La subvención de los carburantes como el gas licuado de petróleo (GLP), gasolina especial (GE) y diesel oíl (DO) en la gestión 2012 alcanzó aproximadamente la cifra de 800 millones de dólares y se estima que en la presente gestión se reduzca a 700 millones. Se proyecta que a partir del año 2015 la subvención se reducirá a 450 millones de dólares anuales.

Tomando las decisiones adecuadas con fundamento científico en la industrialización, las antes mencionadas cifras de subvención se reducirán a la mínima expresión para el año 2025 (Bicentenario del Estado Plurinacional de Bolivia), logrando el ideal nacional de ser autosuficientes energéticamente. El planteamiento ulterior no es una “Utopía” como la de Tomás Moro, más al contrario, como todo lo tecnológico, se acerca más al “Pragmatismo” de Charles Sanders.

En Bolivia los hitos tecnológicos, que en la actualidad nos permiten hablar de una reducción en el costo de la subvención, son los siguientes:

Planta Separadora de Líquidos de Rio Grande (2013-GLP): La separación se da a través de un diferencial de presión, temperaturas criogénicas y por fraccionamiento de sus componentes, logrando un rendimiento de separación de propano de 97%, por lo que de una corriente de gas natural de 5,7 millones de metros cúbicos día (MMmcd) logramos obtener 361 toneladas métricas día (TMD) de GLP.

Bolivia consume diariamente en promedio 1.100 TM de GLP, del cual éramos deficitarios en aproximadamente 150 TMD y en la actualidad tenemos un excedente de cerca de 200 TMD para poder exportar a mercados vecinos.

Adecuaciones, Ampliaciones y Revamping en las refinerías Gualberto Villarroel en Cochabamba (RCBA) y Guillermo Elder Bell en Santa Cruz (RSCZ) (2015-GE): Desde sus inicios de operación el año 1979, ambas refinerías han sido la columna vertebral del abastecimiento de carburantes en el país. Un hito importante se tiene programado para el año 2015 donde dejaremos de importar gasolina especial debido a los siguientes emprendimientos planteados en la actualidad:

– la nueva Unidad de Crudo y Revamping en la RCBA de manera de incrementar la capacidad de procesamiento de 27 mil a 46.200 BPD

– la Unidad de Reformación Catalítica en la RCBA para garantizar la disponibilidad de la producción de gasolina reformada de alto octanaje (95 RON) para incrementar volúmenes de gasolina especial (85 RON), y

– la Unidad de Isomerización de Nafta Liviana para la RSCZ para transformar nafta liviana en gasolina isomerizada de alto octanaje.

Es resaltable que todos los proyectos antes mencionados, más la implementación de la automatización en ambas refinerías, serán ejecutadas con financiamiento estatal a través del Banco Central de Bolivia (1.050 millones de bolivianos) y recursos propios de YPFB Refinación SA, con la finalidad del ahorro en la subvención a la importación de combustibles, de aproximadamente 500 millones de dólares anuales, a partir del año 2015.

A manera de resaltar lo significativo de las inversiones por parte de YPFB Refinación en relación a Petrobras, es importante comparar que en los 7 años de operación (2001 – 2007) Petrobras invirtió 19,9 millones de dólares, que representa un 20% de las inversiones realizadas por YPFB Refinación en solo 6 años de operación (2008 – 2013), y un 3,6% de lo que invertirá esta empresa en el quinquenio 2013-2017, hasta llegar a una capacidad de refinación de 71.150 barriles por día (BPD).

La industrialización es vital para solucionar la subvención de carburantes en Bolivia. Inclusive tomando en cuenta todos los proyectos antes mencionados de YPFB Refinación SA, para el año 2021 es muy posible que volvamos a importar gasolina de alto octanaje para consumo interno debido al aumento del consumo en automotores y el crecimiento industrial. Por lo que la solución de la importación de GE a largo plazo podría ir en sentido de la implementación de una planta de Metanol con una inversión estimada de 450 millones de dólares para una producción de 500 mil toneladas métricas anuales (TMA) de manera que el 50% de esa producción se utilice para producir gasolina a través del proceso MTG (metanol a gasolina) para producir 250 mil TMA de gasolina (5.983 BPD), la cual puede ser utilizada directamente o ser mezclada con la gasolina de refinería.

Debido a que el crudo nacional es de aproximadamente de 61°API (crudo liviano), no resulta factible técnicamente incrementar la producción de diésel oíl para satisfacer el consumo interno, a pesar de realizar adecuaciones tecnológicas en refinerías. Por lo tanto, la solución de la subvención actual al diésel, cercana a 540 millones de dólares por año, estriba en la implementación del proyecto de industrialización de Gas a Líquidos (GTL) a través del proceso Fisher-Tropsch.

Si bien la tecnología aplicada data de hace 20 años atrás (Shell, Sasol, Chevron Texaco), hasta hoy son contados los proyectos que están en marcha y funcionando a escalas económicamente rentables (Australia, Sud África, Qatar, etc.). En Bolivia, el requerimiento a mediano-largo plazo sería una planta de GTL de capacidad de producción 30 mil BPD, con una inversión referencial aproximada a 950 millones de dólares, con un consumo de metano de 9 MMmcd.

Debido al gran volumen de importación de diésel oíl, de más del 50% del volumen demandado, es importante para el desarrollo del país estudiar la factibilidad del proyecto de GTL.

Con la ejecución de los proyectos mencionados, el proceso actual y la voluntad política del Estado Boliviano a través de su presidente y autoridades, en aplicación al Plan Nacional de Desarrollo y de la mano de la tecnología, busca cambiar la situación que actualmente desangra a nuestro país con subvenciones millonarias.

* Viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos.