La Habana, Kingston, Roseau, Castries, Panamá, Puerto Príncipe y Santo Domingo (PL).- La región de las Américas está expuesta a una nueva enfermedad, la fiebre chikungunya, un proceso viral que se transmite por mosquitos y se caracteriza por fiebre y dolores articulares. Muchos países de América Central y varias islas del Caribe reportan casos de la dolencia, que también provoca dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.

Chikungunya es una fiebre viral que ha resurgido en los últimos 10 años con epidemias en las islas del océano Índico, en Italia y recientemente en el Caribe. El virus está presente en zonas de África, el Sudeste Asiático y la India, y los mayores brotes recientes fueron reportados en 2005-2006 en la Isla Reunión, Mauricio, Mayotte (Comores) y varios estados indios.

La infección por virus chikungunya se transmite por la picadura del mosquito del género Aedes, particularmente Aedes aegypti y Aedes albopictus; tiene un periodo de incubación de tres a siete días y puede cursar como una entidad aguda, subaguda y crónica. Afecta a ambos sexos por igual y no hace distinción de edades.

La doctora Lilia Ortega, infectóloga y jefa de terapia intensiva del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”, explicó que algunos signos clínicos son similares a los del dengue, con el que se puede confundir en zonas donde éste es frecuente. La mayoría de los pacientes que adquieren la infección se recuperan completamente, a veces puede incluso pasar inadvertida, pero algunas personas mantienen dolores articulares por tiempo prolongado.

La especialista recomendó que ante cualquier cuadro febril se debe acudir al médico y éstos por su parte deben ampliar el diapazón diagnóstico para detectar a tiempo la enfermedad. La fiebre chikungunya se corrobora mediante pruebas serológicas y de biología molecular, pero es importante el diagnóstico clínico en primer lugar. Por el momento no existe tratamiento antivírico específico, solo aliviar los síntomas, entre ellos el dolor articular, con antipiréticos y analgésicos.

Alerta en las Américas por la enfermedad vírica

Un reciente reporte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que el virus -identificado en 1952 en Tanzania y presente también en Asia- tiene transmisión autónoma en varios territorios de la subregión del Caribe, con más de cuatro mil pacientes confirmados.

El investigador del Centro de Biodiversidad y Descubrimiento de Drogas de Panamá José Loaiza informó que el mosquito, conocido popularmente como tigre, fue detectado en Panamá el 30 octubre de 2002 en el centro de salud de la barriada capitalina 24 de Diciembre, y desde entonces se ha diseminado rápidamente a lo largo de la carretera Panamericana transportado posiblemente en neumáticos, sitio de cría preferido de esa especie de origen asiático que puede sobrevivir tanto en climas templados como tropicales y es más fuerte que el Aedes aegypti. El tigre prefiere alimentarse de sangre de animales domésticos y aves, mientras que el aegypti lo hace exclusivamente de la humana.

El primer caso de la enfermedad en el Caribe se registró en la isla francesa de Saint Martin el año pasado y desde entonces se ha extendido a varios países del área, entre ellos Dominica y Santa Lucía. Hasta el 3 de marzo el Caribe registró unos seis mil sospechosos de portar el virus de chikungunya y 293 confirmados con la enfermedad. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades informó que los confirmados corresponden a Saint Martin (sector francés de la isla de San Martín), Martinica, Guadalupe, San Bartolomé, Dominica, Guayana Francesa y San Cristóbal y Nieves.

En Haití y la República Dominicana el comportamiento epidemiológico del padecimiento ha mostrado una rápida diseminación y ha ocasionado un aumento en la demanda de atención en salud. Además se han detectado casos importados en Estados Unidos y Panamá.

Jamaica instó a los países caribeños elaborar un enfoque regional común para luchar contra la introducción y propagación de la fiebre chikungunya, catalogada por el ministro de Salud Fenton Ferguson como “gran amenaza”.

Las autoridades de salud de Dominica instaron a los nacionales adoptar con seriedad las medidas necesarias para prevenir la propagación de la enfermedad. El primer caso se registró en la isla el pasado 16 de enero y hasta la primera semana de abril afectó a por lo menos 81 personas.

El 29 de abril el Ministerio de Salud Pública de Haití confirmó la existencia de la fiebre chikungunya en el país con el reporte de unas 20 personas afectadas. La información se produjo dos semanas después de una alerta emitida en la fronteriza nación de Republica Dominicana. Según el jefe del Servicio y Seguimiento de la Dirección Epidemiológica Corvil Salomon, seis casos sospechosos fueron detectados en Léogane, y el resto en las localidades de Drouillard, Croix-des-Prés y Monovil, ubicadas también en el departamento Oeste, donde se encuentra Puerto Príncipe.

Es importante la prevención, basada en gran medida en la reducción del número de depósitos de agua natural y artificial, que puedan servir de criaderos de mosquitos. Un programa de vigilancia efectiva y operativa para el dengue brinda las bases para una preparación adecuada frente al chikungunya, debido a que la biología y los procedimientos para el control de vectores son similares, resalta la OPS.

* Periodista de Prensa Latina.