(ABI).- Los comandos del Ejército, Fuerza Aérea y de la Armada Boliviana dispusieron el “retiro obligatorio” de 702 suboficiales y sargentos que cometieron “actos de sedición, motín, realizar acción política y atentar contra la dignidad y honor de las FFAA en forma colectiva”.

El 21 de abril suboficiales y sargentos se declararon en paro indefinido y sus esposas instalaron un piquete de ayuno exigiendo la restitución de 64 estudiantes en la Escuela Militar de Ingeniería (EMI), además de un trato igualitario al interior de las Fuerzas Armadas.

Los manifestantes exigen la atención igualitaria en la Corporación de Seguro Social Militar (Cossmil), en los casinos que operan al interior de las instituciones militares, y principalmente en lo que se refiere al acceso a la educación. También solicitan la revisión de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas.

Por tercer día consecutivo, este jueves los militares se movilizaron en la sede de Gobierno en exigencia de la descolonización de las Fuerzas Armadas, luego de que el Comando determinó el “retiro obligatorio” de nueve suboficiales y sargentos que estudiaban en la EMI en calidad de becarios “por haber cometido sedición, motín, desacato, realizar acción política y atentar contra la dignidad y honor de la institución en forma colectiva”.

Este jueves los uniformados movilizados realizaron un mitin en la plaza Mayor de San Francisco, esperando una respuesta de las autoridades de Estado. El ministro de Defensa Rubén Saavedra dijo que esa medida es una “acción sediciosa y de amotinamiento”, que vulnera y viola a la Constitución Política del Estado y la Ley Orgánica de las FF.AA. (LOFA), y reiteró que los movilizados deben seguir el conducto regular, en apego de sus normas internas, para plantear sus demandas y peticiones.

“Estamos frente a un amotinamiento de suboficiales y sargentos que han equivocado de camino para hacer conocer sus requerimientos y peticiones, todos los efectivos de las Fuerzas Armadas tiene el derecho de hacer conocer solicitudes peticiones, pero para eso tiene que hacer cumplir el conducto regular, hacer conocer sus pedidos a través de sus comandos de fuerza”, afirmó Saavedra en una entrevista con radio Compañera.

“El Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas, comunica que los Comandos del Ejército, Fuerza Aérea Boliviana y Armada Boliviana, en aplicación estricta de la Ley, y de acuerdo a las atribuciones de los Tribunales del Personal de las Fuerzas, han dispuesto el retiro obligatorio de la institución, del personal de suboficiales y sargentos que deliberadamente faltaron a sus puestos de trabajo”, remarca un comunicado castrense enviado a la ABI.

Según las FF.AA. esos uniformados cometieron “actos de sedición, motín, realizar acción política y atentar contra la dignidad y honor de las FF.AA. en forma colectiva”. El comunicado precisa que el Ejército procedió al “retiro obligatorio” de 381 efectivos; la FAB de 300 y la Armada de 21, al margen de otros 13 por faltas disciplinarias y otros delitos.

“Las FF.AA. cumpliendo con su misión constitucional ratifica que el Art. 244 de la Norma Suprema establece defender y conservar la independencia, seguridad y estabilidad del Estado, su honor y la soberanía del país; asegurar el imperio de la Constitución, garantizar la estabilidad del Gobierno legalmente constituido‘, aplicarán sanciones establecidas en leyes y Reglamentos Militares, ante acciones de indisciplina, insubordinación y otros delitos”, remarca el documento.

Recuerda que la Constitución Política del Estado como Ley Suprema del ordenamiento jurídico nacional, establece que la organización de las FF.AA. descansa en su jerarquía y disciplina, es esencialmente obediente, no delibera y está sujeta a leyes y a los reglamentos militares. Por tanto, como organismo institucional no realiza acción política.

El comunicado subraya que en el ámbito militar el mantenimiento de la disciplina es fundamental, porque permite el mantenimiento del orden, la unidad y eficacia de la estructura militar, esto se rige mediante la Leyes y Reglamentos Militares, estas normas permiten individualizar las transgresiones de sus miembros para aplicar la sanción respectiva de forma inmediata. Estas reglas particulares diferencian el proceder del ciudadano común con el del militar, complementa.

“Esto hace que la organización castrense se maneje en sentido especial por mandato constitucional, pues la autoridad tiene un valor protagónico ya que impone sanciones apegados a la normativa especial. Por tanto, la disciplina, subordinación a la norma y a la superioridad jerárquica son fundamentales”, agrega el comunicado.

Como se puede ver los miembros de las Fuerzas Armadas no están sujetos a un régimen jurídico que sólo otorga beneficios y facilidades, sino sus deberes y obligaciones van más allá del sacrificio de su vida. “Los Suboficiales y Sargentos que han desconocido los principios constitucionales que rigen la organización, funcionamiento y disciplina de las Fuerzas Armadas, son sancionados conforme a Leyes y Reglamentos Militares”, justifica el boletín institucional.

El ministro Saavedra explicó que se conformó una comisión militar, compuesta por oficiales, suboficiales y sargentos de las FFAA, para trabajar en las modificaciones de la LOFA.

“Hace varios meses están trabajando en una propuestas, están trabajando en un nuevo proyecto de las Fuerzas Armadas, al interior de esa comisión están trabajando, es decir todos los estamentos de las Fuerzas Armadas están en plena construcción de una nueva ley de las Fuerzas Armadas”, respaldó.