La subvención del precio de los carburantes líquidos en el mercado interno está garantizada para el próximo año, aseguró el viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos Álvaro Arnez. Entre enero y junio de 2013 el gobierno boliviano gastó alrededor de 4 mil millones de bolivianos en la subvención de hidrocarburos líquidos, principalmente gasolina y diésel.

A fines de 2012 el presidente de la comisión de Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados Marcelo Elio (MAS) afirmó que el costo de la subvención de carburantes se incrementa año tras año, y propuso que la población defina una política para evitar más gastos. “Queremos que el debate salga del mismo pueblo boliviano, y que la población boliviana haga conciencia de que mil millones de dólares pueden invertirse en muchos proyectos”, manifestó en esa oportunidad.

La subvención a los combustibles en el país se multiplicó por 29,72 veces en seis años de gobierno del MAS. De 33 millones de dólares en 2006 aumentó hasta 981 millones en 2012, y para 2013 se estimó un gasto de 1.060 millones de dólares, según cálculos del ministro de Economía y Finanzas Públicas Luis Arce Catacora.

El responsable de que la subvención estatal al precio de los carburantes sobrepase los mil millones de dólares es el gobierno de Evo Morales por la ineficiencia de su administración en por lo menos tres áreas que podían haber revertido esa situación, dijo el líder del Movimiento sin Miedo (MSM) Juan Del Granado.

El líder del MSM explicó que uno de los tres motivos de ese incremento es que no existe una política de exploración ni de inversión para la producción en el país de líquidos que apunten a disminuir el volumen de subvención. “Las proyecciones estadísticas de Yacimientos tenían que situarnos en el 2012 en más 60 mil barriles diarios (de producción); no hemos logrado pasar de los 50 mil”.

La segunda razón de lo que Del Granado denominó como ineficiencia gubernamental es el ingreso al parque automotor del país de más de 70 mil vehículos “chutos” que fueron legalizados por una norma dictada por el gobierno y que consumen cantidades enormes de combustible, algo que no fue previsto por las autoridades del área correspondiente. “En el caso de la gasolina, este es el gobierno de los chuteros; son más de 70 mil vehículos chutos que fueron legalizados y consumen gasolina a raudales”.

Del Granado dijo que la tercera muestra de la responsabilidad del gobierno en el incremento de la subvención de los carburantes es que no pudo efectuar hasta el momento la conversión de la matriz energética en el caso de los vehículos. “Solamente entre el 20 y 30% de los vehículos han sido convertidos a gas natural vehicular” hasta fines de 2012.

Durante la presentación del Dossier Fiscal Semestral elaborado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, el viceministro del Tesoro y Crédito Público Edwin Rojas reveló que el gasto estatal en la subvención de hidrocarburos bordeó los 574 millones de dólares en el primer semestre de 2013.

El Viceministro de Tesoro y Crédito Público ratificó que el dinero para subvencionar los combustibles el próximo año “está garantizado”, aunque no precisó el monto. No obstante, se supo que el Estado presupuestó 1.060 millones de dólares (7.377 millones de bolivianos) para subvencionar los hidrocarburos este año, según datos del Ministerio de Economía.

El viceministro Arnez aseguró que “para el siguiente año la subvención está garantizada, frente a un presupuesto general 2014 cuyo techo no va a superar los 950 millones de dólares, tomando en cuenta inclusive un el mayor movimiento económico que existirá con el transporte pesado, los buses y el agro”.

Con el inicio de operaciones de la Planta Separadora de Líquidos de Río Grande el país dejó de subvencionar el Gas Licuado de Petróleo (GLP) lo que permitió disminuir la subvención en la presente gestión. “A partir de la Planta de Río Grande dejaremos de importar GLP, en el tema de subvención esto hace que inclusive para el 2013 reduzcamos por debajo de los 900 millones de dólares sólo en la subvención”, detalló Arnez.

La Planta Separadora de Líquidos de Río Grande situada en el departamento de Santa Cruz demandó una inversión superior a los 168 millones de dólares financiados por el Banco Central de Bolivia (BCB). Tendrá una capacidad de producción de 361 Toneladas Métricas Día (TMD) de GLP, 350 barriles por día (BPD) de gasolina natural y 195 BPD de isopentanos.

Según el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Carlos Villegas, hasta finales de 2014 el país también dejará de importar gasolina especial, lo que demanda un gasto de al menos 450 millones de dólares anuales.

Además, el viceministro Arnez desmintió que Bolivia importe diésel desde Chile, tal como aseveraron algunos medios de comunicación, y aclaró que “Chile es sólo un puerto de entrada, para el diésel que importamos para abastecer al mercado interno”.

De otra parte, el Viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos explicó que el sector industrial boliviano se beneficia con gas natural barato. El precio de un millar de pies cúbicos (MPC) de gas para el sector industrial es de 1,70 dólares, mientras que en Chile asciende a 22,4 dólares y a 15,8 dólares en Brasil. “Esta provisión de energía a bajo costo tiene que beneficiar no sólo al propietario industrial sino también a los trabajadores”, dijo Arnez.

La autoridad detalló que del 100% del gas natural distribuido en el mercado interno, excluyendo la entrega a la generación eléctrica y los consumidores directos, el sector industrial consume más del 50% y paga una tarifa menor que los consumidores del sector comercial ($us 5,8 MPC) y doméstico ($us 3,5 MPC).

El Viceministro puso como ejemplo el caso de la productora de cemento Soboce, que consume aproximadamente 10 millones de pies cúbicos al día (MMpcd). Con el precio actual de $us 1,70 por MPC el gas natural le representa un costo de 0,5 millones de dólares al mes, pero si esa empresa estuviera ubicada en el Perú pagaría 1,2 millones de dólares y hasta 6 millones de dólares si radicaría en Chile.

El Viceministro recordó además que “la tarifa eléctrica del sector industrial es baja debido a que el precio del gas natural que se quema para la generación, siendo de 1,2 dólares el MPC para la generación en sistemas aislados y de 1,3 dólares el MPC para el Sistema Interconectado Nacional (SIN)”.