(Agencias).- La tarde de ayer fue posesionado como embajador de Bolivia ante la República de Panamá el contraalmirante Landelino Rafael Bandeira Arze, quien fuera designado prefecto de Pando el 17 de septiembre de 2008, un día después de la detención de Leopoldo Fernández, encausado como principal responsable de la Masacre de Porvenir con saldó de 13 muertos.

Bandeiras se desempeñaba como jefe del Estado Mayor de la Fuerza Naval cuando el Presidente Evo Morales lo nombró prefecto interino de Pando por decreto supremo. Posteriormente se vio involucrado en un sonado caso de contrabando junto al actual ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana, y en abril de 2010 el Presidente lo ascendió al grado de contraalmirante.

Este miércoles, el canciller David Choquehuanca posesionó a Bandeira como embajador en Panamá, 24 horas después de la denuncia que hiciera a la red Erbol el investigador y documentalista César Brie sobre la presunta falsificación de certificados de defunción de tres estudiantes normalistas que perdieron la vida en la masacre ocurrida en el departamento de Pando en septiembre de 2008.

Brie reveló que una médico de apellido Hinojosa Saavedra falsificó las autopsias de tres estudiantes normalistas por la prisa de acelerar el encarcelamiento del ex prefecto Fernández. “Tres autopsias de los estudiantes (normalistas) fueron falsificadas por la doctora Hinojosa Saavedra, copiadas exactamente del soldado Tinini Alvarado, que muere el día siguiente -12 de septiembre- en el aeropuerto (de Cobija). Esa autopsia es copiada para los tres cuerpos que llegan a (la ciudad de) La Paz, para en ese momento tener una prueba para poder arrestar al Prefecto de Pando Leopoldo Fernández”, manifestó Brie en un contacto vía Skype con el periodista Pedro Raúl Gemio de la red Erbol.

Este jueves el ex prefecto Bandeira admitió que no se obró correctamente con el protocolo forense en la autopsia practicada a las víctimas de la Masacre de Porvenir en 2008, aunque aclaró que “no es que se hayan adulterado (documentos de las autopsias); lo que pasa es que en Pando la falta de presencia de profesionales probos capaces, sin desmerecer a nadie, muchos galenos han tenido que actuar rápidamente como forenses, por la situación crítica que se vivía”, justificó el flamante diplomático en declaraciones a la red Erbol.

Bandeira explicó que los médicos que elaboraron los informes forenses “hicieron lo que han podido. Lo que pasa es que ellos acreditaban las muertes a un shock hipovolémico por alguna cosa ¿no?, pero no por el impacto de bala que hubo. Temas de esa naturaleza es que hay la diferencia. Ustedes han tenido la oportunidad de acceder y ver el documental. La justicia tiene que hacer su trabajo responsable y mientras más pronto termine (mejor)”, afirmó.

Además, Bandeira reveló que “ha venido un perito profesional internacional a revisar lo que se ha hecho. Se hizo extracción de los cadáveres nuevamente de sus tumbas para hacer un análisis y él hizo un informe profesional. Al final tiene el grado (de) gravitación. Las autoridades deben determinar (su veracidad)”.