La Paz (PL).- El primer satélite boliviano, el Túpac Katari de 5.200 kilogramos de peso, se encuentra desde hoy en su base de lanzamiento en China, donde será sometido a las últimas pruebas antes de ponerlo en órbita el próximo 20 de diciembre. Se prevé que el satélite boliviano inicie operaciones en marzo de 2014, y una vez en uso amplíe la cobertura de Internet, telefonía móvil y televisión.

El satélite boliviano Túpac Katari comenzó a construirse a finales de 2012 con una inversión de 300 millones de dólares, financiados por el Banco de Desarrollo de China, que tiene como contraparte al Estado boliviano, con el objetivo de democratizar las telecomunicaciones en el país. Su principal fin es llegar con telefonía, Internet y otros servicios a todas las poblaciones del país, al margen de generar recursos por el alquiler del satélite a países vecinos.

El proyecto comprende la confección y ensamblaje del satélite de comunicaciones, su lanzamiento y puesta en órbita, además de la construcción de estaciones terrenas, una en la oriental ciudad de Santa Cruz de la Sierra y otra en La Paz, así como la capacitación de profesionales bolivianos en el manejo y diseño de sus operaciones.

El satélite Túpac Katari, cuya vida útil será de alrededor de 15 años, terminó de construirse de forma satisfactoria en China en la primera semana de junio de este año, e ingresó a una fase de pruebas en las que fue sometido a temperaturas y condiciones extremas, similares a las existentes en el espacio exterior. El director de la Agencia Boliviana Espacial (ABE) Iván Zambrana admitió que enfrentaron dificultades en la compra de algunas piezas del satélite en Francia, Alemania y Estados Unidos.

El ministro de Obras Públicas Vladimir Sánchez explicó que el aparato contará con tres antenas y una de ellas estará destinada al uso de Venezuela, Ecuador, Perú, Argentina y Chile; otra para el resto de los países de la región, y la última exclusivamente para Bolivia.

“Tiene una capacidad de 1.232 mega Hertz en tres bandas de frecuencia, una de las bandas, a través de la antena más grande, es la que cubre toda Sudamérica; por tanto, podríamos decir que el satélite cubrirá todo Sudamérica”, detalló el ministro Sánchez.

Se prevé que el satélite boliviano ingresará en la etapa plena de operaciones en marzo de 2014, y una vez en uso permitirá ampliar la cobertura de Internet, telefonía móvil y televisión, sobre todo en las zonas rurales del país.

El satélite Túpac Katari garantizará “acceso a la conectividad en cada metro cuadrado de nuestro territorio. Es una herramienta que nos va a permitir llevar esa conectividad que hay en las ciudades hacia el resto del país sin ninguna dificultad”, aseguró Zambrana.

Según Zambrana, en su primer año de funcionamiento, el Túpac Katari ocupará dos tercios de su capacidad comercial. “En el exterior también vamos a vender parte de la capacidad de satélite. Hay unas estimaciones preliminares que de alrededor del 20% de la capacidad podría estar vendida en el exterior del país”, declaró el funcionario a la Agencia Boliviana de Información (ABI).

La señal del primer satélite boliviano abarcará toda América del Sur, lo que podría beneficiar a los países de la región interesados en su servicio. Ecuador, Perú y Paraguay manifestaron su interés en comprar servicios satelitales. Zambrana dijo que en la región existen otros mercados potenciales, tales como los de Venezuela, Colombia, Paraguay y Uruguay.

“Existe interés, hay preguntas, hay consultas, señalan determinadas capacidades que se podrían requerir. Ecuador, Perú, Paraguay… hay un par de profesionales de la ABE que está trabajando en eso. Tienen una agenda de entrevistas con los posibles clientes en el exterior del país”, destacó Zambrana.

Hasta ahora los servicios del Túpac Katari se le vendieron a la estatal Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) y se mantiene conversaciones con las operadoras Viva y Tigo para cerrar nuevos acuerdos.

Bolivia prevé obtener ganancias anuales por 20 millones de dólares con el satélite Túpac Katari, estimó Zambrana y dijo que si se utiliza toda su capacidad el gobierno boliviano podría facturar 40 millones de dólares cada año.

La ABE informó que el artefacto fue trasladado hoy hasta las instalaciones del Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en el noroeste de China, desde donde será enviado al espacio.

Además, la Agencia Espacial Boliviana anunció en febrero la adquisición de un segundo satélite para prospección, que permitirá realizar un inventario de los recursos naturales y planificar su uso.