(ABI).- El Presidente Evo Morales promulgó la Ley de la Empresa Pública que establece un conjunto de normas de derecho público y privado, que se complementan manteniendo su singularidad, para un desenvolvimiento ágil, flexible y transparente de las 23 empresas estatales y otras 20 con participación mayoritaria estatal.

Según un boletín de prensa del Ministerio de Comunicación, la Ley establece tres tipos de empresa pública: la Empresa Estatal (EE) cuyo patrimonio pertenece en un 100% al nivel central del Estado; la Empresa Estatal Mixta (EEM) con un patrimonio constituido por aportes del nivel central mayores al 70% y aportes privados de origen interno y/o aportes de las empresas públicas o privadas extranjeras; y la Empresa Estatal Intergubernamental (EEI).

La EE y EEM podrán participar como otro socio las empresas territoriales autónomas (ETAs). En la Empresa Mixta, con patrimonio constituido por el nivel central de Estado desde el 51% hasta el 70% y aportes de empresas públicas o privadas extranjeras, podrán participar como socios las ETAs y la EEI, cuyo patrimonio está conformado por los aportes del nivel central del Estado desde el 51% y aportes de ETAs.

Bajo ese marco jurídico estarán unas 23 empresas estatales y otras 20 con participación mayoritaria estatal. Algunas de ellas son Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), Comibol, Empresa Metalúrgica Vinto, y las Empresas de Almendra (EBA), Cartones de Bolivia (Cartonbol) y Lácteos de Bolivia (Lácteosbol), entre otras. En su conjunto, las empresas estables contribuyen con un 30% a la economía del sector productivo.

“La ley permitirá que todas las empresas públicas, en sus diferentes categorías, se rijan bajo el Código del Comercio, este es uno de los aspectos más importantes, el aporte significativo de la Ley de la Empresa Pública”, expuso el presidente de YPFB Carlos Villegas en el acto de promulgación de la norma, en representación de las empresas estatales.

El Código de Comercio es un conjunto de normas que sistematizan los derechos y obligaciones mercantiles de las empresas y, en ese sentido, regula las relaciones jurídicas derivadas de la actividad comercial de todas las compañías que operan en Bolivia.

El Presidente de YPFB consideró que la incursión de las empresas estatales en el Código de Comercio facilitará una gestión empresarial “expedita y eficiente”, además permitirá el cumplimiento de metas quinquenales y planes anuales. La nueva norma autoriza la creación del “Consejo Superior de Empresas Públicas”, que permitirá aprobar políticas y estrategias con una visión integral en beneficio del país.

“Con el Ministerio de Planificación programamos esta actividad de promulgar la primera ley de empresas públicas, nunca en el pasado hubo una ley sobre nuestras empresas”, destacó el Jefe de Estado. La ministra de Planificación Viviana Caro explicó que la norma es resultado del trabajo de dos años de talleres, discusiones y debates con los representantes de las empresas estatales y los asambleístas.

Caro recordó que el modelo neoliberal que incursionó en América Latina en los años 80 cuestionó la presencia del Estado en la administración y consideraba nociva su presencia, por lo que se aplicaron procesos de privatización y capitalización, y precisamente en compañías de mayor rentabilidad.

Sin embargo, dijo la Ministra, en el país se aplicó desde 2006 una política de recuperación de las empresas estratégicas como parte del cambio de la estructura y la creación de un nuevo modelo productivo que se orienta a generar empleo, excedentes económicos y la redistribución de esos montos de modo justo y equilibrado.

El Presidente Morales aseguró que la participación del Estado en la economía, que en la actualidad se ubica en el 35%, permitió “cambiar la imagen” financiera y económica de Bolivia. “Con nuestras empresas hacemos normas gracias al trabajo de todos, porque la participación del Estado en economía permitió cambiar la imagen de Bolivia en la parte económica y financiera”, comentó.

Morales manifestó que cuando se dejó a la empresa privada toda la administración de los emprendimientos “nos dejó un Estado mendigo, un pueblo mendigo, dependiente de organismos internacionales”. En cambio, con la intervención del Estado se generó crecimiento económico e ingresos para los propios bolivianos, de cuyos datos dijo sentirse sorprendido.

Destacó como ejemplo el crecimiento económico que este año cerrará en 6,5%, frente al periodo neoliberal, cuando en promedio se reportaba un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2,99%. La participación del Estado en ese mismo periodo era de 17% hasta 18%, en la actualidad es de 35%.

El Presidente agregó que la inversión estatal entre 1999 y 2005 en promedio era 581 millones de dólares; sin embargo, ahora se tiene un monto programado para 2014 de 6.395 millones de dólares. “Diría (que estos resultados) son parte de nuestro modelo económico que tiene el pueblo bol complementado con capacidad profesional e inspirado en los movimientos sociales y sin ninguna imposición de organismos internacionales”, mencionó.

Citó datos de las empresas más importantes del país como YPFB y Entel. En el caso de YPFB antes la inversión llegaba a 200 millones de dólares al año, en cambio esta gestión fue de más de 2.000 millones de dólares y la programada para 2014 llega a 3.029 millones de dólares. En Entel, antes administrada por capitales italianos, la inversión era de 20 millones de dólares, para 2014 se prevé 300 millones de dólares en ese aspecto.

Por su parte, la gerente general del Servicio de Desarrollo de Empresas Públicas Productivas (Sedem) Patricia Ballivián informó que las empresas estatales generaron este año alrededor de 200 millones de bolivianos de utilidades más que en la pasada gestión. Según datos oficiales del Sedem, las ventas de las empresas estatales en funcionamiento fueron 138,1 millones de bolivianos en 2012.

“Las empresas estatales han generado grandes utilidades en esta gestión, son sostenibles y hasta la fecha hemos superado cuantiosamente los ingresos en comparación del pasado año, ya que estamos alrededor de los 200 millones de bolivianos de ingresos”, detalló Ballivián y destacó la importancia de las empresas estatales en la producción boliviana, que por su sostenibilidad aportan al Bono Juancito Pinto y al programa de asistencia materna.

La empresa EBA entrega 250 gramos de almendras y barras de chocolate con castañas, mientas Lácteosbol beneficia alrededor de 40 mil familias con el subsidio prenatal y de lactancia.

El director ejecutivo del Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (IBNORCA) Álvaro Del Castillo informó que esa entidad entregó más de 30 certificados en sistemas de calidad y 20 certificaciones en productos a empresas e instituciones del sector público sólo en esta gestión.

Según el director de IBNORCA se entregó esa certificación a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), al Instituto Boliviano de Metrología (IBMETRO), a Petrobras Bolivia, al Ministerio de Economía Plural, a la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), entre otras.