Representantes del Consejo Nacional de Disciplina Sindical del Magisterio Urbano intentaron procesar este sábado, 22 de marzo, al dirigente de la Federación de Maestros Urbanos de La Paz José Luis Álvarez, proceso que consideran los representantes del sector una acción política represiva del gobierno. Los delegados sindicales, además de maestros de base que se dieron cita en la Casa Social del Maestro, evitaron la acción y expulsaron del lugar a los dirigentes de la Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia Adrián Quellca y Andrés Huayllas, quienes encabezan dicha causa.

Los miembros del Consejo de Disciplina Nacional se trasladaron de la ciudad de Sucre para llevar a cabo la audiencia en la que debían iniciar el proceso, por un supuesto desconocimiento de los estatutos nacionales, al haber habilitado a un profesor como Director, siendo que éste habría sido sancionado. Álvarez explicó que el mencionado Director fue habilitado por un Congreso departamental de La Paz y lo único que hizo es acatar lo que determinaron las bases del magisterio paceño.

Denunció, además, que dicho proceso está viciado de irregularidades y el mencionado tribunal tiene como única prueba una fotocopia, que no cuenta ni siquiera con la firma del acusado.

La audiencia debía empezar a las 09:30 del sábado, en instalaciones de la casa Social del Maestro, pero pasada media hora la totalidad de representantes del mencionado tribunal no se hicieron presentes. Explicaron que faltaba la llegada de uno de sus miembros.

Los dirigentes paceños explicaron que según los Estatutos nacionales sólo podían esperar una media hora, por lo que las bases del magisterio urbano exigieron que se cumpla con esta determinación legal y se firme un acta, dando cuenta de la ausencia de los miembros de dicho tribunal.

En conferencia de prensa, el dirigente Álvarez anunció que la Federación de Maestros de La Paz iniciará un proceso penal contra los miembros del Tribunal Nacional y que este viernes se llevará a cabo un Consejo Consultivo para tratar este y otros temas que preocupan al sector.

Ante la negativa de querer suspender dicha audiencia, las bases del magisterio se movilizaron en el salón de la Casa Social del Maestro para expulsar del lugar a los dirigentes nacionales y a los dos miembros del Tribunal. La presión obligó a que se firme el acta, en el que se da cuenta de la inasistencia de uno de los miembros de dicha instancia.

Los dirigentes de la Confederación Nacional de Maestros urbanos fueron abucheados y al grito de “traidores oficialistas”, tuvieron que abandonar la sala e incluso fueron perseguidos hasta fuera del recinto. Los dos miembros que llegaron de Sucre tuvieron que refugiarse en las oficinas del Tribunal de Disciplina Departamental, contando para ello con las garantías de los dirigentes del magisterio paceño.

La dirigente Vilma Plata denunció que dicho Tribunal es el brazo represivo del Gobierno y de la Confederación oficialista, además, que se trata de un proceso político para descabezar a la dirección trotskista del magisterio paceño, por el único delito de mantener la independencia político sindical frente al Estado. Dijo que exigen el respeto a la amplia democracia sindical, a la libertad de pensamiento, de crítica y discrepancia, principios fundamentales del sindicalismo boliviano, aseguró la dirigente.