(Agencias).- La sala plena del Tribunal Supremo Electoral (TSE) convocó a elecciones generales para el domingo 12 de octubre de 2014 y oficializó el cronograma electoral con más de 90 actividades relacionadas con la conformación del padrón biométrico y las normas de difusión de propaganda electoral que comienza oficialmente el 12 de julio. Los partidos opositores lamentaron que el TSE no haya presentado la nueva geografía electoral y observaron el “apretado” cronograma.

El próximo 12 de octubre los ciudadanos y ciudadanas bolivianas elegirán mediante voto secreto al Presidente, Vicepresidente y asambleístas para el período 2015-2019. Hasta el momento se postularon a la presidencia el actual mandatario Evo Morales, el líder del Movimiento Sin Miedo (MSM) Juan del Granado, el candidato de Unidad Nacional (UN) Samuel Doria Medina y el gobernador del departamento de Santa Cruz Rubén Costas del Movimiento Demócrata Social.

El TSE confeccionó un calendario electoral que contempla diversas actividades. Una de las tareas más importantes será la inscripción de votantes al padrón electoral biométrico. En este caso, el 9 de junio vence el plazo para el registro de nuevos electores o de quienes cambiaron de domicilio. El procesamiento de datos y conformación del padrón electoral se realizará del 12 de mayo al 5 de septiembre.

En las elecciones de octubre votarán los ciudadanos que residen en 64 ciudades de 34 países, en una tarea que puede costar 26 millones de bolivianos, según datos del TSE. En 2009 votaron unos 160 mil emigrantes en Argentina, Brasil, España y Estados Unidos, una cifra que pudiera aumentar en las próximas elecciones. Hasta el momento 85 mil bolivianos se registraron fuera de fronteras para ejercer su derecho al voto en la primera fase de empadronamiento del 4 de noviembre al 10 de diciembre de 2013. La segunda fase se realizará del 10 de marzo al 9 de junio de 2014 en siete países, y se extenderá a otros 26 países del 10 de mayo al 9 de junio.

Por otro lado, las organizaciones políticas deben presentar hasta el 28 de mayo de 2014 un balance de patrimonio, incluyendo fuentes de financiamiento, en tanto que la inscripción de candidatos debe concretarse hasta la medianoche del 14 de julio.

El TSE determinó que la campaña proselitista pública comenzará el 14 de julio, mientras que los medios de comunicación podrán difundir propaganda a partir del 12 de septiembre. En ambos casos, la campaña finaliza el 8 de octubre.

El calendario electoral establece también las normas a aplicarse en una eventual segunda vuelta en caso de empates entre diputados uninominales y especiales, que debe realizarse 28 días después de la elección, es decir es el 9 de noviembre de 2014. La segunda vuelta para la elección de Presidente y Vicepresidente tiene como fecha probable el 7 de diciembre de 2014.

El TSE difundirá los procedimientos relacionados con el cómputo de la votación recién el 22 de octubre. Por lo pronto, se supo que se aplicará un modelo matemático para la distribución de las 63 circunscripciones uninominales y las siete circunscripciones especiales indígenas.

De otra parte, el pasado 8 de abril el TSE y el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas aprobaron un presupuesto de 170 millones de bolivianos para cubrir los gastos de la elección (urnas, papeletas, capacitación, publicidad, alquiler de vehículos, contratación de personal eventual, compra de combustible, viáticos y otros).

El diputado de Convergencia Nacional Luis Felipe Dorado cuestionó que el TSE “se haya tomado tanto tiempo para establecer el calendario de votación, sin presentar al mismo tiempo la nueva geografía electoral. Se está dando inicio a una campaña sin saber cuáles serán las nuevas circunscripciones, dónde estarán, si serán urbanas o rurales”.

Dorado señaló que “aquí ha habido una cadena de aplazos: primero se aplazó el gobierno con el procesamiento demasiado lento de los datos del Censo, y después vino el aplazo del TSE, que no presenta la nueva geografía electoral. Parece que el Tribunal primero jugó con la incertidumbre de la fecha, de cuándo se votaría, para tener a oscuras a la oposición, y ahora se juega con la incertidumbre de dónde se votará”.

Por su parte, el vicepresidente y vocero del MSM Edwin Herrera pidió señales claras de institucionalidad, imparcialidad e independencia con motivo de la redistribución de circunscripciones electorales: “Esperamos que este proceso electoral profundice la democracia en el país; el árbitro del mismo está ante el primer gran desafío de dar claras señales de institucionalidad, imparcialidad e independencia en la redistribución de circunscripciones, sobre todo en áreas urbanas”.

Herrera reiteró que hasta el momento las organizaciones políticas no fueron informadas sobre la nueva geografía electoral y que la reasignación de circunscripciones no debería favorecer a ningún partido, refiriéndose al MAS. “Si este paso guarda los equilibrios poblacionales y territoriales, la beneficiada será la democracia; pero, si hay intención de favorecer al partido en función de gobierno, las dudas sobre el árbitro acompañarán todo el proceso”, advirtió.

El dirigente del MSM dijo también que la primera impresión después de conocerse el calendario electoral es que se trata de un cronograma “apretado”, con plazos poco holgados para los partidos políticos.