La Habana, Managua, Bridgetown, Santo Domingo, Santiago de Chile y Asunción (PL).- Las universidades en el mundo, además de constituir ejes de conocimiento y desarrollo económico de los países, significan hoy un negocio que pone barreras al progreso de muchas naciones, sobre todo al cierre de 2013. Existe una paradoja complicada referente a las universidades en el orbe, en particular las latinoamericanas, y se refiere a que por una parte deben ser ejes de cultura, conocimiento y desarrollo de los países, cuando en la actualidad cada vez más son un negocio.

En particular en Latinoamérica los estudios superiores se constatan como tradicionalmente elitistas, lo que admiten rectorados de muchas de ellas, y un buen ejemplo aparece ahora en Chile y Colombia. Los principales impactos dolorosos para los estudiantes, los que logran terminar estudios a ese nivel, está en las deudas acumuladas y el desempleo profesional, mientras los claustros constituyen cada vez más un jugoso negocio por las altas cifras a pagar, tanto en el tema de los ingresos, como en libros.

Estos problemas llevan a muchos economistas a preocuparse por el tema de si la educación debe ser gratuita o continuar por la senda del dinero, tal y como lo reconoce BBC Mundo en una de sus ediciones digitales, luego de encuestar a algunas autoridades, tanto en el Reino Unido como en otras partes del Planeta. Y la primera respuesta recibida por este medio alude a que depende cada vez más de que los estudiantes actúen como consumidores, muy bien informados para escoger el lugar donde cursar estudios y la especialidad para su futuro.

Sin embargo, tal consideración pone en el tapete otro problema acuciante, como es el caso del derecho de los seres humanos a la educación desde los niveles primarios hasta los superiores, de ahí los reclamos mediante manifestaciones de una universidad gratuita y de calidad. Pero este reclamo no solo aparece en Chile y Colombia, sino en muchas otras partes del mundo, sobre todo de cara a una sociedad más necesitada de información y cultura.

Algunas rectorías reconocen que ahora es más fácil entrar a las universidades públicas, pero (aquí está el debate adicional) la educación de esos centros es de baja calidad y, por lo tanto, sus egresados jamás serán recompensados con altos sueldos, aspiración principal de los graduados y sus familias.

Endeudados y sin trabajo, son dos categorías que pululan en la actualidad y, por lo tanto, pone a la universidad en una balanza de mercados, con precios altos si de una buena enseñanza se trata. Un graduado de ingeniería en Chile, Oscar Cortés, consultado por la prensa señaló que su deuda es mucho más alta frente a la de quienes compran un auto o una casa, y este es un buen ejemplo de la causa que puso en el tapete en ese país las protestas estudiantiles, desde mayo de 2011.

Los medios de difusión también sitúan a Paola Vergez, una periodista colombiana que tiene un crédito pendiente de nada menos que de 10 mil dólares, luego de graduarse, y estar sin empleo. Y es el caso que durante años enviar a un hijo a la universidad solo estaba en manos de elites latinoamericanas. Tal sueño, se logra a costa de un fuerte ahorro en cuanto incluso a familias de clase media obligadas a cifras bastante elevadas, pero al final, esos estudiantes -en algunos casos debido a sus procedencias-, pueden encontrar con más facilidad empleo, y empleo a gusto.

Para volver al tema colombiano, en 1970 la cantidad de estudiantes en el nivel superior llegaba a 85 mil jóvenes, solo el 3% de la cobertura posible, y en 2011 era de un millón 850 mil, para el 39%. Sin embargo, esas cifras no engañan, por un lado existe realmente una mayor necesidad de profesionales en el mundo, crear potencialidades a partir del intelecto y permitir un amplio margen a toda la sociedad, mientras por otro aparecen barreras financieras, para ver, simple y llanamente, un negocio.

Estudiantes chilenos contra el lucro y la segregación

Dirigentes estudiantiles chilenos instaron a la ciudadanía a movilizarse en 2013 para impedir que el Gobierno continúe legitimando el lucro en la educación. Voceros de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) y de agrupaciones estudiantiles de la Universidad del Mar responsabilizaron políticamente al Ministerio de Educación sobre las consecuencias del cierre de esa casa de estudios, enlodada en un caso de lucro en la educación.

El 20 de noviembre estudiantes de emblemáticos colegios chilenos marcharon en Santiago contra el examen del Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (Simce), cuyos resultados los alumnos estiman que están condicionados por las desigualdades que padece le educación en el país. La marcha, que no tenía autorización de la intendencia, intentó llegar hasta el Ministerio de Educación, pero fue dispersada con carros lanza-agua de la Policía de Carabineros, que arrestó a más de una decena de alumnos.

En la manifestación participaron estudiantes de los liceos Darío Salas, Tajamar y el Confederación Suiza, entre otros, quienes se negaron a someterse al examen Simce que provoca la competencia y la segregación estudiantil. “Esta prueba lo único que hace es precarizar la malla curricular, fomentar la competitividad y tensar a los estudiantes”, dijo la vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios Isabel Salgado.

El examen es considerado expresión de las desigualdades, ya que en general los colegios financiados por el Estado no han obtenido buenos resultados, a diferencia de los privados, cuyos alumnos como promedio alcanzan buenas calificaciones. El Simce, que existe desde hace unos 25 años, se aplica indistintamente en grados de la enseñanza básica y media, e incluye pruebas de matemáticas, lenguaje, ciencias y educación física.

Universitarios paraguayos protestan por subida de aranceles

El 1 de febrero cientos de estudiantes paraguayos protestaron frente al rectorado de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) ante un posible aumento de aranceles y contra el retraso de las matrículas. Los manifestantes, miembros del Frente Estudiantil por la Educación (FEE), rechazaron la postura del rector de la institución Pedro González de privar a un grupo de alumnos de la posibilidad de matricularse, así como la amenaza de un posible aumento en los precios de los cursos.

González anunció que la UNA debería recurrir a esas medidas para paliar el déficit presupuestario de la institución, tras un recorte de 11 millones de dólares del monto destinado a 2013. La FEE considera que el recorte es una expresión del desinterés del gobierno en invertir en los procesos educativos. El sistema de educación paraguayo se encuentra en el puesto número 133 de un ranking de 144 países del Foro Económico Mundial. El pasado año, la asignación del Presupuesto General de la Nación a la educación fue de apenas 3,9%, inferior a la cifra recomendada por la ONU, de al menos 7%.

El 23 de octubre el gobierno paraguayo cedió ante la solidez del paro nacional universitario y aceptó liberar los recursos retenidos del presupuesto de la UNA, a cambio del cese de la huelga. El apoyo a la paralización fue total en las 12 facultades de la casa de estudios y provocó la interrupción de las atenciones diarias a unos 1.200 pacientes del Hospital de Clínicas, debido a la falta de insumos y las deudas con los proveedores, así como acciones de calle de huelguistas.

Tras varias propuestas y contrapropuestas, el gobierno accedió a la devolución del 72% de los recortes hechos al presupuesto de este año, disminución justificada por el Ministerio de Hacienda con la grave crisis financiera que atraviesa Paraguay. El presidente Franco se comprometió a emitir un decreto autorizando el reintegro mencionado y calificó de gesto de buena voluntad por parte de la Universidad el reinicio de sus labores, finalizando así una huelga que incluyó a 41 mil profesores, trabajadores y estudiantes.

Matrícula universitaria desata tormenta política en Barbados

Un proyecto para cobrar a los jóvenes la matrícula a la Universidad de las Antillas (UWI), a partir del próximo año, mantiene enfrentados al gobierno y a la oposición barbadenses desde mediados de agosto. La iniciativa fue anunciada por el ministro de Economía y Finanzas Christopher Sinckler como parte de los planes para enfrentar la crisis económica que vive esta nación caribeña.

Hasta la fecha, el gobierno paga la matrícula a los jóvenes que ingresan a la UWI y el 80% de los costos de enseñanza anual, lo cual continuará en vigencia. Durante la presentación del proyecto de presupuesto 2013-2014, Sinckler defendió la propuesta al estimar que el país no puede sostener semejante gasto. Acusó de hipócrita al opositor Partido Laborista de Barbados (BLB) porque en su programa electoral prevé que los estudiantes de la UWI contribuyan al costo de su educación.

En similar sentido se pronunció el primer ministro Freundel Stuart, quien aseguró que su gabinete aplicará las medidas necesarias para garantizar la solidez económica de Barbados. Sin embargo, la líder del PLB, Mia Mottley, consideró lamentable el anuncio y estimó que es una de las medidas más dolorosas de las presentadas en el paquete económico.

La decisión de Stuart, provocada por la crisis que sacude a esta nación, es un golpe a la idea del padre de la Independencia de Barbados, Errol Walton Barrow, quien fue un férreo defensor de la educación gratuita, advirtió el diario Nation. Esta política se mantuvo incólume durante los sucesivos gobiernos del país. En ese contexto, el presidente del Movimiento Clement Payne, David Comissiong, solicitó un referendo sobre el tema. Las autoridades no tienen ningún derecho a “desmantelar el sistema gratuito de educación universitaria de Barbados sin obtener primero la aprobación popular”, señaló.

Universitarios dominicanos protestan por la privatización de la enseñanza

El 10 de septiembre la sede de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en San Francisco de Macorís, capital de la provincia dominicana de Duarte, proseguía sin clases durante dos semanas como protesta a la privatización en la casa de altos estudios. Los servicios de inscripción crecieron de 500 a dos mil pesos, de 12,81 a 51,24 dólares, y los alumnos continuantes deben abonar mil pesos, 25,62 dólares, en lugar de 300, 7,69.

El 22 de octubre cientos de estudiantes de centros de la UASD iniciaron una marcha desde la ciudad de Santiago de los Caballeros hasta la capital en protesta contra el aumento del precio de los servicios docentes. Los alumnos de las provincias de Duarte, Puerto Plata, Santiago Rodríguez, Valverde y Santiago pretendían culminar el recorrido de más de 150 kilómetros dentro de tres días en la sede central.

Entre los reclamos de los educandos están también la reincorporación a los estudios de 11 colegas que fueron expulsados por protestar contra dicho incremento y el otorgamiento del 5% del presupuesto nacional a la UASD. Un mes antes el centro de San Francisco de Macorís, Duarte, se paralizó más de una semana por protestas estudiantiles contra la privatización de la enseñanza.

Jóvenes contra la privatización de la educación hondureña

Los estudiantes hondureños libran hoy una batalla contra intentos gubernamentales de privatizar la educación pública. Los sucesos comenzaron la última semana de julio, cuando alumnos de segunda enseñanza iniciaron las protestas contra un anteproyecto de la Ley de Educación. El documento indica que los institutos deben tener capacidad de “autogestión” y eso sólo es posible en manos de la empresa privada, cuestionan los jóvenes que además de oponerse a la privatización, demandan un aumento en el bono de transporte, salarios dignos a sus profesores y seguridad en los centros educativos.

Alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y de la Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), el 2 de agosto exigieron frente al Congreso la no aprobación de otro proyecto para reformar la Educación Superior, que atenta contra la autonomía universitaria. Al día siguiente se solidarizaron con ellos sus colegas de la enseñanza media, quienes reiteraron las denuncias a los intentos privatizadores y comenzaron a tomar algunos centros, tanto en la capital como en el interior del país, mientras en El Progreso, Yoro, bloquearon una carretera.

El secretario general del Primer Colegio Profesional Hondureño de Maestros, Orlando Mejía, confirmó la ocupación estudiantil de 50 centros, de ellos 32 en el departamento de Colón y 10 en la capital. Los estudiantes defienden la educación pública y gratuita que beneficia a dos millones de jóvenes, definió Mejía.

En una reunión del Consejo de Ministros el presidente, Porfirio Lobo, instruyó cerrar los planteles ocupados y sancionar a los responsables. La dirigencia magisterial demandó al gobierno reabrir el espacio de diálogo con ese gremio para incluir a padres de familia, estudiantes y otros sectores sociales.

El 4 de agosto las autoridades amenazaron con desalojar a los estudiantes que permanecieran en los institutos públicos. El dirigente magisterial Joel Almendares llamó al gobierno a evitar confrontaciones que provocarían un ambiente de caos en el país. Fuerzas antimotines de la policía irrumpieron en la Escuela Normal Mixta Miguel Ángel Chinchilla en Ocotepeque y desalojaron a los estudiantes el 7 de agosto. Al siguiente día, los jóvenes ampliaron su protesta y ocuparon otros tres institutos de segunda enseñanza: el Normal Pedro Nufio, el Técnico Honduras y el Central Vicente Cáceres.

El 15 de agosto, el presidente Lobo convocó a alumnos, padres de familia, maestros, autoridades educativas y a otros sectores a un debate de la controvertida ley y dijo:””no voy a rogarle a quienes no quieran participar”. Paralelamente decenas de estudiantes eran golpeados y detenidos cerca de la Casa Presidencial por centenares de policías antimotines que usaron garrotes, gases y potentes chorros de agua para disolver una manifestación pacífica de un millar de jóvenes opuestos a la reforma educativa.

No es posible que mientras estamos negociando, estén violentando el derecho de nuestros jóvenes a protestar; hay algunos gravemente heridos, uno está a punto de perder un ojo, observó el líder magisterial Edgardo Casaña, quien añadió que eso no genera condiciones para el diálogo. Los estudiantes respondieron con la continuidad de las protestas y las seis organizaciones de maestros del país anunciaron un paro de labores en solidaridad con los estudiantes, contra la privatización de la enseñanza y en reclamo al salario adeudado a 13 mil educadores.

Managua 2013: La educación no es mercancía

La reunión del secretariado general de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), del 22 al 27 de abril en Nicaragua, demostró que la esencia antiimperialista, integradora y solidaria de esa plataforma permanece inalterable. Casi medio siglo después de su fundación, el 11 de agosto de 1966, en La Habana (Cuba), los delegados de 20 agrupaciones de 13 países asistentes a esa cita patentizaron que ese bloque juvenil está consciente del papel que le corresponde desempeñar en lo que calificaron de “nueva hora americana”.

Durante la jornada final de trabajo en Managua los miembros del secretariado general de la Oclae aprobaron un llamamiento por la paz y la democracia, contra el militarismo y el intervencionismo imperialista, e instaron a darle la batalla a este en cualquier lugar del mundo. Otras declaraciones reafirmaron el respaldo a la Venezuela bolivariana y a Cuba en su lucha de contra el bloqueo económico, político y comercial impuestos por Estados Unidos hace 54 años, así como por la libertad de los cinco antiterroristas presos en ese país por monitorear las acciones contra su pueblo.

Entre los documentos finales incluyeron una Carta abierta del movimiento estudiantil a la Mesa de diálogo por la Paz en Colombia y una Resolución por la solidaridad y libertad de los prisioneros políticos allí. Los delegados concordaron con la dirigente estudiantil de la Universidad Nacional de Colombia, Mariana Ríos, quien defendió que el problema de la paz compete a todo el continente por cuanto se relaciona con el proceso de integración en la región.

La joven subrayó a Prensa Latina el pronunciamiento de la Oclae en ese orden “por cuanto puede generar un respaldo a los diálogos de paz en medio de la situación de conflicto que vivimos… que afecta a todas las esferas de la población y ello coloca en un papel central a los jóvenes”. Eso explica el esfuerzo por privilegiar al interior de la organización el debate de la paz y del apoyo, no sólo a los diálogos, sino por la libertad de los 7.500 presos políticos que tenemos, entre ellos estudiantes, añadió.

El secretariado general acordó ejecutar la jornada continental Educación no es Mercancía, Derecho Humano y Liberación con vistas a generar debates y propuestas tendientes a crear un sistema de educación integrado a escala regional. Los reunidos en Managua concordaron en que la elaboración de ese plan de lucha para revertir la mercantilización de la educación, una de las problemáticas legadas por el neoliberalismo, es uno de los aspectos más sobresaliente de lo acordado esta vez.

Otro integrante del ejecutivo, Mateus Fiorentini, ratificó a Prensa Latina que la perspectiva es generar acciones en los distintos países y articular una propuesta que pueda ser presentada a los jefes de Estado y de Gobierno de la Celac en su reunión de febrero de 2014, en La Habana. Paralelo a ello continuarán las protestas en las calles y los debates en los espacios académicos en coordinación con otros sectores sociales, porque “en estos 46 años de la Oclae aprendimos que hay que pelear por ella”, afirmó.

El proyecto de articular e integrar todos los sistemas nacionales derivó del Primer Encuentro de Responsables de Educación Superior de América Latina y el Caribe, efectuado los días 12 y 13 de abril, también en Nicaragua. Establecer un marco institucional para este proceso resulta importante para generar un conocimiento genuino latinoamericano y convertir a esta región en una zona independiente y soberana desde el punto de vista científico y tecnológico, expresó Fiorentini.

Educación Superior, otro capítulo de la integración latinoamericana

La historia de casi dos siglos de búsquedas integracionistas en esta región ganó un capítulo con lo acordado en el Primer Encuentro de Responsables de Educación Superior de América Latina y el Caribe, celebrado en Nicaragua los días 12 y 13 de abril. Allí, representantes de 23 países de esta parte del mundo determinaron articular e integrar todos los sistemas nacionales de enseñanza en el grado universitario e impulsar con ello la unidad de acciones en beneficio de estos pueblos.

Para el secretario general del Consejo Universitario Iberoamericano, el nicaragüense Telémaco Talavera, eso es lo más estratégico de lo convenido en la reunión porque profundizará lo alcanzado en el plano político en el ámbito de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Lo que es en la Celac en lo político lo hemos hecho ahora, en ese orden, en ciencia, tecnología e innovación, declaró a periodistas.

Según el también presidente del Consejo Nacional de Universidades de Nicaragua, a partir de ello decidieron una agenda de trabajo con respecto a esos temas, al intercambio académico, y a la definición de programas de interés nacional para la formación de talentos. Esos planes girarán en torno a la soberanía y seguridad alimentaria, energía, salud, educación, problemas del agua, el uso de la biotecnología y otros, y aprovecharán para su concreción las capacidades científicas creadas en estos países.

El fin esencial, añadió, es resolver los problemas de nuestros pueblos y trabajar en esa lógica de unidad en la diversidad, respetando nuestras particularidades pero avanzando sobre aspectos de interés para todos. Nos interesa que independientemente de donde nos encontremos, aunque con distinto idioma, tengamos más salud, más educación, más vivienda, más bienestar, más seguridad.

El representante de la Oclae Mateus Fiorentini destacó la importancia de crear un marco educacional acorde con el proceso integrador en el continente. “Establecer un marco institucional para este proceso resulta importante en el sentido de avanzar, de generar un conocimiento genuino latinoamericano y convertir a esta región en una zona independiente y soberana desde el punto de vista científico y tecnológico”, declaró.

Recordó que para los universitarios es fundamental la adopción de políticas comunes respecto al reconocimiento de los diplomas, certificaciones de graduados, y la movilidad académica, algo que puede concretarse a partir de esa cita. Por su parte, el viceministro de Educación Superior de Cuba, José Ramón Saborido, calificó el evento de extremadamente productivo y significó las coincidencias en criterios políticos y de integración entre los delegados de las distintas naciones miembros de la Celac.

Saborido asoció esas concurrencias a la solidaridad, identidad y unidad en este continente, y remarcó el valor de ello en medio de una compleja coyuntura internacional, más dada a la fragmentación entre naciones que a la integración, contrario a lo evidenciado en Nuestra América. “Hemos llegado a este hermano país embargados de optimismo, el mundo sin lugar a dudas está cambiando, en algunos lugares para mal, pero en nuestro continente se destaca un cambio positivo porque nuestros pueblos están encontrando su camino de libertad, porque nos hemos unido”, opinó.

Durante la apertura del cónclave, que tuvo por sede el hotel Camino Real, el vicepresidente nicaragüense, general en retiro Omar Halleslevens, instó a los presentes a aprovechar ese espacio para fomentar el diálogo y la unidad de acciones a favor de la integración en todos los órdenes. “El desarrollo de la humanidad está exigiendo que la innovación, las ciencias e investigaciones se pongan en beneficio del desarrollo social, económico y político de nuestros países, y estamos en la línea de comparecer todos aquellos aspectos que tengan que ver con eso”, señaló.

En tanto el secretario permanente del Fondo de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en Managua, Juan Bautista Arríen, significó la celebración de una reunión como esa, en medio del acelerado ritmo con que progresan la ciencia y la tecnología. Tal contexto obliga a países y universidades del mundo a complementarse, por lo cual es preciso darse a la tarea de evaluar qué puede aportar al desarrollo común cada una de estas instituciones en Latinoamérica y el Caribe. “No olvidemos que la ciencia está unida al conocimiento, este a la ciencia, la ciencia a la investigación, la investigación a la innovación, y todo esto es el campo de acción semejante a un estadio de fútbol, donde se conjuga todo para meter goles del desarrollo”, ilustró el representante de la Unesco.

En correspondencia con esos llamados, los reunidos en el Primer Encuentro de Responsables de Educación Superior de América Latina y el Caribe tendieron puentes hacia mejores relaciones de complementariedad y sinergia, al mismo tiempo que sentaron bases para la movilidad académica. De forma paralela araron el camino para que cobre rango de real el sueño de profesionales y estudiantes de la región interesados en acceder al reconocimiento de sus títulos y créditos universitarios en toda la zona, algo alentado por autoridades del sector para infundir calidad a la enseñanza.

Delegados a la cita en Managua concordaron en lo valioso del programa concebido para la reunión, que juicio de la mayoría, posibilitó comprender mejor los retos a los cuales deben enfrentarse para ejecutar esos proyectos, signados por la aspiración integradora de los próceres de la independencia.

* Campos y Martínez son periodistas de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina; de la Ribera es Jefe de la Redacción Centroamérica y Caribe, y Soto Mayedo es corresponsal en Nicaragua.