Panamá, La Habana, Camagüey, Washington, El Cairo, Ottawa y La Paz (PL y Bolpress).- Los juegos electrónicos y las redes sociales como Facebook o Twitter tienden a empobrecer la lengua española y a desvirtuar la palabra escrita, arrojando los escombros a la pequeña pantalla del teléfono celular, advirtieron expertos e intelectuales en el VI Congreso de la Lengua Española celebrado en Panamá.

El 23 de octubre se clausuró el VI Congreso de la Lengua Española luego de cuatro días de debates con la participación de aldedor de 2.500 delegados, de ellos 212 escritores y académicos de 30 países de Europa, América, África y Asia, una cantidad impresionante de no solamente hispanoparlantes, sino también representantes de otros grupos sociales cuya lengua materna es el Español, como Estados Unidos, Italia y otros. También asistieron expertos de Guinea Ecuatorial, en África; Filipinas, en Asia y otros en los que conviven importantes comunidades de hispanoparlantes. (1)

Participaron en las reflexiones los intelectuales Baltasar Brito, Mario Frías Infante, Nancy Morejón, José Manuel Blecua, Víctor García de la Concha, Andrés Gallardo, Carmen Iglesias, Juan Gil Fernández, Teresa Férriz Roure, Marcos Carías Zapata, Pedro Lastra, Abel Posse, Francisco Arellano Oviedo, Briseida Bloise, William Ospina, Álvaro Marchesi, Roberto Igarza, Marco Martos, Juan Luis Cebrián, y Antonio Skármeta, entre muchos otros. (2)

El congreso fue dividido en cuatro secciones y cada una de ellas en numerosos paneles y plenarias para que los delegados pudieran participar de manera activa en los debates con una agenda extremadamente amplia y complicada.

En la primera sección, responsables de las 22 Academias de la Lengua Española, directores de bibliotecas nacionales, editores y otros expertos debatieron el lema “El español en el libro: del Atlántico al mar del Sur”. La segunda sección se dedicó a la industria del libro, y la tercera al libro, lectura y educación. La cuarta y última sección reflexionó sobre los procesos creativos y comunicativos desencadenados en torno al libro y a otros tipos de textos.

El idioma español es un solo árbol, pero con muchas ramas y cada uno somos una hoja, ilustró el director del Instituto Cervantes Víctor García de la Concha en la ceremonia inaugural del VI Congreso de la Lengua Española, antes de hacer un amplio recuento de los cinco congresos anteriores, el primero de ellos en 1997 en Zacatecas, México, a iniciativa del escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.

Que el español siga siendo lengua hablada, leída, escrita, amada, cantada, venerada y enriquecida en tiempos en que las redes sociales reinan, fue una constante en los llamamientos, debates y reflexiones en numerosos paneles, donde se oyó un vibrante alegato en defensa del uso correcto de la lengua, pero sin cerrarse a los aportes de cada país hispanohablante y de otros idiomas.

En el Centro de Convenciones Atlapa de la capital panameña se alertó sobre las amenazas que se ciernen sobre el idioma cervantino, como por ejemplo el declive de la lectura de libros. Peor aún: la lengua educada puede quedar atrás y corre el riesgo de ser lanzada al desván. Cada día es más dura la competencia con el Facebook, Play Station o Twitter, martillos neumáticos que desbaratan la palabra escrita y tiran sus escombros a la pequeña pantalla del celular como depósito de chatarra. (3)

El VI Congreso llamó a amar el idioma, respetarlo, quererlo, protegerlo, aunque reconoció que la única manera de hacerlo es reduciendo la brecha entre las pocas personas que tienen mucho, y los muchos que tienen poco, para reducir también el espacio que separa a los que pueden comprar libros y los que no pueden.

Tan importante como lo anterior es eliminar el insondable abismo entre los que saben leer, pero no entienden o no quieren entender lo que han leído, y los que no saben leer por no haber podido asistir a la escuela.

Notas:

1. El español figura hoy como la tercera lengua extranjera más hablada en Canadá y registra una mayor tasa de crecimiento desde 2006, según los datos del censo realizado en 2011. Statistics Canada revela que 439.110 personas hablan español en sus casas, lo cual representa un avance de 32% en el último lustro. El incremento es palpable incluso en provincias como Quebec, mayoritariamente francófona, donde la cifra de hispanoparlantes creció de 114.295 a 141 mil en el periodo 2006-2011. En la lista de las lenguas extranjeras más habladas en Canadá, el español solo es superado por el punjabi, con 460 mil hablantes, y el chino con 441 mil.

Según el Buró Nacional del Censo (BNC), el español continúa como la lengua más hablada en Estados Unidos después del inglés. Cerca de 37,6 millones de personas hablaban castellano en casa hasta finales del año pasado, lo que significa un crecimiento de 11 millones en comparación con 1980.

2. En la ceremonia inaugural en el Teatro Anayansi compartieron micrófono los escritores Mario Vargas Llosa, el nicaragüense Sergio Ramírez y el panameño Jorge Eduardo Ritter. Entre los invitados especiales figuraron William Ospina, Laura Restrepo, Héctor Abad Faciolince, Juan Villoro, Alonso Cueto y Rosa María Britton. Representó a Cuba la directora de la Academia Cubana de la Lengua Nancy Morejón. Su compatriota Ana María González Mafud, doctora en Ciencias Filológicas y master en Lingüística Hispánica, participó en el panel Alfabetización en contextos multiculturales Mientras que Rogelio Rodríguez Coronel, director de la revista de la Universidad de la Habana, decano de la Facultad de Artes y Letras, y profesor principal de Literatura Latinoamericana intervino en literatura hispánica y redes trasatlánticas.

3. En el XIII Simposio Internacional de Comunicación Social celebrado en Santiago de Cuba, la pedagoga cubana María Dolores Ortiz instó a cuidar el idioma español, defender su pulcritud y pureza y preservarlo ante nocivas corrientes que lo desvirtúan. Criticó especialmente el mal uso del verbo haber con “perlas” como ‘habemos‘ y ‘hubieron‘, y de frases con inadecuado empleo de preposiciones como “de acuerdo a”. De persistir y aumentar las agresiones al buen hablar, Ortiz alertó del peligro de que un día no podamos entendernos pese a usar el mismo idioma.

Más información en http://rae.es/la-institucion/politica-linguistica-panhispanica/congresos-asale