Día que pasa, día que se acercan las Elecciones Generales de octubre del presente año, y el panorama paulatinamente se va aclarando. El MAS-IPSP es el único partido político que tiene un binomio claramente definido (Morales Ayma-García Linera); en el bloque de oposición, la figura era lo predecible: no existirá unidad en todos ellos, y cada quien buscará enfrentar al oficialismo por su lado y a su manera.

Desde que se retornó a la democracia de manera definitiva (1982), hemos tenido (siete Elecciones Generales en donde se han elegido Presidente, Vicepresidente, Senadores y Diputados (1985, 1989, 1993, 1997, 2002, 2005 y 2009); lo de octubre del presente año será la octava elección general que tendrá el país de manera consecutiva y desde que hemos retornado a democracia.

En 1985, Acción Democrática Nacionalista (ADN) ganó las Elecciones pero cedió su lugar al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). En 1989, el MNR vence, pero ADN y el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) dejan afuera del poder al vencedor. En 1993 el MNR triunfa; en 1997 ADN grita victoria. En 2002, el MNR vuelve al Palacio Quemado y tanto en 2005 como en 2009, el MAS-IPSP se alza con la victoria de manera indiscutible y es, además, el gran favorito para ganar en 2014.

Sin embargo, en nuestro país, hasta 1952, existió el llamado “voto calificado” puesto que había que calificar para poder tener derecho a votar, y por el cual solamente votaban un pequeño número de personas debido a que reunían estas condiciones: 1. Eran varones; 2. Mayores de edad; 3. Tener grado de instrucción; 4. Tenían oficio conocido; 5. Tenían una renta determinada; con esto, las mujeres, campesinos, indígenas y personas de escasos recursos no votaban y menos aún, no se podían postular a los cargos públicos. Prácticamente, menos del cinco por ciento de la población boliviana decidía por el resto. Esta democracia “exclusiva de algunos y excluyente para muchos” no era más que una versión moderna de la democracia que rigió alguna vez en Grecia y también en la antigua Roma, la cual estuvo propagada hasta mediados del siglo pasado en el caso de los países de América, y en países como Libia, donde recientemente se instituyó el voto universal.

Hemos ido mejorando en lo que a profundización a democracia se refiere, pero hay falencias todavía. Hasta 1997, no se elegían diputados de manera directa y desde ese año, se incluye la figura de los diputados “uninominales”, los cuales representan a un determinado segmento del territorio nacional y deben ser elegidos por quienes habitan en dicho lugar. Pero se debe trabajar para elegir a los senadores y a los diputados plurinominales (departamentales) de manera directa y ya no más de manera conjunta con la franja presidencial, puesto que al marcar por el candidato a Presidente, se marca -implícitamente- por los ya mencionados.

* Abogado. abog.paulcoca@gmail.com