Oruro y La Paz (ABI).- El ministro de Gobierno Carlos Romero confirmó el sábado por la noche que el desplome de una pasarela a la altura de la céntrica avenida 6 de Agosto de la ciudad de Oruro dejó un saldo de 4 muertos y 60 heridos, quienes presenciaban la entrada folclórica del Carnaval de esa ciudad capital, ubicada a 230 kilómetros de La Paz. Según medios de prensa, tres de los fallecidos pertenecían a la banda internacional Poopó.

“El último reporte que tenemos es que son 60 personas las que estamos contabilizando como número de heridos aquellos que han sido trasladados a cuatro centros médicos de Oruro y lamentablemente hay cuatro fallecidos”, confirmó Romero en una entrevista con la televisora Bolivia TV.

La autoridad informó que por instrucción del Presidente Evo Morales, el Ministerio de Salud en coordinación con los centros médicos de esa ciudad prestará toda la atención a las personas heridas. Además, recomendó a la población a tomar previsiones, no cometer excesos y evitar las conglomeraciones.

Minutos antes, el ministro de Salud Juan Carlos Calvimontes confirmó que el Gobierno se hará cargo de los gastos que representa la atención de los heridos “Queremos garantizar que vamos hacer todos los esfuerzos y el Ministerio (de Salud) va cubrir con todo lo que sea necesario para salvar la vida de las personas”, mencionó.

El fiscal departamental de Oruro Orlando Riveros informó que se iniciará una investigación para establecer responsabilidades por la caída de la pasarela peatonal. “Se ha dispuesto iniciar un proceso penal contra autores para investigar este hecho, debido a la magnitud de muertos y heridos”, dijo a la prensa.

Riveros agregó que se procederá a emitir citaciones a varias autoridades y personas que tienen que ver con ese hecho. Personal del IDIF, tanto de La Paz como de Sucre, llegarán a Oruro para coadyuvar con las pericias necesarias en la investigación. Además, peritos, planimetristas y criminalistas de la Policía determinaran las causas de ese trágico suceso.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Conjuntos Folclóricos de Oruro (ACFO) Jacinto Quispaya confirmó el sábado por la noche que esa organización determinó continuar con el Carnaval en Oruro a pesar de la muerte de 4 personas. “Lo que se ha determinado es que todos los estandartes van a entrar con rosones negros y todos los bailarines los cintillos negros en las solapas, esto una vez que se retire la infraestructura va a continuar (el Carnaval)”, declaró Quispaya.

El dirigente lamentó esa tragedia ocurrida que enluta tanto a espectadores y bailarines de esa fastuosa entrada, considerada patrimonio cultural e intangible de la humanidad. Además, se planteará al ministro de Cultura, Pablo Groux la posibilidad de desviar la ruta de los danzarines.

Una vez ocurrida la tragedia los medios televisivos determinaron suspender la transmisión de esa entrada, después de la cobertura informativa respectiva, y retomar a su programación habitual. El gobernador de Oruro Santos Tito anunció la declaración de un duelo departamental.

Más de 35 mil bailarines participan en la Entrada Folklórica de Carnaval de Oruro. Desde muy temprano, las principales calles de la ciudad minera se vieron atestadas de espectadores llegados del interior del país y también de fuera de las fronteras, al igual que de bailarines que haciendo gala de sus vestimentas coloridas y su coreografía captaban la atención de miles.

La música, un aditamento imprescindible, marcaba al son de casi 10 mil músicos el paso de los danzarines, que ofrecen su baile a la Virgen del Socavón. El recorrido de la Entrada Folklórica es de 4 kilómetros desde la calle Aroma, la avenida Cívica hasta el santuario del Socavón. Esa manifestación cultural reconocida por la Unesco como “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” es una de las más importantes en el marco de la celebración del Carnaval boliviano.