(PL y ABI).- El gobierno de Bolivia negó una supuesta remoción de cuatro señalizaciones o hitos fronterizos por soldados chilenos, denunciada semanas atrás por un campesino aymara.

El 25 de agosto, el poblador Jacinto Mollo Atora denunció por escrito a la Asamblea Legislativa Departamental de Oruro que al menos 25 gendarmes chilenos, que se transportaban en ocho vehículos, incursionaron en territorio boliviano y removieron cuatro hitos fronterizos.

El líder originario boliviano denunció que los uniformados chilenos removieron los postes de piedra que delimitan los territorios de las dos naciones. No obstante, una inspección realizada el pasado jueves por la Segunda División de Ejército boliviano no pudo evidenciar la remoción de los hitos.

El ministro de Defensa Rubén Saavedra explicó que tras una investigación realizada por una comisión de especialistas y militares bolivianos se descartó la denuncia sobre el cambio de la posición de los señalamientos. “Yo quiero ser muy categórico. Acá no hubo ninguna remoción de hitos”, dijo Saavedra a la red de medios gubernamentales.

Bolivia y Chile comparten una frontera de 975 kilómetros, que abarcan los departamentos de Oruro y Potosí y sostienen un diferendo bilateral tras la usurpación de los territorios costeros bolivianos tras una guerra a finales del siglo XIX. Las dos naciones, sin relaciones a nivel de embajadores desde 1978, vivieron un conflicto fronterizo en febrero pasado, cuando tres reclutas bolivianos fueron apresados por incursionar en territorio chileno cuando perseguían a un grupo de contrabandistas.