En el año 2011, casi un cuarto de la población europea (el 24,2%), es decir 120 millones de personas, vivían bajo la amenaza de la pobreza o de la exclusión social. Caritas Internationalis ha considerado que 80 millones de éstos vivían por debajo de la línea de pobreza, entre ellos, la cuarta parte eran niños.

El aumento de la pobreza en el Viejo Mundo es inquietante. La Unión Europea cita entre las privaciones más importantes, la dificultad de pagar los alquileres de las habitaciones, la imposibilidad de pagar la calefacción durante los rígidos inviernos, o la compra de alimentos básicos como la carne o la leche. Todo esto lo ha revelado una radiografía sobre la situación social hecha por la Agencia Europea de Estadística.

Los países más pobres y con mayor dificultad se encuentran entre los del Este de Europa. Rumania es uno de los más pobres. Las estadísticas determinan que alrededor de 3 millones de rumanos se encuentran en pobreza absoluta y los más damnificados son los jubilados. El riesgo de exclusión social o pobreza de la población búlgara es del 49%, en Letonia del 33% en Lituania, Grecia y Hungría del 31%. También Polonia, Ucrania, República Checa y Moldavia se encuentran en la misma situación.

Si se analiza la pobreza monetaria, entre los países a riesgo está también España. El aumento de la pobreza es alarmante. El 22% de los hogares españoles viven por debajo del umbral de la pobreza.

En el mundo, según el último informe sobre pobreza, cada minuto que pasa surgen cien pobres.

******

Pobreza relativa afecta a 13 millones de niños europeos

Alrededor de 13 millones de niños padecen pobreza relativa o privaciones en los países de Europa, reveló el informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) “Niños pobres en países ricos”. El estudio abarcó a los 27 miembros de la Unión Europea, más Islandia, Noruega, Suiza, Canadá, Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda, y analiza dos grandes variantes, una de ellas la llamada pobreza relativa, la cual corresponde a los infantes de hogares donde el ingreso es equivalente a la mitad del promedio nacional. La otra es la situación de privación, que ocurre cuando un menor carece de dos o más de los 14 elementos considerados indispensables, como la alimentación, condiciones para estudiar, libros adecuados a su nivel de conocimientos y otros.

La situación más grave en el denominado viejo continente se vive en Rumanía, Bulgaria y Hungría, y la mejor corresponde a Islandia, Suecia y Noruega. Para combatir estos flagelos, Francia ocupa el primer lugar europeo con un gasto de 3,7% del Producto Interno Bruto, pero a pesar a ello aún el 10,1% de niños sufre carencias y 8,8% está en pobreza relativa.