Ucrania.- La televisión, la radio, el Internet y la prensa en papel de Europa, Norteamérica y América Latina relatan y muestran mucho sobre los conflictos en Libia, Egipto, Siria y Malí, pero simultáneamente casi ignoran y omiten la guerra en la República Centroafricana (RC), víctima de la agresión extranjera de los terroristas de Séléka, desde Sudán y Chad.

Se puede comparar la invasión extranjera a la RC en 2012 con las invasiones extranjeras a Guatemala en 1954 y a Timor Leste en 1975. La RC es u país francófono; de hecho es la parte inherente de la civilización francesa y europea. Por esto los europeos (y los latinoamericanos también) están obligados a salvar a la RC de las garras de los terroristas sudaneses y chadianos, cueste lo que cueste.

los europeos y latinoamericanos deben concentrar su atención y sus esfuerzos en la urgente salvación de RC, olvidando temporalmente a Libia, Egipto, Siria y Malí. En particular, es necesario expulsar a los terroristas sudaneses y chadianos de la ciudad Bria y de los grandes yacimientos de diamantes alrededor de la urbe en la prefectura Haute-Kotto, considerando que los diamantes son cruciales para la economía centroafricana.

La mejor solución a la crisis en la RC sería el establecimiento de la administración provisional de la Organización de Naciones Unidas, según el ejemplo y el precedente jurídico de Timor Leste. La ONU administró Timor Leste de manera provisional entre 1999 y 2002.

La guerra actual en la RC se distingue por su intensidad y por el carácter de las guerras pasadas en la región. En 1996 y 1997, y después entre 2001 y 2003, ocurrieron típicas guerras civiles con la participación de los extranjeros. Pero desde 2012 la RC sufre la agresión extranjera enmascarada por la guerra civil y el golpe de Estado perpetrado por los invasores de Sudán y Chad. Recordando la historia, la agresión extranjera a Guatemala en 1954 también fue enmascarada por la guerra civil y el golpe de Estado, en este caso por los invasores de Norteamérica y de Honduras.

Según los testimonios de los centroafricanos, ahora los combates, las matanzas, las destrucciones, los saqueos y pillajes desde el año 2012 son en muchas veces más horribles y devastadores que durante las guerras pasadas en 1996, 1997, 2001, 2002 y 2003.

¿Cuáles son las causas de la actual catástrofe centroafricana? Entre 2001 y 2003, aprovechando el caos durante la guerra civil, en la sabana árida en el norte extremo de la RC, alrededor de las ciudades Birao y Ndélé, aparecieron los primeros grupos de terroristas sudaneses, chadianos y centroafricanos del lugar.

Entre 2003 y 2012 la RC vivía en relativa tranquilidad, pero en aquel período en el norte extremo (en las prefecturas Vakaga y Bamingui-Bangoran) los centroafricanos guerreaban contra los terroristas. Y también en el Oriente Extremo, alrededor de la ciudad Obo, los centroafricanos rechazaban las incursiones de otros terroristas de Lord’s Resistance Army LRA desde Uganda, Zaire (Congo-Kinshasa) y Sudán del Sur.

Las revoluciones de 2011 en Tunisia, Egipto y Libia indirectamente dieron el ímpetu a la guerra en la RC. En primer lugar, durante la revolución, la guerra y el caos en Libia fueron saqueados los depósitos militares. Gran parte de las armas robadas fue hallada en manos de los terroristas de Malí, Sudán, Chad y del norte extremo de la RC.

En segundo lugar, centenas de miles de africanos negros y árabes blancos se fugaron o fueron expulsados de Libia, y algunos optaron por adherirse a los terroristas. En tercer lugar, miles de terroristas fueron liberados (como los “prisioneros políticos”) o escaparon de las cárceles durante las revoluciones en Tunisia, Egipto y Libia, renovando y continuando su actividad terrorista después de su liberación.

Esos tres factores fortalecieron mucho a los terroristas, quizás contra el deseo de los revolucionarios árabes. Luego, en 2012, en el norte extremo de la RC los 25 mil terroristas se unieron a la agrupación armada Séléka. La mitad o la mayoría son ciudadanos de Sudán y Chad, el resto son centroafricanos del norte extremo de la RC (las prefecturas Vakaga y Bamingui-Bangoran). Por la información de los enemigos de Séléka, 90% de los terroristas son ciudadanos de Sudán y Chad.

De hecho algunas horas antes del fin del Calendario Maya, en la madrugada el 18 de diciembre de 2012, los terroristas de Séléka agredieron a la ciudad Bria y en la tarde del mismo día consiguieron tomarla junto con los yacimientos de diamantes. Luego todos los almacenes y mercados de la rica ciudad diamantina fueron saqueados, y todos los automóviles y camiones fueron confiscados.

En el fin de la Época Vieja de los Mayas se reveló el verdadero fin del mundo para la ciudad Bria, y para la RC también. Los terroristas de Séléka usaron los automóviles y camiones confiscados para avanzar hacia la capital.

La RC tenía un ejército pequeño integrado por cinco mil militares. El gobierno y los empresarios diamantinos, por su despreocupación, no financiaban a su ejército en la cantidad necesaria, pese a que la RC tenía el dinero gracias a la exportación de diamantes. Este caso representa un triste ejemplo del proverbio “Quién no quiere abastecer a su propio ejército, abastecerá al ejército extranjero”.

Luego de la caída de la ciudad Bria, el 18 o 19 de diciembre de 2012 el gobierno de Chad envió las tropas chadianas a la RC como ayuda militar al poder legítimo. Pero el gobierno chadiano fingía. Las tropas chadianas imitaban la lucha y no participaban en los combates.

Durante los violentos combates el 22, 23 y 24 de marzo de 2013 los terroristas de Séléka tomaron la capital Bangui. En la defensa de la ciudad murieron 13 militares sudafricanos del contingente de paz, y cerca de 40 militares sudafricanos resultaron heridos.

Es necesario llamar la atención sobre las dos amenazas que vienen de Séléka. En primer lugar los terroristas de Séléka exigen y quieren adherirse al ejército centroafricano y convertirlo totalmente. Naturalmente, unir mil de militares del ejército centroafricano con 25 mil de terroristas de Séléka significa convertir un ejército minúsculo en una fuerza gigantesca.

Entonces el ejército patriótico se convierte y se transforma al anti-ejército, un pseudo ejército mercenario al servicio de los extranjeros. Por esto es necesario exigir la expulsión total de los ex-combatantes de Séléka del ejército centroafricano.

La segunda amenaza: Los terroristas de Séléka intentarán legitimizar su poder mediante las elecciones. Ellos podrían tomar la mayoría de los mandatos en el Parlamento y ganar el cargo del Presidente mediante la falsificación de los votos y la intimidación al pueblo al estilo guatemalteco.

El triste proverbio de Europa Oriental desde los tiempos de Stalin y Hitler dice: “No importa quién y cómo vota, importa quién y cómo calcula los votos”. Considerando todo esto, elecciones libres y verdaderas solo serán posibles después de la liberación de la RC. En todo el mundo hay que organizar con urgencia el movimiento de la solidaridad con el pueblo centroafricano.

Hay que ayudar a 50 mil de pigmeos

Los pigmeos son el pueblo indígena más vulnerable y el más antiguo de la RC. Los pigmeos dicen: “Se puede sacar al pigmeo de la jungla, pero de ninguna manera se puede sacar la jungla del alma del pigmeo”. Considerando tal cosmovisión, es necesario mantener, defender y ampliar los territorios autónomos o reservados para los pigmeos y, cueste lo que cueste, conservar la fauna y flora en esas reservas. Y es necesario también crear una densa red de “escuelas forestales” para los pigmeos.

Los pigmeos (les Pygmées) eran los únicos habitantes de la RC durante dos mil años, desde el año 2000 antes de Cristo hasta el comienzo de nueva era. Durante los primeros 1750 años de la nueva era las tierras de la RC fueron ocupadas gradualmente por otras tribus. En el año 1750 en la RC y en tierras colindantes vivían las tribus de cuatro familias étnico-lingüísticas: bantú, pigmeos, adamawa, nilotes occidentales. Las tribus bantú junto con los pigmeos habitaban el Occidente Extremo, al oeste del río Lobaye.

Las tribus con el nombre convencional “adamawa” habitaban en la cuenca de los ríos Ubangi (Oubangui) y Mbomou (Mbomu), desde el río Lobaye en oeste hasta la actual ciudad Obo y hasta la frontera con Sudán en este. La capital Bangui se ubica en la tierra de las tribus adamawa. Algunos grupos de los adamawa habitaban la cuenca del lago Chad junto con los “nilotes occidentales”.

Además de la RC, las tribus adamawa habitaban Camerún del Norte y las costas del sur de los ríos Ubangi (Oubangui) y Mbomou (Mbomu) en el lado de Zaire (Congo-Kinshasa). Y también existían pequeños grupos adamawa en Sudán del Sur. Las tribus con el nombre convencional “nilotes occidentales” habitaban en la cuenca del lago Chad. Además los nilotes occidentales (baguirmi, sara y otros) habitaban Chad del Sur. Los nilotes occidentales (o los nilóticos occidentales) son los parientes lejanos de los nilotes (o nilóticos) en Sudán del Sur, Uganda, Zaire (Congo-Kinshasa) y Kenya.

En 1750 en la cuenca del lago Chad que ahora pertenece a la RC habitaban los nilotes occidentales junto con los adamawa. Entre los años 1750 y 1850 las tribus fulbe (fulani, peul) conquistaron a las tribus adamawa en Camerún del Norte, pero ellos fueron detenidos cerca del año 1850 en la frontera con la actual RC. Además de las tribus adamawa ya presentes en la RC en el año 1750, muchas tribus adamawa se trasladaron desde Camerún del Norte y se domiciliaron en la RC entre los años 1750 y 1850 por la presión de los fulbe (fulani).

Entre 1750 y 1800 pequeños grupos árabes penetraron al norte extremo de la RC (las actuales prefecturas Vakaga y Bamingui-Bangoran), desde Sudán a la tierra de los nilotes occidentales. Entre 1800 y 1905 se sucedieron las incursiones de los árabes desde el norte extremo de la RC a la parte mayor de la LC. En 1889 los franceses fundaron la ciudad Bangui. Así, desde 1889, la civilización francesa está presente en la RC.

Antes de 1905 los franceses conquistaron toda la cuenca de los ríos Oubangui y Mbomou en la actual RC. Y también antes de 1905 Francia conquistó todas las tierras de Congo-Brazzaville y Gabón. Entre 1885 y 1905 gradualmente fueron definidas las fronteras entre Congo Bélgico (actual Congo-Kinshasa) y las colonias francesas. Antes de 1912 los franceses conquistaron la cuenca del lago Chad, y también Chad del Sur. En 1910 fue creada “Afrique Equatoriale Française” (con la capital en Brazzaville) en las tierras donde ahora se ubican Congo-Brazzaville, Gabón, Centroafricana y Chad del Sur.

En 1911 y 1912, según el tratado de 1911, Francia entregó a Alemania tierras en el Occidente de la RC (con las ciudades Bouar, Berbérati y Nola), la parte de Gabón y parte de Congo-Brazzaville. Entre 1912 y 1914 las tierras entregadas pertenecían a Camerún Alemán.

Durante la Primera Guerra Mundial, entre 1914 y 1916, las tropas francesas reconquistaron todos los territorios perdidos y en 1916 las tropas alemanas en Camerún Alemán se rindieron. Las tierras reconquistadas (en 1914, 1915, 1916) fueron inmediatamente reintegradas a “Afrique Equatoriale Française”. Entre 1912 y 1936 los franceses gradualmente conquistaron Chad del Norte en el desierto Sahara. Entre 1928 y 1931 en la RC y en toda África Ecuatorial Francesa acontecían grandes rebeliones armadas contra la administración colonial.

Antes de 1936 el gobierno de Francia muchas veces tuvo que cambiar las fronteras internas dentro de “Afrique Equatoriale Française”. Las fronteras actuales de la RC, Congo-Brazzaville, Chad y Gabón existen desde entonces. Entre 1936 y 1958 “Afrique Equatoriale Française” estaba integrada por cuatro provincias autosuficientes: 1.Centroafricana (Centrafrique, Oubangui-Chari), 2.Congo-Brazzaville (Moyen-Congo), 3.Chad (Tchad), 4.Gabón.

Desde 1936 la RC existe como la unidad político-administrativa, económica y cultural con sus fronteras estables, así como otras tres provincias de “Afrique Equatoriale Française”. A partir de 1936 el nivel de vida de los centroafricanos y de otros habitantes de África Ecuatorial Francesa comenzó a mejorar gradualmente. Entre 1958 y 1960 la RC existía como Estado Autónomo y Semi-Soberano bajo la tutela de Francia, y en 1960 obtuvo jurídicamente la soberanía completa.

Los dos idiomas de la RC que prevalecen en todas las esferas de la vida son el francés y el sango. La lengua sango se formó como la lengua literaria entre los años 1889 y 1950, a partir de la fundación de la ciudad Bangui en 1889. Como la lengua desarrollada, el sango (sangho) existe desde el año 1970. Su gramática es de origen de las lenguas adamawa (adamaoua). En el léxico del sango, el 50% consiste en las palabras de origen francés, 40% de palabras de origen adamawa y 10% de origen de las lenguas de bantú, pigmeos y nilotes occidentales.

La RC es un país mucho más educado y civilizado que Egipto, Sudán, Chad y Malí. Un ejemplo: durante muchos siglos y hasta ahora 90% de las niñas en Egipto, Sudán del Norte y Malí sufren la mutilación genital femenina. De Sudan del Sur no hay información. En Chad cerca de la mitad de las niñas sufre la mutilación genital femenina, pero en la RC esa costumbre nociva tiende a desaparecer.

En 1950 cerca de la mitad de las niñas centroafricanas sufrieron mutilación genital femenina. En 2010 entre 25% y 10% de las niñas centroafricanas sufrieron la mutilación. La cifra más verosímil es 15% de las niñas centroafricanas fueron víctimas de esa práctica en los años 2010 y 2011. El dañoso rito de la mutilación genital femenina se concentra en las prefecturas Vakaga y Bamingui-Bangoran, y de hecho ya está casi ausente fuera del norte extremo de la RC.

* Geógrafo y el escritor, bienvoeu@gmail.com