La esperanza de vida global aumentó en los últimos años hasta un promedio de 76 años en un país rico, 16 años más que en los países pobres. En naciones de bajos ingresos la esperanza de vida aumentó nueve años entre 1990 y 2012, según las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2014 publicadas hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con el reporte de la OMS, un niño nacido en 2012 en un país rico puede esperar vivir alrededor de 76 años, 16 años más que otro nacido en un país de bajos ingresos (60 años). Para las niñas la diferencia es de 19 años, ya que la esperanza de vida en los países de ingresos altos es de 82 años y en países bajos ingresos, 63 años.

Los seis países donde la esperanza de vida aumentó más fueron Liberia, que registró un aumento de 20 años (a partir de 42 años en 1990 hasta 62 años en 2012), seguido de Etiopía (de 45 a 64 años), Maldivas (58-77 años), Cambodia (54-72 años), Timor-Leste (50-66 años) y Ruanda (de 48-65 años).

Las mujeres en Japón tienen la esperanza de vida más larga del mundo con 87 años, seguidas por las de España, Suiza y Singapur con 85,1. La esperanza de vida para los hombres más larga la tiene Islandia con 81,2, por delante de Suiza (80,7) y Australia (80,5).

En China la esperanza de vida de los residentes en la oriental municipalidad de Shanghai figura como la más alta del gigante asiático, al alcanzar los 82,51 años en 2011, informó el Buró de Salud local. La referida cifra es 0,38 años superior a la registrada en 2010; el promedio de vida de un residente de Shanghai en 1951 era de 44 años.

De otra parte, los vietnamitas viven actualmente 33 años más que hace medio siglo. Según estadísticas más recientes, el promedio de hijos de una mujer vietnamita en edad reproductiva descendió de 6,3 a dos, y la expectativa de vida subió de 40 a 73 años de edad.

En África la esperanza de vida pasó de 50 a 54 años durante la última década y la mortalidad infantil disminuyó de 220 a 45 muertes por cada mil nacimientos, informó la Comunidad Económica de Estados de África Central (Ceeac). La esperanza de vida de hombres y mujeres sigue siendo menor de 55 años en nueve países de África subsahariana: Angola, República Centroafricana, Chad, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Lesotho, Mozambique, Nigeria y Sierra Leona.

La población mundial de más de 60 años en el año 2000 era mayor que la de niños menores de cinco años, y se estima que para 2015 ese grupo etáreo supere incluso a los de menos de 15 años, según un informe del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa).

Se prevé que mil millones de personas tendrán 60 años o más dentro de 10 años, y este segmento poblacional es el de mayor ritmo de crecimiento. Esto conlleva a pensar seriamente en cambios de políticas sociales, sanitarias y económicas, algo que se debe afrontar de manera urgente, destaca el documento de la UNFPA titulado “Envejecer en el siglo XXI: una celebración y un desafío”.

El informe resalta que el 47% de los hombres mayores de 60 años y el 24% del sector femenino forman parte de la fuerza laboral. Sin embargo, pese a su contribución social y económica, muchos mayores sufren discriminación, abusos y violencia.

Un dato importante es que son más las mujeres que superan los 60 años, destacó la directora de la oficina de la UNFPA en Ginebra Alanna Armitaglae. La esperanza de vida de la población femenina aumentó en todo el mundo, y es en Alemania y Japón donde ellas viven más, con una media hasta los 84 y los 88 años, respectivamente, señala un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que abarcó un periodo de 30 años, entre 1970 y 2010.

Las japonesas recuperaron en 2012 el título de más longevas del planeta con un promedio de 86,41 años de expectativa de vida al nacer. En 2011 las hongkonesas, con 86,30, ocuparon la primera posición, toda vez que las muertes causadas por el terremoto y tsunami que azotaron al país del Sol Naciente rebajaron el promedio a 85,90, primera vez en 25 años que perdieron la primera plaza.

Por otro lado, el 13% de las británicas que nacieron en 1951 cumplirán la centuria, e igual sucederá con el 40% de las que nazcan en 2013. Para 2060 la esperanza de vida crecerá aún más, pues se prevé que el 60% de las que vengan al mundo ese año celebrarán el siglo de existencia, reveló un estudio del economista John Appleby, del Kings Fund de Londres, divulgado en el British Medical Journal.

Los latinoamericanos viven más

La esperanza de vida de la población de América Latina aumentó de 29 años hace cien años a 74 años en promedio en 2010, y en la actualidad el 98% de los niños del continente alcanza el año de vida, cuando hace un siglo solo lo lograba el 75% de los nacidos vivos, destaca el informe Salud en las Américas de la OPS.

A inicios del siglo XX la población americana ascendía a 194 millones de personas; en 2010 superó los 940 millones y se prevé que para 2020 ascienda a más de mil millones. Los retos y desafíos que enfrenta la región son los cambios demográficos, el crecimiento de la población, la urbanización y el envejecimiento, indica la investigación de la OPS.

América Latina se encuentra en proceso de transición demográfica y a grandes rasgos podría afirmarse que el proceso es irreversible, incluso en épocas de crisis económicas, comentó Lorenzo Herrera de la Universidad de La Habana en un panel del XXXI Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA).

La transición demográfica es un modelo que siguieron los países actualmente desarrollados a través de siglos, cuya característica más visible son altos índices de mortalidad y bajos de fecundidad, salvando fluctuaciones, por guerras, hambrunas y epidemias. Herrera indicó que por ese conducto los países europeos lograron expandir el número de sus poblaciones en una etapa intermedia de ese tránsito y hoy día la mayoría de ellos ha desacelerado su crecimiento al punto de presentar poblaciones cuasi-estacionarias.

La transición demográfica avanza en América Latina, aunque con desigualdades propias de los niveles de desarrollo. Sus características son el descenso de los índices de mortalidad y natalidad y el envejecimiento progresivo de la población.

Un reciente informe del Banco Mundial (BM) precisa que Costa Rica y Chile encabezan la lista de los países con mayor esperanza de vida de América Latina con 79 años, seguidos de Cuba y Panamá con una expectativa de 78,9 y 77 años, respectivamente. A continuación aparecen Uruguay y México con poco más de 76; Argentina y Ecuador con más de 75, y Perú y Venezuela con 74 años, los que en su conjunto completan las 10 naciones latinoamericanas donde más vive la gente.

El BM resaltó que Brasil no figura en la lista, a pesar de ser una de las principales economías de la región, al registrar una esperanza de vida de 73,3 años. La ONU estima que el gigante suramericano puede superar en ese indicador a Argentina en 2050, pero sin alcanzar al de Chile.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) reveló que la expectativa de vida de los brasileños subió hasta 74 años de edad como promedio en 2012. En el caso de las mujeres la esperanza de vida llegó hasta 78,3 años, mientras que en los hombres se ubicó en 71 años en el mismo período.

En el primer informe del PNUD publicado hace más de dos décadas Bolivia registraba una esperanza de vida de 52 años, mientras que el último reporte del IDH revela que la esperanza de vida al nacer ascendió a 66,9 años.

El informe Indicadores sociodemográficos de envejecimiento y vejez de la Universidad de la República y Naciones Unidas indica que Uruguay ocupa el segundo lugar de América Latina, detrás de Cuba, en relación con la tasa de población adulta mayor. Los estándares de vida, el acceso a la salud y la seguridad social son aspectos fundamentales para que el país sudamericano ocupe esa posición.

Según la fuente, el promedio de vida de los uruguayos es de 76 años de edad, con las mujeres tienen una mayor expectativa con 79 años mientras la de los hombres es 72. La proporción del número de centenarios es de 39,29 por cada 100 mil habitantes.

En Cuba ña esperanza de vida para una persona de 80 años es de vivir 8,8 años más, señaló el jefe del departamento nacional de asistencia social al adulto mayor y salud mental Alberto Fernández. En la isla la esperanza de vida al nacer es de 78 años y la esperanza de vida geriátrica, cuando se arriba a los 60 años de edad, es de vivir 22 años más. El 18,3% de la población cubana tiene más de 60 años de edad, y dentro de tres lustros esa cifra rebasará el 30%.

* Con información de la OMS y de las corresponsalías de Prensa Latina en Ginebra, Washington, Londres, Tokio, Hanoi, Luanda, Beijing, Río de Janeiro, Montevideo y La Habana.