Ginebra y La Habana (PL).- Pocos países avanzaron tanto en la igualdad de género como lo ha hecho Cuba en el último medio siglo, gracias a las políticas aplicadas por el gobierno para garantizar el pleno desarrollo femenino y su rol protagónico en la sociedad. Así lo constata el informe que la mayor de las Antillas presentó en Ginebra en este julio ante el Comité sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), un instrumento de la ONU que cada cierto tiempo permite evaluar a cada uno de los países miembros.

Según diversos estudios, antes del triunfo de la Revolución en 1959, las cubanas apenas representaban el 12 por ciento de la fuerza laboral, sin embargo en estos momentos la cifra se eleva al 48 por ciento en el sector estatal de la economía. “El salto es espectacular, a tal punto que hoy no puede pensarse en la sociedad cubana sin la presencia femenina en la vida política, económica, cultural y en todos los sectores”, declaró a Prensa Latina Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer.

La también presidenta de la cátedra de género y medios de comunicación del Instituto Internacional de Periodismo José Martí recordó que en la actualidad Cuba se ubica entre los tres primeros países con mayor número de parlamentarias.

Ellas representan el 62 por ciento de los graduados universitarios y el 66 de los técnicos y profesionales de todo el territorio y son mayoría en otros sectores, como la educación y la salud.

Incluso, dijo, en la reunión de la CEDAW fue reconocido su papel en el deporte y recordó que la primera campeona olímpica latinoamericana es precisamente una cubana: la jabalinista María Caridad Colón.

La especialista en temas de igualdad de género explicó que todos estos logros han sido posibles por el desarrollo de las políticas públicas después del triunfo de la Revolución, en primer lugar por el acceso gratuito a la enseñanza y a los servicios de salud.

Otro paso importante lo constituyó la creación en 1960 de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), una organización que ha jugado un papel trascendental en el proceso de transformación social.

La también periodista destacó la visión del líder de la Revolución, Fidel Castro, quien desde los primeros momentos del triunfo planteó la necesidad de acabar con la exclusión por motivo de género y recordó el rol desarrollado por Vilma Espín al frente de la FMC.

En 1979, cuando la Asamblea General de la ONU aprobó la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), Cuba fue el primer país en firmarla y el segundo en ratificarla.

Hasta diciembre de 2012, un total de 187 países se habían adherido a este mecanismo y con ello asumieron el compromiso de tomar las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para asegurar el pleno desarrollo de la población femenina.

Asimismo, la CEDAW hace especial énfasis en el tema de la procreación, la cual no debe ser causa de exclusión, y en las disposiciones dirigidas a proteger la maternidad y el cuidado de los hijos.

Moya opina que la Ley de Maternidad vigente en Cuba desde hace varias décadas es una de las más avanzadas en el mundo porque garantiza a las trabajadoras una licencia de hasta un año y concede al padre la posibilidad de obtener este beneficio a partir de los seis meses de nacido su hijo.

“A esta ley yo le llamo de maternidad y de paternidad, aunque hasta ahora muy pocos hombres se han acogido a esta posibilidad”, explicó.

Las cubanas tienen garantizado el derecho al empleo y reciben igual salario que los hombres por un puesto de trabajo similar, una conquista alcanzada desde hace muchos años y que todavía es un reto en gran parte del mundo.

Pese a los inobjetables avances, aún quedan desafíos en esta materia y entre ellos la especialista planteó la necesidad de terminar con la doble jornada de la mujer porque, además de su trabajo, todavía ellas son las responsables del hogar, la familia, la educación de los hijos y la atención a los ancianos.

Moya se refirió a la importancia de los medios de comunicación en la eliminación de estereotipos y en ese sentido recordó el rol de la editorial que ella dirige en el abordaje de diversos temas relacionados con las féminas.

“A veces se tiene una idea equivocada de que el enfoque de género se detiene solo en nosotras y eso no es cierto, tiene que ver con ambos sexos, y la idea es una propuesta transformadora, emancipadora de la sociedad toda”, dijo.

Respecto al próximo congreso de la FMC, previsto para marzo, expresó que la entidad formada hoy por más de cuatro millones de afiliadas está llamada a fortalecerse y transformarse, pero su objetivo sigue siendo el mismo: continuar acompañando esa revolución que significa la emancipación de la mujer.

Ginebra: Cuba mostró lugar privilegiado en igualdad de género

Cuba tiene hoy avances incuestionables en materia de igualdad de género y empoderamiento de la mujer que la colocan en un lugar privilegiado a nivel mundial, afirmó la ministra de Justicia, María Esther Reus. “Somos uno de los tres países con más presencia femenina en el Parlamento, con 48,86 por ciento”, declaró a Prensa Latina la titular, quien encabezó la delegación de la isla a la reunión del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

En los sectores de la educación y la salud las cubanas juegan un papel protagónico, dijo Reus, y citó como ejemplo que constituyen el 52 por ciento en las brigadas médicas que prestan ayuda solidaria en otros países.

“Ellas están en todos los sectores de la economía y tienen una activa participación en esferas donde tradicionalmente eso no ocurría, como en la judicatura, donde representan más del 70 por ciento”, expresó.

En la actualidad, dijo, dos mujeres son vicepresidentas del Consejo de Estado, una es vicetitular de la Asamblea Nacional del Poder Popular, ocho son ministras y 10 son presidentas de los Consejos de Administración Provincial.

Todo esto es el resultado del proceso social y político iniciado con el triunfo de la Revolución, que rompió con el pasado y le ha dado a la mujer el espacio del cual hoy disfruta, dijo la titular de Justicia.

La ministra se refirió también a los avances en las zonas rurales, donde -a diferencia de lo que ocurre en muchos otros países- la mujer tiene acceso a la educación, la salud y la cultura, y desarrolla una activa participación en la economía y la vida social.

A más de 17 mil se les ha otorgado la posesión de la tierra como usufructuarias, con pleno acceso a créditos, asistencia técnica y otras oportunidades, agregó.

Reus, quien presentó ante el comité de la CEDAW el informe de Cuba, afirmó que a pesar de todos estos logros, aún quedan retos como la eliminación de estereotipos sexistas y las desigualdades en la distribución de las responsabilidades en el seno familiar.

“Todavía en algunos hogares ellas tienen el peso de la doble jornada”, expresó.

La ministra calificó como fructífera la presentación del informe en el comité de la CEDAW, donde fueron reconocidos los logros en la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer cubana y también se expresaron criterios y opiniones que coadyuvarán a un perfeccionamiento del trabajo.

Cuba muestra progresos en integración social de la mujer

La participación de las mujeres en la vida económica, social y política de Cuba revela la voluntad del Estado por elevar a planos superiores el papel de ellas en todos los ámbitos, y se trabaja en aspectos cruciales para la igualdad de género. Antes de presentar su informe ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, en Suiza, la ministra de Justicia, María Esther Reus, conversó sobre el tema con Prensa Latina.

Con esta presentación, la isla pretende “mostrar los logros en cuanto a integración de la mujer en la sociedad”, así como los avances en la lucha contra en la discriminación, comentó Reus.

Acudimos a este foro con resultados positivos y el orgullo de haber sido el primer país en firmar la Convención contra Todas las Formas de Discriminación de la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) y el segundo en ratificarla, dijo la titular.

En la actualidad hay 187 países adheridos a la CEDAW, los cuales deben presentar un balance cada cuatro años ante este mecanismo. Dicho informe es evaluado por un comité de expertos que propone y recomienda acciones a cada nación miembro.

La convención fue aprobada por la Asamblea General de la ONU el 18 de diciembre de 1979 y entró en vigor como tratado internacional en septiembre de 1981.

Los resultados del país en la búsqueda de la equidad de género son “un ejemplo concreto de la voluntad política del Estado y el gobierno por elevar a planos superiores” el papel de las féminas, expresó la ministra.

Es indudable que la nación tiene un reconocimiento internacional por las políticas que aplica en cuanto a estos temas, y “mucho que mostrar” a otros gobiernos, acotó.

Contamos con uno de los tres Parlamentos con mayor presencia de mujeres en el mundo -agregó- con un 48,36 por ciento de representación femenina.

La isla posee otros indicadores que revelan los progresos. Por ejemplo, ellas ocupan casi la mitad de los puestos de trabajo estatales del país y constituyen el 46 por ciento de los directivos.

Esto es una muestra de “la participación en la vida económica, social y política de las mujeres y del tributo que existe a su empoderamiento en cargos decisorios”, dijo la titular de Justicia.

Cuestionada sobre los temas pendientes en la igualdad de género en la isla, la ministra consideró que prevalecen todavía estereotipos sociales que condicionan la participación de las féminas en determinadas funciones, opinó.

En el hogar, por ejemplo, no son iguales las responsabilidades y la carga doméstica recae con más fuerza sobre ellas.

Hay que conquistar más espacios para la mujer en la vida social y trabajar por elevar las responsabilidades del hombre en lo concerniente al cuidado de la familia, los hijos y los ancianos.

Al respecto, añadió que la isla caribeña ha dado pasos desde el punto de vista legislativo, con leyes como la de la maternidad.

Mediante esta normativa, los hombres también pueden asumir el cuidado de los recién nacidos y de enfermos en los hospitales, prácticas que hasta hace pocos años solo eran permitidas a las mujeres.

Hay un trecho por recorrer, no obstante, Cuba está en condiciones como ningún otro país de superar las brechas en la equidad de género, concluyó Reus.

En esta reunión, que durará hasta el 26 de este mes, también presentarán sus informes Afganistán, Bosnia y Herzegovina, Cabo Verde, Reino Unido, Irlanda del Norte, República Democrática del Congo, República Dominicana y Serbia.

Resaltan presencia de cubanas dentro del sistema político

La secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Teresa Amarelle, resaltó la presencia de las féminas en importantes cargos políticos del país, una realidad palpable hoy en la composición del Parlamento y del Consejo de Estado. En entrevista concedida a Prensa Latina, la dirigente de la organización que agrupa a cuatro millones 200 mil afiliadas recordó que las cubanas representan el 48,86 por ciento de los miembros de la Asamblea Nacional del Poder Popular y 13 de los 31 integrantes del Consejo de Estado.

Además, ellas constituyen el 42 por ciento de los miembros del Comité Central del Partido Comunista, y el 50 por ciento de los integrantes de los gobiernos provinciales, refirió Amarelle, quien añadió que 10 mujeres son presidentas de las asambleas provinciales y 59 encabezan gobiernos municipales.

Tal realidad no se debe a “la voluntad política de ponernos una cifra”, sino que ha sido producto de la participación de las mujeres en diversos sectores como la economía y las labores científicas, afirmó. De acuerdo con la secretaria general de la Federación surgida el 23 de agosto de 1960, las cubanas representan actualmente el 37,5 por ciento de la fuerza ocupada del país, pero el 74 por ciento de ellas tiene nivel medio superior o superior.

“Cuando lo comparamos con un 55 por ciento que alcanzan los hombres ocupados en la economía, nos damos cuenta de la superioridad que tiene la mujer” en este aspecto, señaló Amarelle, al destacar además que ellas ostentan el 60 por ciento de la matrícula universitaria.

Asimismo, el 53 por ciento de los investigadores y más del 70 por ciento de los educadores y del sector judicial en el país, son mujeres, informó la dirigente, quien atribuyó estos resultados a la voluntad política del Estado y las luchas de la FMC.

Hemos obtenido tales logros dentro del proceso revolucionario iniciado en 1959, y cuando participamos en eventos internacionales y apreciamos las duras realidades de otros países sentimos el orgullo de pertenecer a una organización que lucha en defensa de nuestros intereses, enfatizó.

En ese sentido, mencionó que el Estado cubano hizo posible la existencia de varias legislaciones que protegen los derechos de las mujeres, entre ellas, el Código de familia, el Código de la niñez y la juventud, y la Ley de maternidad.

Tales instrumentos jurídicos y otros programas defienden y armonizan toda la lucha por la verdadera igualdad de oportunidades para las mujeres, a lo cual se une la aprobación en 1997, por el Consejo de Estado, del Plan de Acción Nacional de la República de Cuba de Seguimiento a la IV Conferencia de la ONU sobre la Mujer, agregó.

La FMC, considerada uno de los logros más importantes para las nacidas en esta isla antillana, agrupa actualmente al 89 por ciento de las cubanas mayores de 14 años, según datos de la propia institución.

* Esquivel fue enviada especial de Prensa Latina al Comité sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, en Suiza; Urbino es periodista de la redacción Nacional de PL.