(ABI).- El Presidente Evo Morales promulgó la Ley 429 que amplía el proceso de saneamiento de tierras en el país por cuatro años y pidió a las autoridades del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), encargadas de esa tarea, no ingresar en el “negocio y el chantaje”, pues “es nuestra obligación sanear”. Según el INRA, el saneamiento de tierras en el país, desde octubre de 2006 hasta la fecha alcanzó el 61%, quedando pendiente un 39% que será regularizado en los próximos cuatro años.

“Hemos escuchado en distintas reuniones y hasta concentraciones el pedido clamoroso del movimiento campesino, indígena, originario de ampliar la ley para culminar con el saneamiento de nuestras tierras en Bolivia y mediante la Ministra de Desarrollo Rural enviamos a la Asamblea y ésta aprobó esta Ley y ahora estamos promulgando”, dijo Morales en un acto que se realizó en Palacio de Gobierno.

El Presidente manifestó que algunos dirigentes pretenden apropiarse del INRA para que esa institución esté al servicio de un determinado sector, lo que no es correcto, pues los funcionarios estatales -reflexionó- deben actuar con honestidad y en apego a la legalidad.

La Ley 3501 feneció el 19 de octubre de este año, por lo que se hizo necesario aprobar una nueva norma que permita proseguir con el saneamiento hasta concluir con el total de la tierra en el país. El Jefe de Estado aseguró que hay una “enorme” diferencia entre lo que hicieron los gobiernos neoliberales y lo que hizo el actual gobierno de la Revolución Democrática y Cultural en materia de saneamiento.

Por ejemplo, dijo que entre 1996 y 2005 la hectárea saneada costaba en promedio cerca de 10 dólares y se logró sanear 9 millones de hectáreas, mientras que entre 2006 y 2013 se saneó 57 millones de hectáreas con un costo de 1,8 dólares por hectárea. Antes, en 10 años, mencionó que se entregó 26.147 títulos ejecutoriados de tierras, en cambio en la actual gestión se firmó 396.681 títulos. Los beneficiados suman, en los 10 años anteriores, 174.963 familias, mientras en la actualidad son 1.117.804 familias.

Morales destacó que con la “mal llamada” Reforma Agraria de los años 50 y posteriormente con el apogeo del modelo neoliberal la tierra se concentró en pocas manos y benefició a pocas familias. Por ejemplo, el sector de los pequeños campesinos tenía 17 millones de hectáreas frente al empresariado que contaba con 39 millones de hectáreas.

Esa situación se revirtió en la actualidad y la tierra en manos de campesinos, pequeños productores suma 38 millones de hectáreas, mientras que los predios en manos de los empresarios ascienden a 4 millones de hectáreas. “Esa es la revolución agraria”, afirmó.

Por su parte, el director del INRA Juanito Tapia explicó que la Ley 429, que establece la ampliación del saneamiento de tierras en el país por cuatro años (hasta 2017), permitirá concluir cualquier proceso de saneamiento iniciado, incluso, al término de fecha de vencimiento de la ampliación de la norma.

“La Ley 429 que amplía el plazo de saneamiento, en su artículo transitorio dispone que los procesos de saneamiento, que a la conclusión del plazo establecido en la norma, deberán procesarse hasta su conclusión por el INRA en el marco de la normativa vigente agraria”, señaló a la agencia ABI.

Tapia explicó que si un proceso se inició el 31 de diciembre de 2017, fecha en la que fenece la ampliación para el saneamiento de tierras en el país, el INRA deberá realizar el trabajo hasta concluir el proceso. En ese marco, dijo que los cuatro años de ampliación para el saneamiento de tierras “podrían ser más que suficientes”, si se cuenta con los recursos necesarios, para sanear los restantes 40 millones de hectáreas a nivel nacional.

“Para ello vamos a requerir un presupuesto aproximado de 89 millones de dólares, además de la cooperación de las gobernaciones y municipios y comunidades que pongan una contraparte para ayudar que el proceso de saneamiento vaya más rápido y así se puedan intervenir más áreas”, manifestó.

Según el INRA, entre 2006 y 2013 el 61% de las 106 millones de hectáreas de tierras existentes en el país fue saneado. Del total saneado, 66 millones de hectáreas ya fueron tituladas y entregadas a productores y campesinos, y 23 millones fueron declaradas tierras fiscales disponibles y no disponibles.

El pasado viernes, el director regional del INRA Oruro Julio Cepeda destacó el avance de 92% en el proceso de saneamiento y titulación de tierras en el departamento de Oruro. “En el proceso de saneamiento y titulación hemos tenido un avance del 92% de un total de 5,3 millones de hectáreas”, y apenas queda un 8% de predios pendientes a ser saneados.