Naciones Unidas, Ottawa, Abu Dabi y La Paz (PL y agencias).- Naciones Unidas activó hoy la Década de la Energía Sostenible para Todos (2014-2024) con un llamado a tener en cuenta a millones de seres humanos marginados de los beneficios del sector. El año pasado la inversión en energías renovables en todo el mundo cayó 14%, mientras que la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena) intenta duplicar hasta 2030 la actual participación de ese tipo de fuente en la matriz mundial, de cerca del 18%.

La Asamblea General de la ONU declaró al decenio 2014-2024 como la Década del Desarrollo Sostenible para Todos con el objetivo de resaltar la importancia del vínculo entre los asuntos energéticos y el progreso. El acuerdo fue adoptado por unanimidad en una resolución titulada Promoción de las fuentes de energía y que llama a los estados a conseguir el acceso universal a los servicios modernos de energía sostenible.

La resolución puntualiza que los servicios y recursos energéticos para el desarrollo sostenible deben ser fiables, de costo razonable, económicamente viables y socialmente aceptables. El disfrute de esos servicios contribuye a erradicar la pobreza, mejorar la calidad de vida, reducir las desigualdades, salvar vidas, satisfacer las necesidades humanas básicas y disminuir los riesgos ambientales, incluso los asociados con el cambio climático. El texto hace énfasis en ejecutar estrategias orientadas al mercado para “reducir lo más rápido posible el costo de las fuentes de energía nuevas y renovables” y aumentar su competitividad.

Datos de Naciones Unidas indican que 1.300 millones de humanos que carecen de servicio eléctrico, mientras 2.600 millones dependen de la biomasa tradicional, como la leña, para cocinar y calentarse, la inmensa mayoría habitantes de países del Sur. Como resultado de ese escenario, al menos cuatro millones de personas, entre ellas muchos niños y mujeres, mueren por el negativo impacto de la inhalación de humo en espacios cerrados.

“Este día debe recordarnos que no podemos seguir ignorando las necesidades de unos tres mil millones de hombres, mujeres y niños -más del 40% de la población mundial- que no tienen acceso a los servicios de energía renovable”, afirmó el presidente de la Asamblea General de la ONU John Ashe en el lanzamiento de la Década de la Energía Sostenible, que tuvo lugar en la segunda jornada del foro anual de Energía Sostenible para Todos.

Según el diplomático, el lanzamiento debe servir de punto de partida para solucionar los problemas de personas obligadas a depender de fuentes ineficientes y peligrosas. Para Ashe, solo la determinación colectiva de líderes políticos, empresarios, la sociedad civil y organismos internacionales puede revertir tan complejo panorama.

Debemos comprometernos para que nunca más la falta de acceso a la energía golpee a los hogares pobres y los lleve a situaciones nocivas para la salud y la ausencia de oportunidades, subrayó Ashe y destacó que el tema de la energía sostenible debe ser parte integral de las deliberaciones en curso para establecer la agenda de desarrollo post-2015, la cual sustituirá a los Objetivos del Milenio fijados hace 14 años.

Cayó en 2013 la inversión mundial en energía renovable

La inversión en energías renovables en todo el mundo mermó un 14% en 2013 respecto al año precedente. Tal reducción significó que el monto del capital empleado con ese fin fue de 214.400 millones de dólares en el lapso mencionado, según un informe internacional redactado por Frankfurt School, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y Bloomberg New Energy Finance.

El informe detalla que las enormes subvenciones que los combustibles fósiles reciben afectan las inversiones en energías renovables. Según datos recientes de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), los subsidios a los combustibles fósiles en todo el mundo triplican anualmente la suma dedicada a las inversiones en la renovable, aunque esta gana espacio en el mercado global.

De acuerdo con el informe, el desarrollo de esta última constituyó en 2013 un factor mitigador de las emisiones de dióxido de carbono. Las mayores caídas en inversiones la sufrieron los segmentos de los biocombustibles (un 26% de reducción en relación con 2012) y también en energía solar, que descendieron en un 20%.

En el caso del capital dedicado al desarrollo de las fuentes eólicas, éste permaneció prácticamente sin cambios, en un nivel de 80 mil millones de dólares. Solo crecieron en ese período las inversiones en energía geotérmica, en el orden de un 38%, hasta los 2.500 millones de dólares.

La Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena) confirmó que trabajará por duplicar hasta el año 2030 la actual participación de ese tipo de fuente en la matriz mundial, de cerca del 18%. El organismo, integrado por 124 países, ejecuta 34 proyectos e iniciativas en su programa de labor para el bienio 2014-15, trascendió en su IV Asamblea General.

Estos programas incluyen la planificación para la transición energética mundial, portal de los conocimientos de energías renovables, habilitación, crecimiento y acceso a las energías limpias o alternas para los medios de vida sostenible.

Según datos recientes de entidades especializadas, en la bandeja energética global la mayor parte corresponde a las fuentes de origen fósil, como el petróleo, el gas y el carbón mineral, secundadas por las renovables, cuyo desarrollo se ha incrementado notablemente en los últimos tres años.

El titular de la Secretaría de Energía (Sener) de México Pedro Joaquín Coldwell, quien asumió la presidencia de ese órgano, afirmó que se requiere una correlación entre la protección al medio ambiente y la producción de fuentes renovables, a fin de promover la sostenibilidad social y el respeto a los derechos humanos. Destacó la labor del gobierno de Dinamarca -encabezó la dirección de la tercera reunión en 2013-, por alentar la realización de talleres para el proyecto de geotermia en la Región Andina.

Bolivia generaría 163 mw con energías alernativas

La viceministra de Electricidad y Energías Alternativas de Bolivia Hortensia Jiménez explicó que “hasta el 2025, tenemos planificado incorporar por lo menos 163 megavatios (MW) con energías alternativas, como la solar, eólica, geotérmica y biomasa… Vamos a aprovechar todos los recursos renovables para dejar de lado el uso de los no renovables, los que podemos usar para la industrialización”.

La autoridad explicó que antes de 2006 no existía en el país la generación eléctrica a través de energías alternativas dentro del Sistema Interconectado Nacional (SIN). “Las energías alternativas fueron constitucionalizados en 2009, debemos hacer un aprovechamiento sostenible y amigable con el medio ambiente. Nuestra Constitución en su artículo 379 establece que el Estado desarrollará y promoverá la investigación y el uso de nuevas formas de producción de energías alternativas, compatibles con la conservación del medio ambiente”.

Bolivia tiene un gran potencial de recursos naturales, en términos de fuentes de energía, además de las hidroeléctricas se tiene un gran potencial en el altiplano de energía solar; la energía eólica en Qollpana, Cochabamba, y Santa Cruz; se tiene comprobada el potencial de energía geotérmica en el sur de Potosí donde se desarrolla el proyecto Laguna Colorada que en una primera etapa va a generar 50 MW.

En enero se inauguró en la provincia Carrasco de Cochabamba, el primer parque de generación eólica en Qollpana, con una potencia de 3 MW y una inversión aproximada de $us 7 millones. Igualmente, dentro de la política de planificación del sector eléctrico “estamos trabajando en la implementación del primer parque solar, que se encuentra en ejecución en la ciudad de Cobija (Pando), se está viendo el tema de terrenos, las adjudicaciones, para poder incorporar una generación de 5 MW, que nos permitirá desplazar el diésel oíl subvencionado”, mencionó la viceministra.

Otra fuente de generación es la biomasa, que emplea como insumo el bagazo de caña, los residuos de la castaña y el arroz. En ese sentido, Jiménez anunció que se aprovechará el bagazo de caña para la generación de electricidad en el norte del departamento de La Paz, específicamente en San Buenventura.

El Ministerio de Hidrocarburos y Energía, a través del Programa de Electricidad para Vivir con Dignidad (PEVD), llega con electricidad a poblaciones del área rural alejadas del SIN con energías alternativas. Se aplica la energía solar, eólica, las híbridas (solar-eólica) y microcentrales hidroeléctricas.