En los últimos tres años las reservas probadas de gas en Bolivia se redujeron de 9,94 a 8,1 trillones de pies cúbicos (TCFs), pero YPFB esperar recuperar existencias cuando se certifiquen nuevas reservas hidrocarburíferas cuantificadas en alrededor de 3 TCFs, informó el viceministro de Exploración y Explotación de Hidrocarburos Eduardo Alarcón en la Audiencia Parcial de Rendición Pública de Cuentas 2013.

Las reservas probadas de gas en Bolivia subieron de 4,2 a 26,7 TCFs en el período 1997-2004, y luego la consultora DeGolyer and MacNaughton (DyM) estimó que las reservas gasíferas llegaban a 12,8 TCF en 2005. La firma estadounidense Ryder Scott, contratada por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para actualizar datos, concluyó que hasta el 31 de diciembre de 2009 Bolivia tenía 9,94 TCF de reservas probadas de gas, 13,65 TCF de reservas probables y 19,92 TCF de reservas posibles.

Hasta el 31 de diciembre de 2012 se cuantificó en el país 11,2 TCFs de reservas probadas de gas, anunció en mayo de 2013 el presidente de YPFB Carlos Villegas, al parecer sin descontar los casi 2 TCFs explotados y exportados desde enero de 2010. El viceministro Eduardo Alarcón tuvo que corregir el dato este lunes en la Audiencia Parcial de Rendición Pública de Cuentas 2013.

“Si haríamos referencia sólo a las reservas probadas certificadas (9,94 TCF) y lo explotado en este tiempo, sólo tendríamos 8,16 TCFs, lo cual no representa un problema de diminución de reservas, sino que es un proceso normal… Se van a incrementar las reservas cuando se hagan efectivos ocho contratos (de exploración/explotación) en la Asamblea Legislativa Plurinacional, uno aprobado y los otros en trámite”, explicó ayer el viceministro Alarcón.

YPFB contrató a una empresa especializada para cuantificar y certificar con exactitud los volúmenes de gas natural, condensados y petróleo que existen en Bolivia. “El Ministerio de Hidrocarburos y Energía, a través de YPFB y las empresas operadoras, estamos cuantificando recursos que antes no fueron certificados, sobre todo en los importantes campos de Aquío e Incahuasi operados por Total. También contamos con nuevos campos como el de Río Grande, Topinquiri, Dorado, Carrasco Este y otros más pequeños, con los que se llega a una cuantificación de alrededor de 3 TCFs, que sumados a los 8,16 TCFs que teníamos, superaríamos los 11 TCFs de reservas de gas natural”, detalló el viceministro.

El ministro de Hidrocarburos y Energía Juan José Sosa aseguró que prácticamente el 50% del territorio nacional tiene potencial hidrocarburífero, y “a la fecha hemos firmado 43 contratos de operación que corresponden sólo al 5% del total que tiene el país”.

YPFB cuenta con 98 áreas reservadas para exploración y explotación de hidrocarburos en zonas tradicionales y no tradicionales, por sí sola o a través de contratos de operación o Sociedades Anónimas Mixtas. Esas áreas “representan el 44% del área con potencial hidrocarburífero que tiene en el país”, que sumadas a los predios con contratos de operación constituyen el 49% del territorio nacional con potencial hidrocarburífero. Eso significa que “tenemos áreas libres que representan el 51% del total del área potencial, de manera que hay mucho trabajo por hacer y estamos encaminados en ello”, valoró el ministro Sosa.

El gran problema es que al menos 54 áreas reservadas para YPFB se sobreponen en una proporción mayor al 20% a tierras comunitarias de origen y 31 se superponen a áreas protegidas, según el Informe Nacional de Coyuntura N. 187 de la Fundación Milenio. Por ejemplo, mediante decreto 0676, el gobierno adjudicó a la petrolera estatal más de 690 mil hectáreas en el Parque Madidi; al menos 154 mil hectáreas en el área de manejo integrado Aguaragüe; 100 mil hectáreas en el área de manejo integrado Iñao, y más de 723 mil hectáreas en el TIPNIS.

Según la Fundación Milenio, los bloques Río Hondo (ubicado entre los departamentos de La Paz, Beni y Cochabamba), Sécure 19, Sécure 20 (Beni y Cochabamba) y Chispani (Cochabamba y parte de La Paz) se sobreponen al TIPNIS. Solo los bloques Sécure y Chispani tendrían 1,6 TCF de gas natural y 196 MMBbl de petróleo.

El Vicepresidente Álvaro García Linera confirmó que el gobierno autorizará en breve la explotación petrolera en áreas protegidas y TCOs. Para ello, el Poder Ejecutivo trabaja en una nueva Ley de Hidrocarburos que flexibiliza la normativa ambiental y los procedimientos de consulta a pueblos indígenas. El nuevo paquete legislativo de la revolución capitalista plurinacional menoscaba el derecho de las comunidades indígenas afectadas por actividades hidrocarburíferas a ser consultadas y compensadas.