La Habana, Berlín y Caracas (PL).- Aumenta rápidamente la popularidad del turismo de aventuras, modalidad dirigida a personas que les gusta combinar sus actividades al aire libre con el deporte y el riesgo, como es el caso del paracaidismo, rafting, rappeling, trekking y especialidades de montañismo.

El turismo de aventuras constituye una potencialidad indiscutible para diferentes mercados emergentes, o sitios con estrategias conservacionistas bien delineadas. Este tema es sumamente interesante y complejo, pues no se trata de un simple viaje a lo abrupto del paisaje, sino implica una infraestructura de servicios, incluidos guías conocedores del terreno, sus características, fauna y flora, y la seguridad correspondiente.

Para algunos expertos, el turismo de aventuras implica exploración o viaje a áreas remotas, donde el participante puede encontrarse con lo inesperado. Este tipo de vacaciones aumenta rápidamente en cuanto a su popularidad, y difiere de los descansos típicos en playas, por ejemplo. Dicha modalidad está dirigida a personas que les gusta combinar sus actividades al aire libre con el deporte y el riesgo, como es el caso del paracaidismo, rafting (canotaje en ríos), rappeling (descenso con cuerdas), trekking (caminatas).

Para desarrollar dichas prácticas, es necesario alojamientos en las zonas apropiadas y además se corresponde con personas principalmente jóvenes y con una preparación mínima, además de un equipo apropiado para el descenso con cuerdas, escalada, carreras o montañismo.

Los expertos los clasifican en dificultades de baja, moderada o alta, y en su dependencia se organizan los programas y los traslados, que deben tener una marcada eficiencia en cuanto a los horarios y las respuestas a las interrogantes de los turistas. Algunas de estas formas son un tanto complejas para los mercados, como es el caso de cicloturismo, turismo rural, senderismo, caminatas, cabalgatas, canotaje o surf.

El desarrollo del turismo de aventuras resulta un importante eslabón para las actuales tendencias del mercado en ferias como la alemana ITB Berlín, una de las más importantes de su tipo en Europa y el mundo, que tendrá su próxima edición del 6 al 10 de marzo, muy enfocada a esta modalidad.

Martin Buck, vicepresidente del Competente Center Travel and Logistics, Messe Berlin, resaltó que desde 2004 las compañías internacionales ofrecen viajes de aventuras y experiencias de turismo sostenible, con muestra en esa exposición. Lo que con anterioridad era un nicho, con dominio de pocos especialistas, en la actualidad se trata de un mercado en franco crecimiento dentro de la industria recreativa global. Indicó que como parte de la reunión, efectúan el décimo aniversario de los tours de aventura en ITB, bajo el lema Celebración de un gran verde.

Excursionismo y deporte extremo

El excursionismo es una palabra para tener en cuenta pues está formada por excursión (viaje o recorrido) e ismo (sufijo que forma sustantivos de acción a partir de verbos). Incluye las especialidades del montañismo y actividad física, que consiste en realizar rutas o travesías por parajes normalmente aislados, sin senderos, con un fin recreativo. Estas rutas se recorren generalmente a pie, tienen lugar en montañas, montes, bosques, selvas, costas, desiertos, cavernas, cañones, ríos y su duración puede variar de unas horas hasta varios días, combinándose con la acampada, recuerdan los entendidos, que ponen énfasis en los programas.

Muchos consideran a estas modalidades como maneras de hacer turismo ecológico, con la necesaria orientación, visitas a parajes naturales, pero sobre todo a partir de normas tanto de seguridad de los participantes, como de protección del entorno. Quienes comercializan tal tipo de actividad deben seguir reglas indispensables, parte de la armonía que aporten los hoteleros, las categorías y posibilidades, y los retos que cumplan los guías para cada viajero, según preparación y exigencia.

Plan, guía y equipos constituyen un todo para este tipo de prácticas. Programas fundamentales y alternativos completan la organización de cara a un mercado sumamente exigente, donde prevalece una orientación previa para el tipo de paquete recreativo que se vende. Muchas son las variantes que obligan al comercio, reto indispensable como tener pequeños campamentos y una organización en grupos más bien de tamaño pequeño o mediano. Ese es el caso de las escaladas, barranquismo, esquí, carrera campestre, kayak, buceo, vuelo con alas delta o parapente.

Como tal, el deporte extremo surgió en la última década del siglo XX, mientras el excursionismo existía desde hace más de un siglo. Desde fines de la década del 70 del pasado siglo, estudios sobre mercadotecnia tuvieron ante sí retos y desafíos provenientes de cambios sociodemográficos como el incremento del poder adquisitivo y el aumento del tiempo libre. Un viajero con mayor experiencia exige por tanto medios de transportes más convenientes y económicos y de tecnología avanzada, y de igual manera los lugares donde alojarse.

Costos de viajes, peligros y otros elementos se incluyen sin embargo en un mercado creciente, que cada año trae más adeptos, incluso por encima de las edades convencionales para dichas vacaciones, debido sobre todo al alargamiento de la vida y a la preocupación por una existencia sana.

Feria venezolana de turismo dedicada a opción de montaña

La VIII edición de la Feria Internacional de Turismo de Venezuela (FitVen), celebrada del 24 al 27 de octubre de 2013 en el estado Mérida, estuvo dedicada a la modalidad de montaña. Según el titular del Ministerio de Turismo (Mintur) Andrés Izarra, el evento permitió destacar el nuevo Sistema Teleférico de Mérida, entre los más modernos del mundo.

El funcionario indicó que existen condiciones para hacer de 2014 un año de gran impulso al turismo en el país, para lo cual debieron prepararse desde 2013. Las condiciones internacionales están dadas, las proyecciones de crecimiento para América es del 4% en los dos años siguientes y el turismo en Venezuela se mantiene de la misma manera, enfatizó.

La FitVen-2013 superó las expectativas y mostró la voluntad gubernamental de darle un vuelco al sector. El monto final de los acuerdos comerciales suscritos con las empresas de 10 países -se concertaron más de 200 citas, con vistas a acordar transacciones-, es muestra fehaciente del interés foráneo por invertir en diversos proyectos y ser parte de ese desarrollo.

La Feria acordó negocios por más de 1.786 millones de bolívares (283,5 millones de dólares), una cifra que según autoridades rebasó lo estimado. De acuerdo con fuentes oficiales, participaron en la Fitven más 90 turoperadores nacionales y una veintena de extranjeros. El recinto ferial del complejo Cinco Águilas Blancas, en la ciudad de Mérida, recibió 58.869 visitantes, destacó el ministro Izarra, quien añadió que la cifra representó un crecimiento del 58,66% en comparación con años anteriores.

Cuando se menciona el teleférico, inmediatamente viene a la mente el turismo de montaña, otras de las variantes de la industria del descanso en las que Venezuela apoyará su desarrollo. Durante la cita de Mérida, la empresa Venezolana de Teleféricos expuso en detalle los sistemas Warairarrepano, en Caracas, y el Mukumbarí, nombre que llevará el teleférico mirandino, el cual será inaugurado en julio de 2014.

Ya comenzaron las primeras pruebas electromecánicas del Mukumbarí, el cual -aseguran- será el ingenio de su tipo más largo y más alto del mundo y se supone que atraerá unos 500 mil turistas cada año. El teleférico de Mérida, cuya inversión ronda los 500 millones de dólares, superará los 15 kilómetros de extensión y escalará hasta Pico Espejo, a más de 4.700 metros sobre el nivel del mar.

Los nuevos diseños de sus cinco estaciones (Barinitas, La Montaña, La Aguada, Loma Redonda y el Pico Espejo) colocarán a Venezuela a la vanguardia mundial en arquitectura especializada para turismo de montaña. Su sistema de motores, poleas y cables, y por supuesto el desplazamiento de las nuevas cabinas que transportarán en 2014 a más de 500 mil turistas, resultaron comprobados meticulosamente.

Unir por el aire a Caracas con el estado de Vargas es un sueño anhelado por los capitalinos en particular y los venezolanos en sentido general. La línea del teleférico Caracas-Warairarrepano (Parque Nacional) llegará hasta la hasta la localidad de Macuto, en Vargas, y permitiría viajar en 45 minutos, atravesando la cordillera, desde la capital hasta el litoral central.

El jefe de Estado dijo que la construcción de ese tramo impulsará el turismo nacional y extranjero: “Será un gran atractivo que podrán disfrutar los venezolanos y quienes nos visiten”. Destacó que el hotel Humboldt, situado en el Parque Nacional Warairarrepano, será acondicionado para que se hagan graduaciones, conferencias nacionales e internacionales.

* Campos es periodista de la redacción de Economía de Prensa Latina, y Wong, corresponsal en Venezuela.