Halong y Hanoi (PL).- Hanoi figura entre los 10 destinos turísticos emergentes del mundo en 2013 en una lista que encabeza La Habana. La capital del país indochino se sitúa en el octavo lugar, pero en el tercero de Asia, después Katmandú, Nepal y Sapporo, Japón, según juzgó la página digital TripAdvisor, especializada en viajes turísticos hacia sitios de valor histórico.

TripAdvisor destacó las potencialidades de Hanoi y entre sus atractivos se refirió al sistema de lagos, dos de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad; al canto folclórico Ca Tru y las antiguas estelas en el Templo de Literatura, entre miles de reliquias culturales. De acuerdo con la escala, a La Habana le siguen en orden sucesivo La Fortuna de San Carlos (Costa Rica). Katmandú, Jesusalén, Cusco (Perú), Cayo Ambergis (Belize), Sapporo, Hanoi, Corralejo (España) y Fortaleza (Brasil).

Considerada atractiva por la presencia de 5.175 reliquias de diferentes categorías, Hanoi se consolida como idónea para recorridos culturales, espirituales, ecológicos y por aldeas de oficios tradicionales, a juicio de expertos. Pero a la vez el sector de la industria sin humo en la cabecera del país, prioriza otros tipos de turismo como el de conferencias, seminarios y exposiciones, junto con el desarrollo de hoteles lujosos para satisfacer la creciente demanda de viajeros.

La ciudad de Hanoi posee numerosos museos importantes y teatros donde los visitantes pueden disfrutar de diferentes tipos de artes escénicas tradicionales y contemporáneas, además de una adecuada red hotelera y gastronómica. Según la votación de lectores del sitio digital TripAdvisor, Hanoi se sitúa en el lugar 14 de los 25 destinos excursionistas más llamativos de Asia.

El museo etnográfico de Vietnam ocupa el séptimo lugar entre los 25 de su tipo más atractivos en toda Asia, reveló TripAvisor. Al situar en esa posición a la institución radicada en esta capital, se tomó en cuenta la calidad de la presentación de las piezas exhibidas y la afluencia de visitantes que sumaron cerca de 244 mil en los primeros siete meses de 2013, de los cuales 195 mil fueron vietnamitas y el resto provenientes de 59 países.

En 2012 este museo recibió nacionalmente certificados de 4,5 estrellas y clasificó como el mejor de los 67 destinos más atractivos en Hanoi, con 500 votos a favor y 537 de ellos con notas de excelente. Con alrededor de 15 mil objetos, cerca de 40 mil fotografías y numerosas cintas audiovisuales se dedica a la investigación de los valores culturales de las 54 nacionalidades de Vietnam, y sus estudios se extienden a otros países del sudeste asiático.

La capital vietnamita recibió en la primera mitad de este año cinco millones 600 mil turistas, de los cuales el 81% manifestó la intención de repetir sus vacaciones en la ciudad. El servicio municipal de cultura, deporte y turismo puntualizó que la quinta parte de ellos eran extranjeros, entre los cuales predominó en un 93% la opinión, recogida en encuesta, de que la urbe le resultó hermosa y hospitalaria.

En el período 2008-2012 Vietnam registró un aumento de turistas hasta dos millones, y las autoridades del sector aspiran a que lleguen a 21 millones entre nacionales y extranjeros hacia 2020. Para garantizar seguridad y hospitalidad, se creó hace poco un grupo encargado de suministrar información y servicio a vacacionistas, incluida la rápida solución de quejas por precios abusivos y acosos de vendedores, entre otros actos indebidos.

Halong, joya del mar vietnamita

No en balde tantos turistas de todo el mundo llegan a la bahía de Halong, en el norte de Vietnam, si es que de admirar joyas se trata. Y de atenerse a la esculpida leyenda lugareña que cuenta que cuando los vietnamitas luchaban contra los invasores chinos provenientes del mar, el Emperador de Jade envió una familia de dragones celestiales para ayudarles a defender su tierra, y estos escupían joyas que se convirtieron en las islas e islotes para formar una gran muralla defensiva y de ese modo conseguir hundir los navíos enemigos.

Esas joyas, contenidas dentro de una zona protegida de 150 mil kilómetros cuadrados, merecieron que la Unesco las declarara en 1994 Patrimonio de la Humanidad, y que en 2000 lo reafirmaran en una declaración ampliada que destaca en detalle todos sus valores geográficos y paisajísticos sin paralelos. Fuera de la autorizada agencia especializada de Naciones Unidas, otra institución de enfoque encuestador la proclamó en 2011 una de las siete maravillas naturales del mundo.

Halong significa dragón descendente y se sitúa a unos 170 kilómetros al noreste de Hanoi. Se extiende por más de 1.500 kilómetros cuadrados con promontorios de piedra caliza que emergen de un mar cristalino con singulares y llamativas formas. La bahía propiamente posee una línea costera de unos 120 kilómetros y en una extensión de mil kilómetros cuadrados existen 1.969 islas limitando al sur y sureste con el golfo de Tonkin.

Pero tantos datos topográficos tienden esfumarse ante los ojos del visitante cuando navega sus límpidas aguas y se entrega a la contemplación de los caprichosos mogotes cársticos que emergen de las profundidades, tal como si fuera creíble una segunda leyenda transmitida sobre el dragón que se lanzó al mar y al caer agitó la cola y esta golpeó la tierra ocasionando profundos valles y grietas e inundaciones.

Allá los competentes geólogos que proporcionan las válidas certezas científicas, mientras los que navegan, absortos y enmudecidos ante tanta belleza, impotentes en emanar palabras justas para describirla, y en su lugar guareciéndola después en la memoria sensorial como un tesoro, entonces más consciente que nunca antes de proteger todo cuanto la naturaleza regala a raudales.

Pues no se trata sólo de surcar las aguas en paseos inolvidables porque también en algunas áreas se impone incursionar en profundas, extensas y espectaculares cavernas marinas o en tierra firme, derivadas de un inusual proceso de formación geomorfológico. Sin desperdiciar en nada tanta riqueza, Vietnam, una vez dejado atrás los duros años de guerra, en plena reconstrucción del país, comenzó hace tres décadas a potenciar en Halong un turismo que ha concebido sustentable y amigo del ambiente, con tal consistencia y mirada perspectiva que convirtió al territorio en una nueva provincia.

Al cabo de su fundación como tal, cuyo aniversario 30 se celebró en 2013 por todo lo alto, puede constatarse el impetuoso desarrollo de la ciudad cabecera y sus embarcaderos, justo en lo que fuera antaño apenas un villorrio de pescadores, y que hoy acoge a uno de los mayores flujos de excursionistas nacionales y de otras múltiples latitudes. Firme puntal de la impetuosa industria sin humo del país indochino, este territorio conoce un auge hotelero sin precedente y una bullente vida comercial y cultural, que incluye su tradicional colorido carnaval acuático de primavera.

En continua expansión, decenas de cruceros anclan con creciente frecuencia más afuera de la bahía para despachar sus pasajeros en apropiadas embarcaciones con que desplazarse hacia confortables complejos de albergue enclavados en nuevos sitios en fomento, mientras se trazan otros proyectos por igual ambiciosos. Sin embargo las autoridades se blindan con estrictas legislaciones y regulaciones protectoras del entorno y para el manejo responsable de un recurso natural único e inviolable, con tal de que sus joyas marinas reluzcan y sigan desatando incontenible admiración.

Vietnam esperaba atraer este año algo más de siete millones de visitantes solo en la bahía de Halong, la tercera parte de ellos extranjeros, pronosticó el Consejo popular de la provincia de Quanh Ninh, donde se encuentra enclavada lo que la Unesco incluyó entre los patrimonios de la humanidad por su belleza y peculiaridades geológicas.

Festival de Hue atrajo a dos millones y medio de visitantes

El tradicional Festival Cultural de Hue, en la histórica provincia vietnamita, atrajo en 2012 a unos dos millones y medio de visitantes, que se vieron inmersos en un derroche de espectáculos artísticos de los más variados orígenes nacionales. Al recesar la cita a que se convoca cada dos años, sus organizadores resumieron entre los éxitos a proclamar que la concurrencia fue superior en un 62% a la edición precedente, y se registró la presencia de 65 delegaciones de cinco continentes, de las cuales 28 presentaron grupos musicales.

Aunque promovida como un gran encuentro de las diversidades culturales de Vietnam y otras del mundo, lo que sin la menor duda se consiguió, la fiesta de una semana de duración apuntó hacia el fomento del turismo en el atractivo país indochino. Rusos, indios, mongoles, cubanos y venezolanos mucho aportaron y gustaron, de acuerdo con las reseñas de los medios informativos que acompañaron el desarrollo del Festival, cuando fuera de proscenios se integraron además a las populares celebraciones callejeras.

Pero lo más lúcido de las jornadas corrió a cargo de los anfitriones, quienes se desplegaron en las denominadas noche imperial y oriental, el gran desfile de Ao dai de trajes tradicionales, las vistosas ofrendas rituales, conocidas como Nam Giao, y la realización de exposiciones y seminarios. Bajo el tema “Patrimonio cultural con la integración y desarrollo, destino de ciudades históricas”, el turista pudo palpar aquí una de las ofertas potencialmente más enriquecedora.

La inauguración del Festival de Hue desató el despliegue de una estrategia nacional para desarrollar el turismo en Vietnam hasta 2020, para cuando el país aspira a estar básicamente industrializado. La presencia del primer ministro Nguyen Tan Dung para inaugurar oficialmente la festividad evidenció el carácter prioritario y fundacional que le concede Vietnam tanto a este evento como al megaproyecto turístico.

El jefe del Gobierno resaltó los esfuerzos de las provincias centrales de Quang Tri, Quang Binh, Ha Tinh, Nghe An, Thanh Hoa, Da Nang, Quang Nam y Thua Thien-Hue en la organización de diversas actividades turísticas este año. En tal sentido, urgió a impulsar el comercio, y promocionar diversas modalidades turísticas en esta región, con gran potencial patrimonial y ecológico para ser uno de los destinos más atractivos del Sudeste Asiático.

La Unesco destacó el compromiso de Vietnam en la preservación y promoción de las herencias patrimoniales propias y de toda la humanidad. Su representante en Hanoi, Sun Lei, lo reconoció durante un foro con motivo de los 10 de implementación de la Convención de la Unesco de 2003 sobre la salvaguarda de los legados culturales intangibles, con demostraciones de un manejo y desarrollo sustentables.

Dijo que la diversidad de las manifestaciones culturales de este país de 54 grupos étnicos, se hace evidente en las actividades de las comunidades, que exhiben un gran respeto por la historia y tesoros de sus ancestros. Como un ejemplo de ello se refirió a la práctica de los antiguos cantos Xoan, el ceremonial anual de pleitesía a los reyes Hung, quienes según la tradición fundaron Vietnam hace siglos, y el uso del gong en festejos en los altiplanos centrales.

Apreció también el apoyo del público a las conmemoraciones populares y la transmisión de esos valores en los programa de educación a las nuevas generaciones para que los conserven y protejan, acorde con el artículo 14 de la mencionada convención de la Unesco.

* Corresponsal de Prensa Latina en Vietnam.