(Agencias).- El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, en coordinación con la Dirección General de Seguridad Fronteriza del Ministerio de Defensa, investiga el supuesto ingreso de gendarmes chilenos a territorio boliviano a la altura del sector Anexo Jamaña, entre los hitos XXIV y XXVI del límite internacional con Chile. El ciudadano boliviano Jacinto Mollo Atora, miembro de la comunidad Cahuana, provincia Sabaya del departamento de Oruro, denunció que el pasado sábado uniformados chilenos ingresaron al territorio nacional y procedieron a la remoción de hitos.

La Dirección General de Límites dependiente de la Cancillería anunció que realizará una inspección en la zona para verificar la denuncia. “Para tranquilidad de los pobladores de la región mencionada y ciudadanía en general, informamos que en caso de haberse producido la destrucción de un hito por causas naturales o de carácter vandálico, el hito será repuesto en su mismo lugar por la Comisión Mixta de Límites”, comunicó la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó que la verificación en campo esta a cargo de una Comisión Especial integrada por funcionarios de la Dirección de Límites de Cancillería y el Instituto Geográfico Militar, este viernes 6 de septiembre en la región orureña de Sabaya.

Bolivia y Chile mantienen tortuosas relaciones por el centenario reclamo marítimo, y se tensionaron aún más en febrero de este año luego de la detención de tres soldados bolivianos que cruzaron la frontera en su intento de detener a contrabandistas de vehículos. Los conscriptos fueron liberados un mes después y proclamados “héroes del mar” por el Presidente Evo Morales.

El Presidente Morales recriminó recientemente a su homólogo chileno Sebastián Piñera por haber paralizado el desminado en la frontera de ambos países, incumpliendo la Convención de Ottawa suscrita por Chile en 1997 y refrendada por Bolivia en 2002. La Convención de Ottawa establece que cada país signatario del documento debe destruir todas las minas antipersonales colocadas en las zonas que estén bajo su jurisdicción o control, lo “antes posible” y en un plazo máximo de 10 años, a partir de la vigencia del tratado.

“Algunos presidentes de Chile avanzaron, pero creo que ni siquiera han llegado al 30% del desminado, tengo la información, espero no equivocarme, de que Piñera totalmente ha paralizado el desminado entre Bolivia y Chile”, denunció Morales en una entrevista con medios estatales a fines de agosto. Según el ministro de Defensa boliviano Rubén Saavedra reveló que el gobierno chileno solicitó una ampliación de 10 años más para retirar cientos de miles de minas antipersonales y antitanques sembradas en la frontera con Argentina, Bolivia y Perú entre 1973 y 1980 por militares de la dictadura de Augusto Pinochet.

La Comisión Nacional de Desminado de Chile (Cnad) explicó que la mayor parte de los explosivos fueron instalados por el Estado en la década de los 70, a causa de sucesivas crisis con naciones vecinas. Las minas antipersonales, así como las antitanques que se colocaron entonces obedecían a una estrategia defensiva.

El 16 de agosto el ciudadano peruano Elvis Apaza de 32 años de edad fue herido gravemente por una mina antipersonal en la zona fronteriza, cuando intentaba ingresar de forma ilegal a territorio chileno en busca de trabajo.

La Cnad en las últimas cuatro décadas las minas antipersonales mataron a 29 personas y lesionaron a 122, el 60% efectivos de las fuerzas armadas y 40% civiles. “Existe un grado de accidentalidad mayor en fuerzas militares con minas terrestres, mientras que la población civil ha tenido más accidentes con restos de explosivos”, detalló el secretario ejecutivo de la Cnad coronel Juan Mendoza en una entrevista con el diario La Tercera.

La Cnad comenzó a desactivar un total de 181.814 minas terrestres ubicadas en 199 áreas de una extensión de 23,2 millones de metros cuadrados. Hasta el momento habría destruido menos del 50% de los explosivos. “Estamos trabajando en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, donde se encuentra prácticamente el 90% del volumen del trabajo que tenemos que realizar”, informó Mendoza a La Tercera.

Con información de Prensa Latina, ABI, y agenciasulan.org