Madrid (PL).- La escritora y periodista mexicana Elena Poniatowska se alzó con el Premio Cervantes 2013, considerado el más importante de las letras hispanas, que concede el Ministerio de Cultura de España. El fallo del galardón, dotado con 125 mil euros, fue hecho público por el ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert, y será entregado en una solemne ceremonia el próximo 23 de abril en la Universidad de Alcalá de Henares.

Creado en 1975 por el Ministerio de Cultura y considerado el Nobel de la literatura en lengua española, el Cervantes reconoce la figura de un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico. En sus años de vida sólo en tres ocasiones recayó en una mujer, las españolas María Zambrano (1988) y Ana María Matute (2010) y la cubana Dulce María Loynaz (1992).

Este año se volvió a cumplir la regla no escrita que reparte alternativamente el premio entre España y Latinoamérica, pues en su edición anterior fue para el escritor español José Manuel Caballero Bonald, quien formó parte del jurado que falló el galardón.

Nacida en París en 1932 el 19 de mayo de 1932 y autora de más de 40 obras, Poniatowska ha ganado numerosos premios, entre ellos el Nacional de Periodismo de México, el Mazatlán de Literatura, el Alfaguara de Novela, el Rómulo Gallegos y el Biblioteca Breve.

Entre sus creaciones destaca Hasta no verte Jesús mío, sobre la vida de una soldadera mexicana (Premio Mazatlán de novela 1970), o La piel del cielo, ganadora del Premio Alfaguara de novela 2001 y del que otorga China a la mejor novela de habla hispana en el 2002.

La noche de Tlatelolco (1971), considerada un clásico y traducida al inglés como Massacre in México (1975) es una historia oral del Movimiento Estudiantil de 1968, una crónica de la masacre del 2 de octubre de 1968, en la plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco. Este poderoso testimonio sigue siendo el libro más vendido sobre el tema.

Presidido por el presidente de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, el jurado destacó su brillante trayectoria literaria en diversos géneros, de manera particular en la narrativa, y su dedicación ejemplar al periodismo desde la crónica y el ensayo. Su obra destaca por el firme compromiso con la historia contemporánea y constituye una de las voces más poderosas de la literatura en español en estos días, subrayó el fallo.

Pese a sus orígenes aristocráticos, Poniatowska se identifica políticamente con las ideas de izquierda y ha influido con sus puntos de vista sobre los sectores intelectuales más prominentes de México. De acuerdo con la editorial Alfaguara, es una periodista y escritora comprometida, que a menudo ha puesto su pluma al servicio de las causas más justas.

En 1954 comenzó su carrera periodística en el periódico Excélsior y al año siguiente inició su colaboración en el diario Novedades, que continuaría prácticamente durante toda su vida. Actualmente escribe para el matutino La Jornada.

La escritora mexicana anunció creará una fundación con el importe que se adjunta a este lauro, ascendente a 125 mil euros. Añadió que esa institución fomentará la lectura, principalmente entre mujeres y niños, entre otros fines culturales, además de ser depositaria de su archivo personal, el cual estará a disposición de la población.

Sobre el premio, dijo que recibirlo es un gusto, una felicidad, porque en general a las mujeres no se les da prioridad, la prioridad es siempre para los hombres, sobre todo en los países de América Latina. Dijo que cuando regresó a su casa luego de sacar a pasear a su perro en esta mañana, recibió la noticia durante una llamada del presidente del jurado español.

La autora de libros emblemáticos también celebró este galardón como periodista. Al respecto afirmó: nunca se toma en cuenta a los periodistas, quienes siempre están en desventaja, son sujetos a malos tratos y sus escritos son considerados como de segunda o hasta tercera categorías. Agregó que esa profesión fue su escuela, su formación, la que le enseñó a escuchar y a retener.