La Nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, promulgada por el Presidente Evo Morales en su Artículo 81 parágrafo II señala: “La educación fiscal es gratuita en todos sus niveles hasta el superior.” Dicha sentencia de la Carta Magna echa por tierra la inexacta afirmación del Dr. Gustavo Rodríguez Ostria, historiador, Director de TVU canal 11 y docente universitario, en su articulo publicado el domingo 1 de junio de 2014 en el matutino Los Tiempos, titulado “La querella universitaria” y que comienza con la temeraria afirmación de que “la universidad pública no es gratuita”. Rodríguez en su pertenencia al estamento docente de la UMSS, parece haber perdido la intelectualidad y crirterioso análisis que continuamente aspira y/o pretende demostrar. Cae en la lógica de autoridades universitarias como el Rector, el Vice Rector o el secretario General de San Simón quizá asumiendo espíritu de cuerpo con su gremio, en el marco del presente conflicto en la Superior Casa de Estudios.

Más adelante en el citado articulo refiere que los estudios superiores tienen un costo y menciona: “El tema es quién o quiénes lo cancelan”; acudiendo nuevamente a la Constitución se puede leer en el Articulo 93 parágrafo I: “Las universidades públicas serán obligatoria y suficientemente subvencionadas por el Estado, independientemente de sus recursos departamentales, municipales y propios, creados o por crearse”. Además sostiene que el dinero para el funcionamiento de la universidad pública sale del IVA y del IDH, olvidándose de que el criterio de coparticipación tributaria vigente en el país se mantiene desde que él mismo trabajara para la aplicación de la Ley1575 en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada; como se puede leer en la actual Ley Marco de Autonomías y Descentralización Nº 031, que en su disposición transitoria cuarta señala: “Las universidades públicas recibirán el cinco porciento (5%) de la recaudación en efectivo del Impuesto al Valor Agregado, del Régimen Complementario al Valor Agregado, del Impuesto sobre las Utilidades de las Empresas, del Impuesto a las Transacciones, del Impuesto a los Consumos Específicos, del Gravamen Aduanero, del Impuesto a las Sucesiones y a las Transmisiones Gratuitas de Bienes y del Impuesto a las Salidas Aéreas al exterior”. Lo que demuestra que no se debe hablar en ningún caso solo de IVA e IDH.

Rodríguez confunde declaración de IVA, con pago de IVA; el historiador, olvida que el contribuyente (quien declara IVA) traslada dicho impuesto al consumidor (que es quien paga IVA), en resumidas cuentas toda la población contribuye al IVA. El autor de “Morir Matando” que destaca a la plebe en la lucha del 27 de mayo de 1812, señala hoy que son solo las clases medias y altas las que contribuyen a la mantención de la universidad. Es acaso que la ubicuidad política del historiador le hace hablar en lenguaje Garcia-Lineriano, usando aquello de “querellante” o es que acaso Rodríguez esta tras algún cargo en el gobierno del MAS?. No sería de extrañar ya que no se debe olvidar que en el gobierno de Goni fue punta de lanza de la acreditación universitaria y que fungiera como Vice Ministro en el gobierno de Carlos Mesa. Al enfocar su opinión al crecimiento del monto recaudado por concepto de IDH durante el periodo 2005 – 2013 parece coincidir su criterio con la campaña de reelección de Evo Morales.

El historiador, cuando se refiere a los “álgidos y condenables días” de la UMSS minimiza la ya histórica movilización de los estudiantes (Paro unilateral del estamento estudiantil que toma de hecho una institución trascendental del Estado) y pretende deslegitimar las demandas estudiantiles contempladas en el pliego de diez puntos referidos a mejores condiciones de estudio: internet, infraestructura, equipamiento, comedor, guardería, etc. afirmando que se buscaría “…convertir la universidad en un mini ‘Estado del bienestar‘ donde prevalezca una política redistributiva”. Exige a los estudiantes a tener un “…buen desempeño estudiantil en tanto deber y obligación con la sociedad que aporta para sostenerlos/as en la universidad pública.” olvidándose de la responsabilidad y obligación de “buen desempeño” de los docentes en el ejercicio de la cátedra universitaria que, dicho sea de paso, deja mucho que desear en la gran mayoría de “profesionales” que tienen a su cargo la enseñanza en las aulas universitarias donde el “buen docente” es una excepción casi exótica. Más aun, pasa por alto de manera deliberada la actuación de las jerarquías de autoridades universitarias que gestión tras gestión, camarilla politiquera tras camarilla politiquera han medrado de los recursos públicos y no nos referimos a su emolumento como docentes que bien o mal ganado lo tienen, sino a sus “fabulosueldos” como autoridades casi eternas; porque parece que les incomoda que se mencione que muchos, no pasaron por los altos cargos universitarios, sino que se los apropiaron de una manera casi consuetudinaria. Para muestra de lo que señalamos están los siguientes ejemplos: el mismo Ing. Lucio Gonzales, patrocinado en la ultima elección por el oficialista MAS como Rector, desde el año 1999 detenta algún cargo jerárquico (Decano 1999-2001, Director DICyT 2002-2003, Director de carrera 2006-2008, nuevamente Decano 2010-2011 y Rector 2012-2015); el Lic. Waldo Jiménez, militante del PCB, aliado del actual gobierno y especulativamente futuro Rector o candidato a Senador por el MAS (Dirigente del SITUMSS 1991-1999, Asesor UMSS 2000-2001, Consejero Universitario 2005, FUD 2007-2008 y Vice Rector 2012-2015); el Dr. (?) Rolando López, dirigente del extinto MIR, operador político de las camarillas universitarias, con el tiempo suficiente para ser Secretario Ejecutivo del Club Wilsterman y Vicepresidente de la Liga del Futbol Profesional boliviano (Decano 1993-1997, Director DUBE 2001-2002, Secretario General UMSS 2003-2006, Decano 2009-2011 y Srio.Gral. UMSS 2011-2015) y entre otros como botón de muestra el ex candidato a la Alcaldía por el MNR y actual Secretario de Relaciones Internacionales de la UMSS Iván Decker Molina quien mantiene ese cargo hace años sin importar quien este en el Rectorado.

Señor Gustavo Rodríguez, por que no les dedica unas líneas de su columna de opinión a estos y otros jerarcas de San Simón???. No son ellos y las roscas enquistadas en la universidad pública los que en verdadero “rigor defraudan y malbaratan recursos públicos”???. Y eso que el solo mencionar estos hechos, Señor Rodríguez, tampoco “tiene nada que ver con la revolución”, decimos esto para que no tenga miedo y mantenga, como siempre, sus espaldas a buen recaudo; acaso para recordar aquello de que la historia responde a quien la convoca y es evidente que su criterio ahora ha sido convocado por el poder.

jmanu.carry@gmail.com