La Paz, Tiquipaya, Sucre y Santa Cruz (ABI).- Las intensas lluvias que castigaron al país en el primer bimestre de 2014 destruyeron al menos 63 mil hectáreas de cultivos y ocasionaron la muerte de cerca de 60 personas y 110 mil cabezas de ganado. La reciente ola de frío invernal cobró la vida de otras dos personas y de 3.820 cabezas de ganado, además de afectar a 770 familiasy dañar 75 viviendas en Potosí, Oruro, La Paz Santa Cruz y Beni, informó el ministro de Defensa Rubén Saavedra.

El viceministro de Defensa Civil Óscar Cabrera informó que las intensas lluvias que castigaron al país en el primer bimestre de 2014, además de las inundaciones, ocasionaron la destrucción de 1.600 viviendas, 63 mil hectáreas de cultivos y la muerte de 110 mil cabezas de ganado.

La autoridad manifestó que 82 municipios en siete departamentos del país, con excepción de Oruro y Tarija, emitieron la declaratoria de emergencia. Las lluvias causaron, directa e indirectamente, la muerte a cerca de 60 personas en Bolivia entre enero y febrero.

El 27 de enero el vicepresidente Álvaro García Linera declaró la emergencia nacional para agilizar los mecanismos de socorro a las víctimas de los desastres naturales. El decreto autoriza a las gobernaciones y municipios la reasignación presupuestaria para atender los damnificados por el desborde de ríos y deslizamientos de tierra en varios lugares del país. Los daños mayores se registraron en Rurrenabaque, en el departamento amazónico del Beni.

En días recientes, “por la época de invierno, en el área occidental del país con mayor incidencia, y en la oriental se registraron fenómenos naturales que deben ver con heladas, nevadas, ola de frío y en algunos casos vientos fuertes que no se presentaron en mucho tiempo”, dijo el ministro Saavedra. Según el reporte del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), perdieron la vida por hipotermia 3.820 cabezas de ganado, 3.553 en Beni, 160 en Santa Cruz y 107 en Potosí.

No obstante, según la Federación de Ganaderos del Beni, las bajas temperaturas en el oriente boliviano provocaron la muerte de al menos 60 mil cabezas de ganado hasta fines de mayo de 2014. El presidente de la entidad Carmelo Arteaga dijo que la pérdida pudiera ser mayor. Entre los sectores más afectados se encuentran Moxos, la Provincia, San Borja, la provincia Ballivian, Cercado, San Ramón y Mamoré, donde la hipotermia mató cientos de reses en las haciendas ganaderas. A esta situación se suman otras 60 mil cabezas que perecieron en la zona durante las inundaciones de finales de 2013 y principios de 2014, según datos ofrecidos por el gobierno nacional.

Según la evaluación de daños del Viceministerio de Defensa Civil, las heladas, nevadas y fuertes vientos de los días recientes provocaron el deceso de dos personas por hipotermia, entre esos un docente. En Oruro las heladas y los vientos fuertes afectaron a 410 familias y 6 viviendas. En La Paz, las heladas afectaron a 26 familias y en Santa Cruz se registraron 5 familias afectadas por fenómenos naturales.

El gobernador de Potosí Félix González informó que en el sudoeste del departamento las temperaturas bajaron a 16 grados bajo cero, a consecuencia de la caída de una intensa nevada el viernes y sábado pasados, que afectó sobre todo el municipio de Colquechaca, donde pereció un educador. La fuerte nevada también azotó la región de Quetena Chica, cuya cordillera se cubrió de un extenso manto blanco y se hizo inaccesible en ingreso de vehículos.

El presidente de la Cooperativa Unión de Cañeros (UNAGRO) Renato Barja indicó que las inesperadas lluvias obligarán al sector a postergar la cosecha de azúcar en el departamento de Santa Cruz. “Nosotros estábamos ya haciendo las pruebas, incluso a moler, pero ya empezó la lluvia y estamos suspendiendo para el lunes, dependiendo del clima, pero el perjuicio es enorme, porque debemos correr con todos los gastos, porque la gente está esperando”, dijo.

De acuerdo a cifras de UNAGRO, 40 mil hectáreas esperan ser cosechadas hasta que cesen las lluvias. Barja indicó que no tienen contemplado incrementar el costo de kilo de azúcar para el consumidor final. La brecha del intermediario es muy fuerte ya que paga 3,3 bolivianos, cuando el consumidor final paga 5 bolivianos por kilo, explicó.

Por su parte, el director general del Instituto Nacional de Seguro Agrario (INSA) Erik Murillo estimó que cerca de 10 mil hectáreas serían afectadas por los efectos del cambio climático. “Calculamos que esa habría sido la siniestralidad de este año en los 107 municipios asegurados”. El cálculo fue realizado bajo la consideración de que se cuenta con 175 mil hectáreas con cobertura de seguro entre 106 mil familias productoras como parte de la campaña agrícola 2013 – 2014.

También indicó que el INSA recibió hasta el momento 400 avisos de siniestro por casi 30 mil hectáreas afectadas en 80 municipios, pero una evaluación de un equipo técnico se consiguió verificar cerca de 21 mil. “De estas 21 mil cerca de 6 mil hectáreas serían indemnizables por el momento, pero indudablemente esto con el paso del tiempo en términos de evaluaciones y con los últimos avisos que nos vayan llegando durante el mes es posible que llegue a una cifra mayor”, añadió.

La autoridad gubernamental dijo que las inundaciones por causa de copiosas lluvias y granizadas son por el momento los problemas más recurrentes en los municipios con afectaciones. Los casos difieren del pasado año que tuvo sequías prolongadas en las regiones de Colquechaca en Potosí, Gutiérrez en Santa Cruz y Pasorapa y Totora en Cochabamba.

El responsable del INSA estableció que el pasado año se desembolsó 7,6 millones de bolivianos por la cobertura de 7.600 hectáreas y 180 mil bolivianos por 180 hectáreas en los primeros cinco primeros meses de 2014.

El viceministro Cabrera detalló que en el marco del plan de contingencia existe un presupuesto procedente del Tesoro General de la Nación (TGN) de 4,5 millones de bolivianos para contrarrestar esos fenómenos naturales. Una vez que se tengan los reportes últimos de la evaluación de daños del Viceministerio a su cargo, dijo que se procederá con la entrega de asistencia humanitaria consistente en alimentos, frazadas, la reposición de techos, calaminas y garantizar para el ganado el forraje, insumos veterinarios y otros.