El 18 de agosto fue aprobado en Cochabamba el anteproyecto de Ley de Consulta previa, libre e informada a comunidades afectadas por actividades extractivas o proyectos de desarrollo. La norma propuesta por el ministro de Gobierno Carlos Romero consta de 37 artículos, todos ellos consensuados con dirigentes campesinos, interculturales e indígenas.

El anteproyecto de Ley tiene por objeto normar el derecho a la consulta previa, libre e informada de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, comunidades interculturales y pueblo afroboliviano, con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones propias a los directamente afectados cuando se prevea la adopción de medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectar en sus derechos colectivos de acuerdo a lo establecido en la Constitución Política del Estado, Convenio Número 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

El anteproyecto establece que el derecho colectivo y fundamental a la consulta previa, libre e informada tiene carácter obligatorio cuando el Estado prevea la adopción de medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectar directamente derechos colectivos. Es un mecanismo democrático para el ejercicio de los derechos colectivos y en particular la libre determinación así como para profundizar la democracia directa, participativa y comunitaria.

Según el texto acordado, son finalidades de la consulta:

a) Llegar a un acuerdo entre el Estado y los consultados para que su visión de desarrollo sea incorporada en la implementación o ejecución de la medida legislativa o administrativa para alcanzar el Vivir Bien.

b) Lograr el consentimiento previo, entendido como la construcción del consenso basado en el diálogo intercultural entre el Estado y las naciones y pueblos indígena originario campesinos, comunidades interculturales y pueblo afroboliviano, antes de la decisión final sobre la implementación de la medida objeto de consulta.

c) Desarrollar un diálogo intercultural e intracultural entre el Estado y las naciones y pueblos indígena originario campesinos, comunidades interculturales y pueblo afroboliviano, que permita armonizar las diferentes visiones de desarrollo en el marco del Vivir Bien.

d) Promover la participación de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, comunidades interculturales y pueblo afroboliviano en el análisis y formulación de propuestas para la toma de decisiones por parte del Estado

El anteproyecto de ley fue aprobado por la presidenta de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia Melva Hurtado, el Jiliri Apu Mallku del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu Félix Becerra, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia Damián Condori y el representante de las comunidades interculturales Ever Choquehuanca.

El ministro Romero aseguró que el anteproyecto de ley fue consensuado con todos los sectores sociales en 50 eventos, talleres, reuniones y comisiones, y aprobado luego de 17 meses de trabajo.