Ginebra, Washington, Naciones Unidas y Nairobi (PL).- Las concentraciones mensuales de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera superaron el umbral de 400 partes por millón (ppm) en todo el hemisferio norte en abril. Ese umbral refuerza la evidencia de que la combustión de combustibles fósiles y demás actividades humanas son responsables del incremento constante en los gases de efecto invernadero que atrapan el calor y calientan el planeta, informó la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Según la OMM, la tasa de crecimiento de la concentración de CO2 en la atmósfera de 2011 a 2012 superó la media de los últimos 10 años, pues se incrementó en 2,2 ppm. En mayo de 2013 los niveles diarios de CO2 en la atmósfera superaron la marca de 400 ppm, según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA en inglés). Se trata de una tendencia acelerada pues durante la década anterior el crecimiento anual se situaba en un promedio de 2,02 ppm.

Al CO2, el gas de efecto invernadero de origen antropógeno más importante, se debe el 85% del incremento del forzamiento radiativo -con un efecto de calentamiento sobre el clima- durante el decenio 2002-2012. El 80% del aumento de gases de efecto invernadero deriva del incremento en las emisiones de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles.

De ahí que los subsidios por 500 mil millones de dólares a los combustibles fósiles suponen un revés al crecimiento ecológico e incluyente en muchos países, aseguró el director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) Achim Steiner, tras enfatizar que la revisión de los actuales subsidios resulta fundamental para proteger a los países de las sacudidas económicas y los disturbios sociales.

“Los subsidios a los combustibles fósiles son una sangría en las finanzas públicas y no han sido viables social ni ambientalmente. Los países estarían en mejores condiciones si eliminan gradualmente los subsidios a los hidrocarburos”, afirmó Steiner.

“La gran mayoría de los subsidios a los combustibles fósiles no benefició a los pobres como se buscaba. Los beneficios sólo fluyeron hacia las corporaciones y consumidores de alto nivel”, dijo el funcionario. Por ejemplo, dijo, “se desvían recursos gubernamentales del gasto público a favor de los pobres en África, donde se gastan en subsidios a los combustibles fósiles cerca del 3% de su equivalente del Producto Interno Bruto de su asignación total para servicios médicos”.

Récord de CO2

En abril de 2014 todas las estaciones de vigilancia del hemisferio norte de la red de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM notificaron concentraciones de CO2 en la atmósfera sin precedentes en la temporada que registra los niveles máximos, al comenzar la primavera en el hemisferio norte.

El hemisferio norte posee más fuentes antropógenas de emisión de CO2 que el hemisferio sur. La biosfera controla también el ciclo estacional. El nivel mínimo de CO2 se registra en verano, cuando las plantas absorben cantidades considerables del gas.

La OMM alertó que, si bien los valores máximos registrados en el hemisferio norte en primavera ya rebasaron el umbral de 400ppm, la concentración media mundial anual de CO2 también superará ese nivel en 2015 o 2016.

El Secretario General de la OMM Michel Jarraud señaló que si se quiere conservar el planeta para las generaciones venideras, se deben adoptar medidas urgentes para contener las nuevas emisiones de esos gases que atrapan calor.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU realizó un nuevo llamado a reducir en el planeta la emisión de gases contaminantes para evitar drásticos y peligrosos cambios en el clima. Según un reporte divulgado en Berlín, las emisiones de dióxido de carbono y otras sustancias de efecto invernadero deben disminuir entre un 40 y un 70% para 2050, en aras de mantener el crecimiento de la temperatura mundial por debajo de los dos grados celsius.

De lo contrario, habrá que lidiar con mayores sequías, el aumento del nivel del mar y las olas de calor, con un negativo impacto para la humanidad, advirtió el grupo de científicos creado por Naciones Unidas en 1988.

Según el Panel, la comunidad internacional está urgida de avanzar hacia instrumentos que ayuden a impedir peligrosas interferencias con el sistema climático. En ese sentido, espera que sus reportes ayuden a los 193 países miembros de la ONU a negociar un nuevo convenio sobre el clima, capaz de enfrentar con responsabilidad el problema.

De acuerdo con el estudio, Estados Unidos, China y la Unión Europea encabezan las emisiones de gases de efecto invernadero. Por otra parte, el grupo de expertos señaló que en los últimos 40 años se ha producido la mitad de todas las sustancias contaminantes lanzadas desde 1750 a la atmosfera. Desde que comenzaron a registrarse las temperaturas globales, en 1850, estas han aumentado 0,8 grados Celsius.

Varias conferencias y foros celebrados en los últimos años han aportado pocos avances para lidiar con el calentamiento global, la elevación del nivel del mar, el incremento de los eventos extremos, las sequías y la destrucción de ecosistemas, entre otros peligros. Países del Sur atribuyen los fracasos a la falta de voluntad de potencias industrializadas para establecer un compromiso universal, que garantice el desarrollo sustentable sin las grandes brechas entre ricos y pobres existentes en la actualidad.

Estamos perdiendo terreno en la lucha contra el cambio climático, dijo Bruce Hamilton, director de conservación de Sierra Club, la mayor organización ecologista de Estados Unidos, durante la celebración del 44 aniversario de la instauración del Día de la Tierra.

Por ejemplo, el Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes de Estados Unidos ha dedicado más audiencias a analizar la búsqueda de vida extraterrestre que a las repercusiones del cambio climático. Durante la actual legislatura, la número 113, dicha instancia celebró 15 audiencias, de las cuales tres se centraron en la búsqueda de evidencias de vida alienígena frente a dos sobre las consecuencias de las modificaciones del clima a nivel global, indicó este jueves el sitio digital Istockanalyst.com.

El presidente de dicho comité, el representante republicano por Texas Lamar Smith, se reconoce como un escéptico sobre la ocurrencia del cambio climático. Sin embargo Smith no es el único culpable, pues durante sus sesiones, el Comité de Energía y Comercio de la Cámara baja solo ha convocado una audiencia al respecto, mientras que el Comité de Recursos Naturales sigue sin abordar la cuestión, explicó la publicación.

De acuerdo con la fuente, otro de los escépticos sobre el tema es el representante republicano de Wisconsin James Sensenbrenner, quien ha negado incluso las evidencias presentadas por organismos científicos sobre la elevación de la temperatura media del planeta al considerarlas “un fraude internacional”. El Senado, si bien con muchos menos detractores de la teoría, tampoco ha hecho mucho más y solo el Comité de Comercio científico y Espacio celebró una audiencia sobre el cambio climático hasta el momento.

Estados Unidos, que sigue sin firmar el Protocolo de Kyoto sobre el calentamiento global, es la nación responsable de entre 20 y el 25% del dióxido de carbono lanzado a la atmósfera, además de negarse a regular la emisión de gases contaminantes, indican datos de entidades internacionales.

Según estadísticas de Estados Unidos, las emisiones de gases de efecto invernadero en 2012 fueron equivalentes a 6,526 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, pese a su disminución en un 10% en las centrales eléctricas.

Grupos ambientalistas y políticos llaman la atención sobre el oleoducto Keystone XL, un foco contaminador que amenaza al país si se concreta la última parte de su recorrido por territorio estadounidense. Según Hamilton proyectos como el de XL “nos llevan por el camino equivocado” en especial cuando en 2012, por ejemplo, murieron a nivel mundial 4,3 millones de personas por causas atribuibles a la contaminación atmosférica de los hogares.