Esta vez Vladimir Putin no disparará un solo cartucho para apoderarse de la península de Crimea. Destituído el presidente legítimo de Ucrania, el flamante “nuevo” presidente ha pedido, como en la mejor tradición soviética, ayuda militar “al amigo ruso”.

Actualmente Crimea está bajo control de la armada rusa con base en Sebastopol y las únicas carreteras que unen la península con el resto de la Ucrania están bloqueadas por milicianos locales pro-rusos y el “referendum para una mayor autonomia” de Crimea, pedida a gran voz de la población local a mayoría rusa se concluíra con la anexión de Crimea a Rusia como ha sucedido en 1954 cuando Nikita Khrushchev, donó su tierra natal a la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Excluyendo cualquier intervención de Organizaciones Internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN) , Crimea está a punto de correr la misma suerte de Abjasia después de la guerra con Georgia. Como sucedió con Georgia, los países occidentales no le van a negar al “nuevo zar Putin” un espacio de vital importancia para sus maniobras militares, sobretodo, si estos países son vecinos de la Federación Rusa.

El problema no es Crimea, el problema es Ucrania. El Sur y el Este del país está habitado por una población de orígen ruso, ligados a la “madre patria”, no sólo por la lengua, sino también por valores comunes como cultura, tradiciones, etc. y no acepta la “revolución de Kiev”, naturalmte no tienen ninguna intención de aproximarse a Europa, una perspectiva aterradora para campesinos y obreros de las industrias del estado, que desean proseguir con Moscú

Desde siglos Crimea es una península estratégica, su posición sobre el Mar Negro ha desatado apetitos desde la antigüedad, en 1784 Crimea viene oficialmente anexada al imperio Ruso, después de haber abandonado la órbita otomana a causa de la guerra turco-rusa. En 1853 el Imperio Otomano sostenido por Gran Bretaña y Francia con el apoyo de las tropas del Piamonte declara la guerra al Imperio Ruso, es una guerra que dura dos años. En 1855 las tropas rusas abandonan el puerto de Sebastopol, el puerto principal de Crimea e ingresan las tropas aliadas. Esta derrota abre el camino al descalabro del Imperio de los Zar en Rusia.

En 1941 tropas nazistas y soviéticas se dan batalla por el control de la península y del estrecho de Kerk, camino de acceso al Cáucaso. La guerra termina con la victoria de las tropas rusas. Terminado el conflicto armado, Stalin ordena la deportación del pueblo Tártaro, partidarios de los nazis, hacia la región del Asia central. En 1954 Crimea entra oficialmente a formar parte de la República Soviética Ucraina por decisión del líder Nikita Khrushchev originario de Crimea