La Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE) concretó la segunda venta de 250 toneladas de cloruro de potasio (KCL) a la empresa cruceña Brenntag. Además, el Presidente Evo Morales inauguró la primera ensambladora de baterías de litio ubicada en la localidad potosina de La Palca.

El pasado 2 de febrero se publicó en los principales matutinos de circulación nacional la convocatoria pública de invitación directa para la segunda venta de cloruro de potasio. En mayo de 2013 se concretó la primera venta de KCL a una empresa cruceña.

En la segunda venta de cloruro de potasio, el acto de apertura de sobres se realizó en ambientes de la GNRE, en presencia de los proponentes para la adquisición, la Comisión Calificadora y un notario de Fe Pública. La documentación de los proponentes fue evaluada y calificada por la comisión designada para este efecto.

El representante de la empresa adjudicada Harold Martínez señaló que se presentaron a esta invitación por tener muy buena referencia sobre la calidad del producto. “Somos una empresa distribuidora de productos químicos, el Cloruro de Potasio que adquirimos será comercializado como fertilizante por un lado y por otra para la industria de la petroquímica”, explicó el ejecutivo.

En esta segunda venta la GNRE ha logrado colocar en el mercado nacional cloruro de potasio a un precio por encima de la cotización internacional; la cotización del Banco Mundial está en 332 dólares la tonelada.

A la fecha está en producción piloto la planta de Carbonato de Litio en Llipi, al sur del Salar de Uyuni, y la planta semi industrial de cloruro de potasio instalada en el Salar de Uyuni a 15 kilómetros de tierra firme.

Por otra parte, el Presidente Evo Morales inauguró la primera Planta Piloto Ensambladora de Baterías de Litio, ubicada en la localidad de La Palca, Potosí. El segundo paso de ese proyecto consiste en la construcción de una Planta de Industrialización de Batería de Ión Litio, que permita a Bolivia convertirse en el país más grande dentro de la industria de ese mineral, subrayó Morales.

La planta piloto inaugurada demandó una inversión de 2,9 millones de dólares, aunque todo el proyecto está valuado en 3,7 millones de dólares. Tiene una capacidad de 1.200 amperios horas, y puede ensamblar cada día mil baterías para celulares o computadoras y 40 baterías mayores para bicicletas o automóviles.

En abril de 2013 empresarios holandeses y bolivianos acordaron trabajar en la instalación de una planta para producir baterías de litio en el departamento de Potosí. Representantes de la empresa Battery Technology International, profesores de la Universidad de Delt, y la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) decidieron crear un plan maestro para instalar la referida industria en la otrora planta de volatización de La Palca.

Holanda financiará y garantizará la infraestructura tecnológica para la instalación de la fábrica, anunció el príncipe de Holanda Jaime de Borbón Parma. “Vamos ahora a cooperar entre Holanda y Bolivia para hacer tres cosas: el primero, crear una fábrica para crear baterías aquí en Bolivia, hacer una fábrica que Holanda va a construir aquí, pero va a ser ciento por ciento boliviana”, reveló tras reunirse con el vicepresidente Álvaro García Linera.

Además, Bolivia compró a China una planta piloto de baterías de ión de litio valuada en 2,7 millones de dólares. La empresa china Linyi Gelon New Battery Materials Co instalaría la planta que consta de seis laboratorios para adiestramiento y capacitación de personal.

El gobierno boliviano prevé invertir 902 millones de dólares en trabajos de exploración, explotación e industrialización de las reservas de litio entre los años 2011 y 2014. En la primera fase esperaba producir 40 toneladas de carbonato de litio y mil toneladas de cloruro de potasio con 17 millones de dólares de inversión. En la segunda fase se invertirá 458 millones de dólares en la industrialización de derivados del litio y potasio, boro, magnesio y sulfatos.

Entre 2013 y 2014 el país debía producir anualmente 30 mil toneladas métricas de carbonato de litio y 700 mil de cloruro de potasio. La tercera fase de industrialización contemplaba la producción masiva de baterías con una inversión de 400 millones de dólares.

En julio del año pasado la Comibol anunció la postergación de la industrialización del litio para el último trimestre de 2016, debido a la falta de recursos humanos, tecnología y mercados. De acuerdo con el cronograma original, una planta industrial de cloruro de potasio debía comenzar a funcionar en el último trimestre de 2013 y la de carbonato de litio en similar fecha de 2014.