La mafia “cubana” de Miami – un mecanismo de la CIA articulado hace ya más de medio siglo para atacar a Cuba – da más que nunca la mayor prioridad al plan norteamericano para la desestabilización del gobierno de Venezuela y ha consagrado la congresista Ileana Ros Lethinen como promotora de cada nueva iniciativa injerencista. Apodada “la Loba Feroz”, Ros-Lehtinen evita recordar cómo, en los primeros meses de la Revolución cubana, su padre fue uno de los vendepatria que de inmediato corrieron a ofrecer sus servicios a la CIA.

Último de estos disparates apoyados por la congresista, una “Federación Cuba Venezuela”, presidida por la cubana Betania Rodríguez, comisionada de la Ciudad del Doral; y de cuya presidencia forma parte Jessica Armada estudiante venezolana que prefiere las guarimbas a los bancos de la facultad.

Asesorando a la “Federación Cuba Venezuela” estarán los conocidos miembros del MRR Saturnino Labaut y Rolando Martínez, así como Ángel Cuadras del ex Club, todos terroristas que han actuado históricamente bajo el manto protector de Ileana Ros.

La Fundación Cubano Americana por su parte promueve, de conjunto con la opositora venezolana Corina Machado y Lilian Tintori, una Asociación de Damas de Blanco venezolanas que promueven provocaciones violentas y guarimbas. De hecho Corina Machado y Lilian Tintoreti han estado al habla con la mercenaria Berta Soler, principal cabecilla de las Damas de Blanco en Cuba.

Videos en Internet dan cuenta del encuentro reciente entre Soler y Machado en el aeropuerto de Miami, lo cual fue reportado por varios canales locales. El encuentro estuvo organizado por Ileana Ros y extremistas remuneradas de Miami tales como Silvia Iriondo y Janissett Rivero.

Se reportó como Robert Alonso, opositor venezolano, quien se adjudica ser el iniciador de la “guarimba” venezolana participó en un llamado “almuerzo patriótico” en la finca Media Luna en Florida, propiedad de Reinol Rodríguez, uno de cómplices del sindicado terrorista internacional, Luis Posada Carriles.

Ros Lehtinen encabeza el club de partidarios de Posada Carriles desde años, de la misma forma que usó el personaje de Orlando Bosch, su cómplice más conocido, para hacerse elegir a la Cámara de Representantes. En el evento participaron conocidos terroristas como, José Dionisio Suárez Esquivel, el agente de la CIA Aldo Rosado Tuero, y el falso poeta y paralítico, “ex embajador norteamericano” en Ginebra, y célebre por mentiroso Armando Valladares.

Alonso se dirigió a los presentes para pedir ayuda y solidaridad para el pueblo venezolano. En realidad lo que pretendía era potenciar la campaña en marcha dirigida a incrementar acciones de “resistencia al gobierno venezolano”, auspiciada por Estados Unidos y sus instrumentos mediáticos internacionales. Se conoce el apoyo ilegal de Ros-Lehtinen a los opositores y banqueros ecuatorianos Isaías, prófugos de la justicia ecuatoriana.

Fue altamente mediático su apoyo a los golpistas hondureños. Y de hecho, ella fue quien los promocionó y ¨legitimó¨ ante el Congreso y la Administración Norteamericana. En pago a esos ¨favores¨ ya ha trascendido que empresarios hondureños radicados en Miami, vinculados también a Ros-Lehtinen y a los extremistas de origen cubano, conspiran activamente contra Venezuela.

Entre otros, la empresaria de esa nacionalidad Alma Aguilera, quien jugó un rol importante en el golpe de estado a Manuel Zelaya, y algunos funcionarios del consulado hondureño en Miami.

Alejada totalmente del más mínimo pudor y ética, en el 2007 Ileana Ros en entrevista con el Director de Cine Dollan Cannell para el documental de la BBC “638 formas de matar a Castro”, declaró que se sentiría contenta de que el líder cubano Fidel Castro fuera asesinado. Igualmente sugirió en varias ocasiones durante la administración de George W. Bush una invasión armada directa contra Cuba.

En 2008, Ros-Lehtinen siendo la republicana de más alto rango en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, junto con el legislador Connie Mack, ya solicitó colocar a Venezuela en la lista de países que patrocinan el terrorismo, supuestamente por sus vínculos con las FARC. La propuesta no prosperó.

Sin embargo, a partir de que la oposición venezolana se evidenciará a partir de febrero de este año con su rostro más violento desde las acciones golpistas del 2002, Ileana Ros se ha empeñado en no dejar pasar el momento de intentar revertir el proceso revolucionario en ese país.

El miércoles 28 de Mayo, Ileana Ros promovió en la Cámara de Representantes la propuesta de Ley HR 4587 llamada Ley de Protección de DDHH y Democracia Venezolana. Este proyecto de Ley busca sancionar a funcionarios del gobierno venezolano.

Igualmente Ros-Lehtinen, desde el Congreso, insta al representante de EEUU en la OEA para que actúe, con voz y voto, en esta organización contra Venezuela. Apoyan a Ileana otros legisladores de extrema derecha entre los que no faltan los también de origen cubano Mario Diaz-Balart (R-FL), Joe Garcia (D-FL), Albio Sires (D-D-NJ) y los senadores Robert Menéndez , Marco Rubio y Ted Cruz. Todos ellos con históricos y cercanos vínculos con reconocidos terroristas como Posada Carriles, Santiago Álvarez, entre otros.

Ileana Ros-Lehtinen multiplica diariamente las declaraciones contra Venezuela, notablemente en Twitter, para apoyar la campaña mediática que de paso al golpe sucio. Cada frase venenosa suya es inmediatamente difundida por las agencias de prensa internacionales y con especial alevosía por los medios privados de Latinoamérica.

Por años los principales medios alternativos del mundo han denunciado el liderazgo que lleva a cabo Ileana Ros en la derecha continental. No ha faltado la vieja retórica, los eventos, el financiamiento a partidos opositores, los planes magnicidas contra los principales líderes, los Golpes de Estado y ahora las guarimbas venezolanas.

La congresista Ros Lethinen de conjunto con las principales organizaciones terroristas de origen cubano en la Florida, no solo centra su atención en Venezuela y Cuba sino que se han propuesto decididamente acabar con el movimiento revolucionario en Latinoamérica. Su obsesión por el gobierno venezolano se explica por esa idea dogmática del Efecto Dominó, de que cayendo Venezuela caerá Cuba y todo el ALBA.

Así es Ros-Lehtinen, la congresista gringa que quiere castigar a Venezuela

Ileana Ros-Lehtinen es la congresista que apadrina el proyecto de ley con el cual se pretende sancionar a Venezuela bajo el falso pretexto de los derechos humanos. Esa norteamericana de origen cubano es muy conocida en Cuba por su vinculación a la CIA y a la fauna terrorista de Miami, y su hostilidad enfermiza en contra de todo lo que puede llevar a una eventual normalización de las relaciones entre EEUU y la Isla.

Sin embargo, fuera de Cuba donde a menudo se publican sus declaraciones siempre agresivas en contra de Venezuela y de la voluntad de soberanía de los pueblos de América Latina, merece ser mejor conocido este “animal político” cuyos delirios orientan con una frecuencia preocupante los debates de lo que EEUU pretende ser una asamblea parlamentaria democrática.

El material que sigue ha sido en gran parte ya publicado. La presentación del proyecto de ley anti venozalano justifica repetir su difusión.

Una semana después del arresto en Caracas, en julio 2010, del terrorista salvadoreño Francisco Chávez Abarca, la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen participó en un acto público organizado por grupos venezolanos golpistas de Miami, al lado de Patricia Poleo, sospechada de complicidad en el asesinato del fiscal venezolano Danilo Anderson, y del ex militar prófugo José Antonio Colina, responsable de atentados contra oficinas diplomáticas ocurridos en Caracas en el 2003.

El congresista cubano-americano Mario Dìaz-Balart también se apareció en el evento, organizado por Independent Venezuelan American Citizens (IVAC), y Venezolanos Presos Poliíticos en el Exilio (Veppex), dos grupos claramente identificados a los círculos extremistas de la comunidad venezolana radicada en Miami y que proclaman su apoyo al terrorista neofascista Alejandro Peña Esclusa, entonces detenido en Caracas por posesión de explosivos.

La presencia de Ros-Lehtinen al lado de partidarios del uso del terror contra la Revolución Bolivariana no tenía por qué sorprender: la representante republicana asistió el 6 de abril de 2008 a una reunión pública convocada por una organización terrorista de Miami vinculada a la CIA, donde estuvo presente el terrorista internacional Luis Posada Carriles.

Así es la congresista norteamericana Ileana Ros-Lehtinen, que también fue la “estrella” del “foro” fascista que se reunió a finales de 2010 en pleno Capitolio de Washington, y que pretendía enseñar a América Latina la “democracia” y el respeto a los “derechos humanos” mientras apoyaba el golpismo y el terrorismo contra los líderes progresistas de América Latina, la tortura en Guantánamo y el genocidio iraquí.

El odio al socialismo de Ros-Lehtinen avecina la locura. Y tal como su ex colega de la Florida Connie Mack quién exhortó, en la cumbre fascista de Washington a “asesinar a Chávez”, Ros-Lehtinen llamó a matar al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

«Apruebo la posibilidad de ver a alguien asesinar a Fidel Castro», lanzó con histeria la politiquera republicana en marzo de 2006 en su oficina de Washington, en el curso de una entrevista para el documental británico 638 Ways to Kill Castro.

«Hace años que digo esto y no tengo ninguna vergüenza de mis palabras», insistió quién era entonces vicepresidenta del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes. Verdadera heredera de la dictadura cubana de Fulgencio Batista en el Congreso, Ros-Lehtinen ahora preside oficialmente el Fondo de defensa del terrorista Luis Posada Carriles.

LA GENÉTICA TERRORISTA DE UNA LOBA FEROZ

Apodada “la Loba Feroz”, Ros-Lehtinen evita recordar cómo, en los primeros meses de la Revolución cubana, su padre fue uno de los vendepatria que de inmediato corrieron a ofrecer sus servicios a la Agencia central de inteligencia de Estados Unidos.

Al igual que Carlos Alberto Montaner que con 17 años se dedicaba a poner bombas en las tiendas de La Habana en tiempo de Navidad, siguiendo órdenes de la CIA que proveía los artefactos, Enrique Ros se sumaba al Movimiento Demócrata Cristiano (MDC) de José Ignacio Rasco, una sociedad de hijos de papá frustrados creada a finales de 1959 cuando ni se hablaba en Cuba de “comunismo”.

El MDC fue el primer elemento que permitió a la CIA concretar su proyecto de coalición contrarrevolucionaria que llevará a la creación del Frente Revolucionario Democrático (FRD), organización propiamente terrorista que controlara totalmente.

Enrique Ros que pronto abandonará la Isla para acercarse a la caja, será uno de los conspiradores más activos de esta etapa de guerra sucia donde abundaron las innumerables operaciones terroristas desarrolladas desde la Florida hacia la Isla de Cuba, con miles de víctimas civiles, mujeres, niños y ancianos.

Su llegada a Miami coincide con la creación en esta ciudad de la estación CIA llamada JM/WAVE, entonces la más grande del mundo, destinada exclusivamente a agredir a Cuba y que no dejará de crecer en los siguientes años. Más de 250 oficiales y 2000 agentes de origen cubano se dedicarán ahí hasta 1967 a intentar derrumbar a la Revolución cubana en un enorme derroche de dinero y de medios que dejo millonarios a muchos de los capos involucrados. Incluyendo al papá de la vocera bushista.

ENRIQUE ROS, APOLOGISTA DEL TERRORISTA ORLANDO BOSCH

¿Quién confirmaba fuera de toda duda la activa participación de Ros en esta gigantesca actividad de agresión contra Cuba?

El más asqueroso de los asesinos miameros, ahora fallecido: Orlando Bosch Ávila, al cual Enrique Ros se identificó toda la vida – por motivos evidentes – al punto de solicitarle un prólogo para un libro en el cual ofrece su interpretación de la invasión fracasada de Playa Girón.

En este texto, el pediatra Bosch (que prefirió dedicarse a crear huérfanos en vez de curar a niños) llama a Ros, en varias oportunidades, “mi amigo y compañero” del cual celebra “el coraje”.

En 1976 fue encarcelado en Caracas por ser uno de los autores intelectuales del derribo en pleno vuelo de un avión de pasajero cubano que causó la muerte a 73 personas, incluyendo la muerte a miembros del equipo juvenil de esgrima cubano.

Ros, escribe Bosch, fue “uno de los artífices conspirativos que enfrentaron a los traidores y los comunistas”. ¿Qué significa esto? Ileana Ros-Lehtinen pudiera seguramente proveer más detalles.

Continua Bosch: “Fue miembro entusiasta, fervoroso y fundador del Movimiento Demócrata Cristiano donde llego a ocupar la posición de Coordinador Nacional. Después gran activista conspirativo dentro del Frente Revolucionario Democrático (FRD) y el Consejo Revolucionario Cubano (CRC)”.

¿Dónde se encontraba el papá de Ileana Ros-Lehtinen cuando se forma el complot para asesinar a Kennedy con varios viejos colaboradores de la Agencia? Hay que preguntárselo a la hija.

ELEGIDA GRACIAS A OTTO REICH, JORGE MAS CANOSA Y JEB BUSH

Ileana Ros-Lehtinen fue la más ruidosas partidaria de la liberación de Bosch en 1989, cuando el pediatra asesino, después de comprar su liberación en Venezuela, con la complicidad de otro energúmeno fascista, Otto Reich, se encontró detenido en las celdas de los servicios de inmigración.

Con la asesoría de Reich, uso a fondo la defensa de Bosch y el apoyo de Jorge Mas Canosa, líder de la terrorista Fundación Nacional Cubano Americana, para lograr su elección ese mismo año a la Cámara de Representantes luego de un campaña donde su jefe de campaña fue Jeb Bush.

Siempre fue apoyando a Luis Posada Carriles en cada etapa de su carrera de psicópata contrarrevolucionario.

Ros-Lehtinen también ha defendido al terrorista Velantine Hernández, condenado por asesinar a otro, Luciano Nieves, de la misma forma que reclama la liberación de Eduardo Arocena, jefe del grupo Omega 7, autor de numerosos asesinatos y atentados. No titubeó el 8 de julio de 1996 en dirigir una carta alentadora a Rodolfo Frometa, Jefe del grupo terrorista Comandos F-4.

RECLAMÓ QUE CUBA SEA “EL PROXIMO IRAQ”

Fanática partidaria de la pena de muerte y adversaria del aborto, fue entre las más exaltadas secuestradoras del niño cubano Elian Gonzalez, secuestrado en Miami por su parentela manipulada por la mafia. Desde la elección fraudulenta de George W. Bush, en noviembre del 2000, que aplaudió, contribuyó activamente a la penetración de la Casa Blanca por la extrema derecha de Miami, al lado de sus socios Otto Reich y Roger Noriega.

El 20 de mayo de 2002, Ros Lehtinen se encontraba entre los invitados al acto en que Bush anunció sus medidas anti-familia, limitando las visitas de los cubanoamericanos a la Isla a una cada tres años y reduciendo drásticamente las remesas.

La legisladora republicana participó el 29 de marzo del 2003, en Miami, a la única manifestación jamás ocurrida en el mundo a favor de la guerra en Iraq, donde habló al lado del propio Bosch reclamando del Gobierno norteamericano que Cuba sea “el próximo Iraq”.

CASADA CON UN ABOGADO MAFIOSO, VETERANO DE VIETNAM

Sus broncas con su marido, Dexter Lehtinen, ex combatiente de Vietnam, son tan famosas como sus amistades particulares en el Congreso. Dexter Lehtinen, de familia finlandesa, es un veterano condecorado de la guerra de Vietnam y un ex fiscal federal por el Sur de la Florida. Enjuicio al presidente panameño Manuel Noriega y manejo un controvertido proceso contra el ex alcalde de Hialeah, Raúl Mártinez, que llevo a su dimisión por conflicto de interés.

Dexter Lehtinen se casó con ella en 1984 después de un primer matrimonio que terminó con un escandaloso juicio donde se expuso su propensión a violentar a sus interlocutores.

Ros-Lehtinen también mantiene relaciones de negocio con su esposo que la llevaron a exhibirse en la reservación de los Miccosukees, cerca de Miami. El casino manejado por la tribu, con ganancias multimillonarias, era entonces virtualmente controlado por Dexter Lehtinen, oficialmente Consejero General de la minúscula comunidad autóctona, una rama de los Seminoles.

Lehtinen fue quién manejo hace años un diferendo de los Miccosukees con la firma de gestión de casino Tamiami Partners, vinculada a la familia italiana mafiosa Genovese de la norteña ciudad de Pittsburgh.

La congresista es una fanática de las mesas de casino. Cuenta el Diario Las América como trae a la mesa de juego “agua bendita, un ramito de albahaca fresca, y perfume” y como empieza entonces “su acostumbrado ritual de santiguar la máquina tragamonedas antes de comenzar sus apuestas”.

Las manías de Ros-Lehtinen pudieran ser divertidas si el mismo personaje no fuera también líder del Partido Republicano en el Congreso en materia de relaciones internacionales. Representante para Miami en la cámara baja, Ros-Lehtinen propone políticas alineadas con las propuestas de los sectores más recios de la extrema derecha norteamericana.

INVOLUCRADA EN EL CASO ABRAMOFF

Si Ros-Lehtinen se salvó en el 2005, del escándalo que desencadenó el cabildero americano-israelí Jack Abramoff, muchos en Washington se recuerden de su vinculación con el caso que omitió revisar su amigo el Senador John McCain quién se encargó, y no sin motivo, de la investigación senatorial.

El 13 de marzo de 2006, la publicación especializada Roll Call revelaba como la politiquera miamense había sido investigada por el Departamento de Justicia, en el marco de esta investigación sobre el caso, junto a otros ocho miembros del Congreso, cuatro de los cuales – Tom DeLay, Bob Ney, John Doolittle y el senador Conrad Burns – eran conocidos públicamente como grandes socios del cabildero estafador.

Según Roll Call, Ros-Lehtinen se encontraba entre los cuatro otros que no tenían “una conexión publica” – es decir conocida por el público – con el personaje que sigue encarcelado hoy por sus fechorías.

La representante del distrito 18 de la Florida tiene desde siempre fama de ser aficionada a los “junkets”, estos viajes de lujo ofrecidos por los “lobbyistas” para comprar, estimular o ablandar lo que queda de ética de políticos corruptos.

El 6 de diciembre último, un artículo del New York Times, señalaba como Ros-Lehtinen aparecía entre los congresistas que más consentían a pasear en cambio de sus votos. El reportaje revelaba como la politiquera había disfrutado una estancia en el lujosísimo hotel King David Hotel de Jerusalén con una fiesta de gala.

El regalo le había llegado bajo la cobertura de una “conferencia” de una semana entera para los cuales – a invitación del organizador, la firma americano-israelí Doheny Global Group – los cabilderos y ejecutivos interesados pagaron 18 000 dólares por participante.

En el caso Abramoff, en el cual la involucró al investigarla el Departamento de Justicia, Ros-Lehtinen, de manera evidente, fue favorecida por el Senador John McCain quién participó activamente, y no sin motivos propios, en la investigación senatorial sobre este enorme escándalo.

En su edición del 25 de febrero del 2008, el Huffington Post señalaba como McCain había tomado medidas para proteger a sus colegas republicanos en el curso de la investigación que controló. Como ejemplo, el Post citaba como había evitado investigar al gobernador republicano de Alabama, Bob Riley, cuya relación ilícita con Abramoff era comprobada por un correo electrónico en el cual el cabildero explicaba a un ayudante del político lo que quería obtener en cambio de la “ayuda” recibida de sus clientes de un grupo indigena.

El senador republicano McCain, ex candidato a la presidencia de Estados Unidos, es famoso por sus lazos “familiares” con la fauna terrorista cubanoamericana de Miami cuyos elementos más radicales le aseguraron luego un apoyo indefectible en las últimas elecciones presidenciales.

Siempre hay que recordarse que McCain – este mismo que andaba recientemente por Kiev para proclamar el apoyo imperial a los golpistas neonazis, es jefe del ultraderechista Instituto Republicano Internacional (IRI), ente financiero de los golpistas de Honduras y de innumerables ataques a los países progresistas del continente.

LAS OMISIONES DEL “SOCIO” JOHN McCAIN

En una oportunidad, Abramoff se dijo el “Rey de Israel” por la extensión de sus contactos políticos en Israel. Nunca se puede descartar su influencia detrás de las conexiones israelíes de Ros-Lehtinen. Memorable fue el viaje “histórico” que hizo ahí la Representante en el 2001 no solo con su esposo Dexter Lehtinen sino también con sus dos hijas, Amanda y Patricia, bajo el pretexto algo irónico de “reforzar los lazos entre Israel y la comunidad hispánica”.

El Fondo Aish HaTorah, una organización sionista de Jerusalén, se encargó de la factura de 24 000 dólares que incluya los 10 000 dólares de una visita en helicóptero de Masada, sitio histórico afeccionado por los sectores belicistas israelíes.

Otro viaje poco escrupuloso disfrutado por Ros-Lehtinen le fue regalado en 2001 por un socio de Jack Abramoff; el cabildero Ed Buckham de la firma Alexander Strategy Group, bajo la cobertura del grupo coreano Hanwha Group. En esta oportunidad, la politiquera disfrutó las bondades dispensadas por el intermediario de sus huéspedes de Seúl y Corea del Sur.

McCain y sus investigadores senatoriales omitieron el estudio de tan jugoso peregrinaje. En 1995, Abramoff empezó a actuar en nombre de grupos autóctonos implicados en el juego, en particular con los Choctaws del Mississippi y logro impedir la adopción en el Congreso de un proyecto de ley fiscalizando tal negocio. Su aliado en esta maniobra era el representante corrupto Tom DeLay.

En septiembre del 2000, en otro de los capítulos de su agitada existencia, Abramoff compró una flota de “cruceros casinos”, SunCruz, con 147.5 millones de dólares gracias a un préstamo bancario de sesenta millones de dólares. Esta compra sospechosa, se la facilitó a Abramoff el capo del juego Konstantinos “Gus” Boulis-

Este personaje fue luego asesinado en plena calle, el 6 de febrero del 2001, en Fort Lauderdale. Un trabajo profesional, obra de la familia mafiosa Gambino de Nueva York. Anthony Moscatiello, asesor de SunCruz, fue inculpado en 1983 por tráfico de heroína en Nueva York junto a Gene Gotti, hermano de John Gotti, entonces capo del clan Gambino.

Sospechosamente, el Departamento de Justicia finalmente renunció repentinamente a enjuiciar como debido a Moscatiello y sus cómplices contra los cuales detenía evidencias suficientes. Los nombres Gambino y Genovese, como si hacía falta, son parte de la historia mafiosa de La Habana que manejaba Meyer Lansky en los años 50.

UN PROYECTO DE LEY A FAVOR DE UNA ÉTICA BLANDA

A finales de 2006, el Comité de la Campaña Demócrata para el Congreso (Democratic Congressional Campaign Committee) reveló como el congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart aceptó 10 000 dólares del fondo ARMPAC de Tom Delay. Simultáneamente, la Associated Press revelaba como los congresistas cubanoamericanos Lincoln y Mario Díaz-Balart así como Ileana Ros-Lehtinen votaron 93% del tiempo con Tom Delay.

Los tres congresistas han votado también a favor de una propuesta para ablandar las reglas de ética, una resolución que tenía por solo objetivo proteger a Delay, según los demócratas que acusaron entonces al ex líder republicano en el Congreso, entre otras cosas, haber aceptado dinero de los gigantes de la industria farmacéutica a cambio de leyes que protegen los altísimos precios de los medicamentos.

Como testimonio de su reconocimiento a la inquebrantable fidelidad del trío, Delay se prestó el 20 de febrero del 2004 a un show “anticastrista”, en Miami, en un evento convocado por Ros-Lehtinen y sus amigos. Al final de los procedimientos judiciales orientados por Alberto Gonzales – el Fiscal General bushista que protegió a Posada Carriles – Abramoff solo fue declarado culpable de dos de los seis cargos en su contra, tras llegar a un controversial arreglo con la Fiscalía.

La congresista miamense ha recibido apoyos financieros de empresas tales como Bacardi, Enron, MacDonald y Coca Cola así como de sectores favorables a Israel, país cuyas políticas represivas apoya ciegamente en el Congreso.

FANATICA DEFENSORA DEL ESTADO SIONISTA

Entre sus manifestaciones de apoyo al régimen golpista de Honduras, sus ataques al Presidente Hugo Chávez y su acostumbrada retórica contra Cuba, la congresista yanqui de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen cuida sus relaciones con Israel.

Ros-Lehtinen nunca ha escondido sus convicciones sionistas y consagra mucha energía en el Congreso no solo a la defensa de Israel sino del conjunto de los intereses estadounidenses y geopolíticos de este estado, junto a los 4 000 lobbyistas pro-israelíes con que cuenta Washington. Al llegar a Israel, el año pasado, priorizó una visita al pueblo de Sderot, en la frontera con Gaza, donde condenó a la resistencia palestina en términos característicos de los órganos de propaganda sionista.

Su “denuncia” la hizo en presencia de uno de los más generosos padrinos de sus campañas electorales, el empresario multimillonario del Sur de la Florida, Stanley Tate. Tate y su tropa regalaron unos 700 000 dólares, el año pasado, en contribuciones a las campañas de sus candidatos favoritos que incluyen a todos los portavoces de la derecha anticubana más exacerbada.

Ros-Lehtinen y su delegación, que incluía a su ex marido, Dexter (quien lanzó un televisor a su “ex” en 1982 en medio de una discusión familiar, según el Miami Herald) se reunieron sucesivamente con los más importantes personajes del estado sionista. Conversaron con el presidente Shimon Peres, el primer ministro Benjamin Netanyahu, el ministro de la defensa Ehud Barak, sin olvidar al presidente del banco central Stanley Fischer y el alcalde de Jerusalem Nir Barkat.

El viaje de Ileana Ros-Lehtinen y sus socios -entre ellos el gobernador de Texas, Rick Perry- se desarrolló del 10 al 15 de agosto y fue organizado por la firma Global Capital Associates, una empresa privada que se dedica a estimular contactos políticos a favor de Israel. En una entrevista con el diario digital Forward, el 14 de octubre del 2005, Ros-Lehtinen habló por primera vez de su ascendencia judía que, dijo, pocos de sus electores conocen.

Sus abuelos maternos eran judíos sefaraditas procedentes de Turquía que se radicaron en La Habana en los años 50. Su abuelo Jacobo Adato Levy fue un respetado líder religioso de la comunidad judía habanera, fundó sinagogas y se quedó en Cuba después de la Revolución hasta su fallecimiento.

Aunque no lo reconoce, Ros-Lehtinen siempre se benefició de sus orígenes: es una de las representantes con mejor vinculación con el AIPAC (American Israel Public Affairs Committee), el omnipresente y omnipotente lobby judío de Washington. Este viaje a Israel fue el séptimo que realiza la congresista republicana vinculada a la mafia terrorista cubanoamericana que calificó a Israel de “mayor aliado de los Estados Unidos en contra de los extremistas violentos”.

El Senador Robert Menéndez, eminente miembro del círculo mafioso cubanoamericano en el Congreso de EEUU y viejo cómplice de Ros-Lehtinen, acaba de ser denunciado por su asociación con Salomón Melgen, un oftalmologo de la Florida (específicamente Palm Beach) y que obtuvo de Medicare la nada desdeñable cifra de 20,8 millones de dólares, un sospechoso record.

Anteriormente, las “aventuras” de los dos socios en República Dominicana con jóvenes prostitutas, habían formado un escándalo que nunca se investigó a fondo. Menéndez había también sido parte del caso de los hermanos Isaías, los banqueros ecuatorianos prófugos, que ayudó a prosperar. La representante por Miami, Ileana Ros-Lehtinen, también metió la mano en la masa, aceptando el dinero de estos multimillonarios delincuentes que también ayudó a integrarse en su nueva patria.

Con Menéndez y sus otros colegas que reivindican orígenes cubanos, la representante por Miami no solo “defiende los derechos humanos” apoyando a la ocupación de Iraq y Afganistán, amparando a la CIA y sus prácticas más abyectas, dando cobertura al terrorismo cubano-venezolano, sino que respalda sistemáticamente cualquier iniciativa injerencista tales que el presente proyecto de ley. Un documento repugnante que no sólo ataca la patria de Hugo Chávez sino las aspiraciones más legítimas de los pueblos de América Latina.

***

A Ileana Ros-Lehtinen le fallan los motores: cancela visita a Nicaragua

Todo indica que a la congresista ultraderechista Ileana Ros no le convenía el menú que le habían preparado para su estancia en Nicaragua. Al último momento, pretextó unos misteriosos “problemas de salud” para cancelar esta visita a la nación centroamericana.

Desde que fue elegida representante al Congreso por el distrito 27 de la Florida en 1989, a Ileana Ros Adato mejor conocida como Ileana Ros-Lehtinen, no se le conocía algún fallo de salud que pudiera interrumpirle el cacareo. Esto a pesar de casi 62 años de una vida algo perturbada que visiblemente la dejaron desplumada.

La cancelación de la gira de la mujer que pretende llevar la luz al pueblo nicaragüense y a todos los pueblos de América Latina “dejó a la clase política del país vestidos y alborotados”, comenta un diario local.

La representante demócrata, hija* de un colaborador del dictador cubano Fulgencio Batista, que se consagra a defender los derechos humanos – donde le conviene – debía reunirse con políticos amigos de “la Embajada”, entre los cuales algunos dinosauros desprestigiados y líderes de agrupaciones opositoras, capaces de tragarse su retórica violentamente antiprogresista.

“Debido a que se enfermó, la congresista Ros-Lehtinen ha tenido que posponer su viaje a Nicaragua. Ella espera ir en otra fecha en el futuro”, indicó a la prensa Eddy Acevedo del despacho de la legisladora estadounidense que no identificó el providencial malestar.

Habían pedido participar al encuentro representantes del Partido Liberal Independiente (PLI), del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), de la “Gran Alianza Nacional Republicana” (GANAR), de la Fundación Cristiana Pro Desarrollo Social, Mujeres por la Democracia, además de los de Jóvenes por la Democracia, Abogados por la Democracia, y demás micro grupos de orientación ya tú sabes.

Ros-Lehtinen iba a viajar con otro personaje de la fauna mafiosa cubanoamericana, el también congresista por New Jersey, Albio Sires, cuya historia política hubiera apreciado el difunto Al Capone.

Robert “Bob” Menéndez, el verdadero padrino cubanoamericano del Congreso, vinculado a un escándalo de corrupción con Ros-Lehtinen fue aparentemente descartado por ella que intenta alejarse de este socio en vía de explotar.

La visita estaba prevista por dos días y comportaba además conversaciones privadas con el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP).

Ros-Lehtinen, quien es miembro del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, ha liderado campañas contra el Gobierno del Presidente Daniel Ortega con la misma histeria macarthista que caracteriza sus ataques contra cualquier iniciativa progresista en América Latina.

Hace unos días, la política intentaba de formar un escándalo cuando pidió en una carta al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que se investigue al cónsul general de Nicaragua en Miami (EE UU), Luis Martínez Noguera y a su esposa, acusándolo de haber registrado a su hijo, nacido en Miami, como ciudadano estadounidense.

La violencia de sus declaraciones corresponde a la desplegada por su protegido, el terrorista internacional Luis Posada Carriles, cuyo grupo de apoyo preside desde ya unos años, y del fallecido Orlando Bosch, el pediatra asesino cuya causa defendió. Sionista enfermiza, Ros-Lehtinen es una partidaria incondicional de Israel particularmente en los momentos más salvajes de la agresión contra el pueblo palestino.

Los ataques de Ros-Lehtinen contra Nicaragua son del mismo corte que los que desarrolla actualmente contra Venezuela. Ros-Lehtinen es la madrina del proyecto de ley con el cual se pretende sancionar a Venezuela bajo el falso pretexto delos derechos humanos.

Algo sorprendente, cuando se considera que la sesentona legisladora es asociada a todas las actividades de los elementos más recalcitrantes de la mafia cubanoamericana, apoyando con furia en cada oportunidad que se lo permiten los nostálgicos de la brutal dictadura batistiana. Y que abrazó efusivamente al golpista Micheletti – quien la calificó entonces de “recompensa de Dios” – cuando expulsó el Presidente Zelaya de Honduras, en 2009.

En cuanto a este viaje a Nicaragua, nunca se sabrá lo que la descarriló la dama pero si se sabe que seguirá recibiendo en su cueva de Miami todas las crápulas del continente que comparten su odio hacia una América Latina libre y soberana.

* TWITTER: @AllardJeanGuy