“Cáritas Boliviana en su 55 aniversario renueva su compromiso por el desarrollo humano integral desde una iglesia profética y solidaria”, con estas palabras Juan Carlos Velásquez, secretario Ejecutivo de Cáritas Boliviana, reafirmó el compromiso de la principal organización de la Iglesia Católica que trabaja por los pobres y sectores vulnerables en el país.

La Pastoral Social Cáritas Boliviana es un organismo oficial de la Iglesia Católica, dependiente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), constituida para promover el Desarrollo Humano Integral a través de una red de 18 Pastorales Sociales Cáritas jurisdiccionales en Bolivia. Forma parte de la Confederación de Cáritas Internationalis y en el nivel regional del Secretariado Latinoamericano y Caribeño de Cáritas (SELACC) y del Departamento de Justicia y Solidaridad (DEJUSOL) del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Cáritas Boliviana fue creada el 4 de diciembre de 1958 como institución de Asistencia Social, Promoción y Beneficencia, con Personería Jurídica reconocida por Resolución Suprema N. 79050 (firmada por el presidente de la República de Bolivia Hernán Siles Suazo el 4 de diciembre de 1958), e históricamente reconocida por la implementación del Proyecto PL 480 de USAID, (para la distribución de alimentos, medicamentos y vestimenta) que concluyó en 1998.

Ocho años después, el 16 de febrero de 1964, se conformó el Secretariado de Acción Social (SEAS) con una tarea de orientación para responder a la preocupación por la situación de pobreza y marginalidad en la población. Su área de trabajo fue la formación, la investigación y la difusión de la doctrina Social de la Iglesia. Para ello, la CEB creó la Pastoral Social el 16 de febrero de 1964 con una vocación de formación y difusión de la Doctrina Social de la Iglesia, apoyo a grupos humanos en situación de vulnerabilidad de sus derechos, investigación y análisis de la realidad y campañas nacionales de solidaridad.

A mediados de los 80, tanto Cáritas Boliviana como Pastoral Social empiezan a trabajar en el campo del desarrollo económico-productivo y coinciden en acciones sociales y de animación pastoral. Considerando esta realidad, la Asamblea de Obispos de Bolivia, en noviembre de 1994, decidió su unificación, cuyo proceso de fusión concluyó el año 2000, con la primera Asamblea Conjunta de Pastoral Social Cáritas en Bolivia.

El surgimiento de Cáritas tuvo como fuente materna la acción de Cáritas Internacional y el empeño común de las Cáritas Latinoamericanas y del Caribe, que convirtieron en acción las líneas pastorales de la Iglesia Católica en el mundo, para dar esperanza en tiempos de crisis. La Pastoral Social surge posteriormente al Concilio Vaticano II, animada por el consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), desde su departamento de Pastoral Social (DEPAS), como expresión latinoamericana de acción social.

Cáritas y la Pastoral nacieron durante el proceso de transformaciones políticas y sociales en el país, por los efectos de la Revolución de 1952; pero el mundo también estaba sacudido por la agudización de la Guerra Fría entre capitalismo y socialismo.

Hacia la mitad del siglo XIX, los procesos de industrialización en el mundo habían generado una grave contradicción. Si bien se iniciaba una era de desarrollo tecnológico, también se multiplicaba la pobreza en amplios sectores sociales sometidos a la explotación. La Encíclica Rerum Novarum, del Papa León XIII, advertía esta preocupación de la que surgieron iniciativas en Europa para crear programas de ayuda caritativa.

Actualmente Pastoral Social Cáritas trabaja en las siguientes líneas: a) Desarrollo económico productivo con enfoque sostenible (seguridad alimentaria, microempresas productivas, co-financiamiento solidario, desarrollo para evitar la migración forzada), b) Promoción, defensa y restitución de derechos (personas privadas de libertad, migrantes, refugiados, víctimas de trata y tráfico, personas ciegas, adulto mayor y enfermos), c) Fortalecimiento democrático (Participación ciudadana y control social, formación, fortalecimiento y acompañamiento a organizaciones indígenas y campesinas) y d) Gestión de Riesgos y Emergencias (damnificados por inundaciones, sequías, deslizamiento de tierras, incendios forestales, además de ayuda humanitaria en conflictos sociales).

En el acto de recordación del 55 aniversario celebrado en las oficinas de la Organización de la ciudad de La Paz el ejecutivo de Cáritas Boliviana explicó el accionar de la organización para con la sociedad, enmarcado en cuatro pilares:

“Toda Pastoral Social Cáritas, tiene cuatro dimensiones de acción que según las circunstancias debe realizar, una primera es la dimensión asistencial propiamente dicha, no estoy diciendo asistencialista si no asistencial, es decir según el adagio chino es dar pescado al necesitado pero tiene un límite, una condición que eso que se da debe ser circunstancial y temporal”.

“La segunda por su puesto es la dimensión promocional, en eso tiene que ver mucho el apoyo a iniciativas de empleo, a iniciativas de actividades que permitan que las personas y las familias pasen de condiciones de vida infrahumanas indignas a condiciones de vida dignas desde el protagonismo de los propios pobres, necesitados o excluidos”.

“Una tercera es la acción liberadora o de cambio estructural, que la Pastoral Social Cáritas no solo puede mirar las necesidades y apoyar eventualmente las iniciativas de desarrollo económico productivo o otras acciones de promoción humana, no que tiene que también tener cambios estructurales, eso tiene que ver con acciones de formación, capacitación, con procesos de acompañamiento a organizaciones sociales”.

El ejecutivo de Cáritas Boliviana anotó que “una cuarta dimensión que también es importante es el trabajo de reconciliación”.