz con la alianza Plan Progreso de Bolivia (PPB) del binomio Manfred Reyes Villa-Leopoldo Fernández.

Con datos de “La rebelión de los 100 clanes” (www.econoticiasbolivia.com) y “La tierra, el telón de fondo del movimiento autonomista”, y “Los capitanes del comando camba” (www.bolpress.com/art.php?Cod=2002085343)