El portavoz del Movimiento sin Miedo (MSM) Edwin Herrera difundió este miércoles un informe confidencial del ex Inspector de la Policía general Edwin Foronda que confirma que el ex ministro de Gobierno Sacha Llorenti dio la orden para reprimir a los indígenas de la VIII marcha del TIPNIS el 24 de septiembre de 2011, un día antes del operativo represivo.

“El general Edwin Foronda, que estuvo días antes encomendado a establecer un cerco policial para que no avance la marcha que ya estaba en Chaparina, señala que la orden de intervenir la marcha la dio el ex ministro Llorenti el 24 de septiembre de 2011. Ese día debió producirse la intervención a la marcha con el motivo del supuesto secuestro del Canciller del Estado (David Choquehuanca)”, reveló Herrera en conferencia de prensa en La Paz.

El informe de Foronda, fechado el 28 de septiembre de 2011 y dirigido al ex comandante de la Policía general Jorge Santiesteban, relata cronológicamente los hechos ocurridos entre el jueves 22 y domingo 25 de septiembre en Chaparina. En su condición de Inspector General de la Policía y al mando de las operaciones policiales en Yucumo, Foronda revela que el ex director de Régimen Interior Boris Villegas le dijo que Llorenti ordenó intervenir la VIII marcha tras la retención de Choquehuanca el 24 de septiembre.

“En el lugar se encontraba Boris Villegas, quien me dijo que el Ministro de Gobierno Sacha Llorenti había ordenado la intervención de la marcha, manifestándole que eso era imposible porque poníamos en riesgo la vida del Canciller. Ante la negativa, me comunicó con el viceministro Marcos Farfán, quien reiteró la orden del Ministro para la intervención de la marcha”, cita parte del documento mostrado por Herrera a los medios de comunicación.

Tras negarse a cumplir la instrucción del ex Ministro de Gobierno –explicó el portavoz del MSM–, Foronda fue replegado de sus funciones pese a que había logrado su objetivo inicial: liberar al Canciller y a su comitiva por la vía del diálogo. El informe rotulado como confidencial señala que Villegas fue quien le comunicó tal resolución.

“Boris Villegas me felicitó y me dijo: ‘lo siento general, el Ministro de Gobierno ha ordenado su repliegue por no haber intervenido la marcha. Están llegando (el general Oscar) Muñoz y (el general Modesto) Palacios a relevarlo’. Preguntado de mi situación vía telefónica, su persona (Santiesteban) ratificó mi relevo por instrucciones del señor Ministro”, reza el informe.

“Esto no es un dicho de la oposición o de alguien a quien el gobierno quiere descalificar por estar comprometido en actos de extorsión; se trata de un informe de un general que estuvo en el teatro de operaciones y que se negó a cumplir una orden de reprimir a los compañeros indígenas el 24 de septiembre, cosa que finalmente ocurrió un día después porque había problemas logísticos mencionados por la plana mayor de los policías destacados a Yucumo”, explicó Herrera.

Según Herrera, existen muchas coincidencias entre el informe confidencial de Foronda y las declaraciones ampliatorias de Villegas –realizadas el 1 de agosto en la cárcel de Palmasola de Santa Cruz– y dejan en claro que “nunca se rompió la cadena de mando y aquí si hubo una intención de violar los derechos humanos de los compañeros indígenas”.

Una de las coincidencias esenciales es que Villegas también señaló a Llorenti como responsable de la intervención en su acta de declaración: “Conforme a una respuesta anterior, la orden para intervenir a la marcha ya estaba dada desde el 24 de septiembre por el Ministro Sacha Llorenti; lo único que pasó fue que se suspendió por falta de elementos logísticos. En ningún momento el Ministro Llorenti revocó la orden de intervención simplemente la suspendió trasladándonos al domingo 25”.

“Este operativo no duró minutos, duró horas, asimismo y como ejemplo en cualquier marcha común y corriente que se da en cualquier ciudad de Bolivia, después de lanzarse unos cuantos gases e incluso repartirse unos cuantos golpes, se da una contraorden y la represión cesa, cosa que no ocurrió en Chaparina”, añade Villegas en su declaración ampliatoria.

Herrera dijo que se está completando el rompecabezas del caso Chaparina que tiene como principal responsable a Llorenti. La primera pieza del rompecabezas es el informe confidencial de Foronda. La segunda es el video de Farfán organizando el operativo de represión para el 25 de septiembre. La tercera es la declaración de Muñóz Colodro, quien aseguró que nunca se rompió la cadena de mando, y el cuarto fragmento es la declaración de Villegas en la que ratifica que la instrucción de reprimir a los indígenas de tierras altas y bajas fue dada por el actual Embajador de Bolivia ante la ONU.

“Con este nuevo dato, con esta revelación a través de este informe del general Foronda, se completa un rompecabezas que tiene como principal personaje a Sacha Llorenti quien ha dado la orden para reprimir a los indígenas, pero que ha dado una orden que seguramente ha seguido instrucciones de otros altos dignatarios de Estado”, aseveró Herrera.

Ante la nueva revelación, la abogada del MSM Aida Camacho anunció que solicitará la reinclusión del ex ministro de Gobierno en el proceso investigativo por la represión brutal a los indígenas del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Securé, el 25 de septiembre. “Sacha Llorenti debe volver al caso porque esa es la determinación que la Ley dispone cuando una persona es partícipe en la comisión de hechos delictivos y mucho más aún cuando se trata de hechos de lesa humanidad y que corresponde que por justicia obedezca y se someta a los efectos de ésta”, sentenció la jurista del MSM.

Para que esta reinclusión sea efectiva, según Camacho, el informe de Foronda será incluido como un elemento más en la solicitud de revocatoria de la resolución de rechazó que favorece a Llorenti. La abogada dijo que “vamos a pedir que se tome en cuenta este nuevo elemento, así como la declaración ampliatoria de Villegas, a la comisión de fiscales”.

El MSM presentó un memorial a la comisión de fiscales que investiga el caso Chaparina solicitando que se revoque la resolución que excluyó a Sacha Llorenti del proceso. En dicho documento se destacan los aspectos más relevantes del “Informe VMRIP-DGRI-135-2011” suscrito por Villegas el 29 de septiembre de 2011, los cuales apuntan a que la represión policial fue instruida en su planificación y ejecución desde el Ministerio de Gobierno.

Según Camacho, le corresponde a la fiscal adjunta Rosario Venegas pronunciarse por la revocatoria de la resolución de rechazo a los procesos contra el ex ministro Llorenti, ya que existen elementos suficientes como para establecer que él fue quien ordenó reprimir a los indígenas. La abogada del MSM dijo que se agotará la vía interna antes de acudir a tribunales internacionales; pero “tratándose de delitos de lesa humanidad las puertas de los tribunales internacionales están abiertas para conocer y sancionar al Estado boliviano por la represión propiciada contra los hermanos indígenas”.