Managua, Caracas, Quito y La Paz (PL).- De enero a mayo de 2013 los países de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) concretaron 1.500 operaciones comerciales en moneda sucre por un equivalente a 670 millones de dólares, 63% más que en los primeros cinco meses de 2012. El 28 de febrero de este año Nicaragua efectuó la primera transacción comercial por 517 millones de sucres, equivalentes a 647 millones de dólares. Entre el 1 de enero y el 27 de junio el sistema consolidó 1.510 operaciones de cobro por parte de exportadores ecuatorianos a Venezuela.

El Sistema Único de Compensación Regional (Sucre) es un mecanismo que sirve para la canalización de pagos internacionales resultantes de las operaciones de comercio recíproco entre países miembros de la ALBA. Este sistema se basa en la utilización de una moneda virtual “sucre”, para el registro de las operaciones exclusivamente entre los bancos centrales, en tanto los pagos a exportadores y cobros a importadores se efectúa con las respectivas monedas locales.

El sistema sucre respondió a la idea compartida de crear una zona monetaria conformada por una cámara de compensación, una unidad de cuenta común y un fondo de reservas de los países de la ALBA-TCP, ante la crisis económica y financiera mundial. La primera operación bajo este mecanismo se realizó el 3 de febrero de 2010 entre Cuba y Venezuela; cuatro meses después le siguió otra entre Ecuador y Venezuela, y hacia octubre la de Bolivia-Venezuela.

En el primer año de funcionamiento del sucre, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador realizaron seis operaciones por 10 millones de sucres. Desde entonces el sucre arrastra una fortaleza y ritmo vigoroso, al registrar en 2012 un total de 2.646 operaciones de pago por un monto de 852 millones de esa moneda virtual, equivalentes a 1.066 millones de dólares, detalló el presidente del Consejo Monetario Regional (CMR) del sucre el venezolano Eudomar Tovar.

Esta plataforma comercial creada en 2010 por la ALBA-TCP es ágil, efectiva, segura y apuntaló el desarrollo inclusivo, solidario y soberano de sus miembros, declaró el presidente del CMR al informar que las operaciones realizadas entre Ecuador, Venezuela, Bolivia y Cuba se incrementaron en un 520% el pasado año, al pasar de 431 en 2011 a 2.645 en 2012.

“Esto es un éxito de una magnitud importante. Logramos lo que queríamos: la consolidación del sistema, a la par del fortalecimiento de nuestras economías. Mientras más negociemos en sucres, más se ahorran divisas en nuestros países”, expresó Tovar y aseguró que existen condiciones para alcanzar los 1.700 millones de dólares en 2013.

De enero al 10 de febrero de 2013 se efectuaron 1.112 operaciones por 404 millones de sucres, lo que representa 505 millones de dólares y un aumento del 42% respecto al año anterior, según datos aportados por Tovar. De enero a mayo de 2013 los países que conforman la ALBA concretaron 1.500 operaciones con el empleo del sucre y las transacciones ascendieron a 670 millones de dólares. Tovar precisó que en los primeros cinco meses el valor negociado con ese mecanismo equivale al 63,8% del total correspondiente a 2012.

Para el presidente del CMR, la interconexión de sistemas financieros a través de esa vía favorece la incorporación de pequeños y medianos empresarios a las actividades del comercio exterior. Con este mecanismo “se fortalecen las redes de interdependencia bancaria y se generan mejores condiciones para proteger nuestras economías de nuevas crisis financieras globales”, explicó.

El año 2012 marcó la consolidación del Sucre en Ecuador

El año 2012 marcó la consolidación de las transacciones con el sucre en Ecuador, al superar los mil millones de dólares con esa moneda virtual. Se concretaron el año pasado 2.077 operaciones desde ese país, que representaron pagos por 910,4 millones de dólares. Al empezar 2013 se reportaron otros 56,8 millones; solo entre el 3 y el 9 de enero exportadores ecuatorianos cobraron 14,2 millones de dólares por vehículos enviados a Venezuela.

Resultados preliminares del uso del Sucre en Ecuador reportan un importante incremento en las exportaciones bajo este sistema durante el primer semestre de 2013, informó el Banco Central de Ecuador. Entre el 1 de enero y el 27 de junio el sistema consolidó 1.510 operaciones de cobro por parte de exportadores ecuatorianos a Venezuela, lo cual significó un movimiento de 549,20 millones de sucres, que cotizan actualmente en 1,2449 dólares por sucre. Lo anterior equivale a decir que el primer semestre registra pagos para Ecuador en esa moneda virtual que equivalen a 687,12 millones de dólares.

En el mismo período de 2012 Ecuador había efectuado 667 operaciones de cobro, por 206,89 millones de sucres, que con la cotización de entonces, de 1,25 dólares, significó el pago de 258,80 millones de dólares. El incremento interanual en el primer semestre es de 843 operaciones y ello significa que han incrementado 428,32 millones de dólares pagados con este sistema y 342,31 millones de sucres más, según el Banco Central.

En cambio, los pagos hechos desde Ecuador por importaciones del país sudamericano han reducido de 40,28 millones de dólares en el primer semestre de 2012 a 2,14 millones en el mismo período de 2013.

Un sueño hecho realidad en Nicaragua

El 28 de febrero de este año Nicaragua efectuó la primera transacción comercial mediante el sucre, consistente en la exportación de 500 toneladas métricas de frijol negro, durante una jornada calificada como histórica. La carga fue valorada en 517 millones de sucres, cifra equivalente a 647 millones de dólares, y resultó destinada a la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas de la República Bolivariana de Venezuela.

Con esa operación, efectuada delante de autoridades de ambos países y embajadores de los de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), se completó la incorporación de los firmantes del acuerdo constitutivo de ese sistema (Cochabamba, Bolivia, 17 de octubre de 2009).

El titular de Hacienda y Crédito Público Iván Acosta informó que el país inició su participación con una cuota de 25 millones de sucres, equivalentes a 31,2 millones de dólares. Según lo expresado el 30 de enero por el ministro, las operaciones iniciales con esa moneda virtual girarán en torno a las exportaciones de alimentos y luego se extenderán al área tecnológica y de derivados de la petroquímica.

Los países de la ALBA-TCP estamos construyendo y hacemos realidad la gran patria latinoamericana, el supremo sueño de Simón Bolívar, de Augusto César Sandino, de José Martí y de todos los pueblos latinoamericanos, afirmó durante la ceremonia el presidente del Banco Central de Nicaragua Alberto Guevara. Es sumamente importante contar con mecanismos financieros para tener nuestras integraciones correspondientes, declaró el presidente del Banco Central de Venezuela Nelson Merentes, para quien “no podemos seguir dependiendo de los vaivenes de las grandes potencias y sus monedas”.

De acuerdo con los presentes en la primera transacción Nicaragua-Venezuela, la incorporación de este país centroamericano al sucre le traerá múltiples beneficios, de alcance comercial y financiero, como el aumento del comercio en la región y la supresión de atrasos en las transacciones comerciales. Igual reducirá para los costos de transacción a los operadores comerciales, al prescindir de cadenas de corresponsalías internacionales, y los derivados de la compensación y liquidación, al mismo tiempo que permitirá sustituir el uso de divisas para las transferencias y propiciará el equilibrio comercial externo entre estos países.

El sucre constituye un puente fundamental para la consolidación de nuestra economía, un mecanismo importante que contribuye con la reducción de las asimetrías productivas y sociales, en aras de la construcción y el desarrollo de la patria grande que soñaron nuestros libertadores, subrayó Tovar. Con la incorporación de Nicaragua, progresará el sueño de lograr una independencia mayor en lo monetario y financiero, así como el desacoplamiento progresivo del dólar estadounidense, convinieron otros funcionarios reunidos en la sede del Banco Central de Nicaragua.

Intención de negocios de Bolivia y Cuba supera 30 millones dólares

Las intenciones de negocios entre empresas bolivianas y cubanas superan los 30 millones de dólares, lo que reafirma la solidez de las relaciones entre los dos países, aseguró la ministra de Desarrollo Productivo de Teresa Morales. El monto fue el resultado de una rueda de negocios celebrada hace poco en La Habana y se espera que aumente en septiembre, cuando se presentarán productos cubanos orientados al software en la Feria Internacional de Santa Cruz.

“Es la primera misión de empresarios que ha viajado a Cuba y ya han traído intenciones de negocios por 30 millones de dólares (…) De estas intenciones entre 40 al 50% se pueden concretar”, informó Morales. Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio Fernando Cáceres calificó de importante la apertura al mercado cubano y expresó optimismo en que los vínculos comerciales fortalezcan los tradicionales lazos entre las dos naciones.

De otra parte, las ventas nicaragüenses de carne bovina a Venezuela registraron hasta el 19 de abril de 2013 ingresos por 48,4 millones de dólares para ubicar a ese país sudamericano como el principal comprador. El Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex) notificó que el renglón totaliza 124,91 millones de dólares, equivalentes al 15,53% del valor total de los ingresos por el comercio aduanero de enero a la fecha.

Según la correlación de cifras, el 38,75% de la divisa generada por el rubro provino de las compras hechas por Venezuela, que desembolsó otros 6,85 millones de dólares por la adquisición de ganado en pie. Entre los mercados para la carne también figuran Estados Unidos, El Salvador, Costa Rica y Guatemala, señalan las estadísticas del Cetrex.

De acuerdo con el reporte, las exportaciones totales a Venezuela ascienden a 132,39 millones de dólares en el transcurso de 2013 e incluyen azúcar de caña, café oro, aceites, grasas, leche, frijoles y productos químicos, entre otros surtidos. Diputados a la Asamblea Nacional consideraron que las relaciones comerciales con esa nación suramericana continuarán en alza, tras la ratificación aquí del pacto constitutivo del espacio económico de la ALBA-TCP.

Actualmente la ALBA está integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Mancomunidad de Dominica, Antigua y Barbuda, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, cuya población en conjunto supera los 70 millones de habitantes.

El sucre es una expresión de la voluntad de los países de la ALBA-TCP de avanzar en la construcción de un nuevo orden financiero y económico internacional, signado por la cooperación, solidaridad, complementariedad, respeto a la soberanía de los pueblos y la inclusión social. Esta moneda virtual nació en el seno de esa organización regional y forma parte de los esfuerzos para superar la arquitectura financiera tradicional en beneficio de latinoamericanos y caribeños.

Este bloque de países persigue como meta esencial forjar una integración que apunte al desarrollo integral de las naciones que lo conforman y mediante este sistema podrán ahorrar divisas y reducir la influencia del dólar estadounidense en las operaciones comerciales. También es propósito posible de concretar el mejoramiento de la eficiencia de los sistemas financieros nacionales, debido a que con esta moneda virtual podrán agilizar las transacciones entre países y reducir los costos de intermediación en el comercio intrazonal.

Sueño compartido de los impulsores de esta iniciativa -presidentes de Nicaragua, Cuba, Bolivia, Ecuador, Honduras y Venezuela- es estimular la participación de organizaciones comunales y empresarios pequeños y medios en operaciones de comercio exterior, como nunca antes en la historia de este continente. Pero sobre todo promover el proceso de integración económica latinoamericana, a través del financiamiento de las actividades con mayor complementariedad productiva entre sus miembros.

Con este sistema se espera reducir las asimetrías estructurales entre estas economías y lo más importante, consolidar de manera progresiva la soberanía monetaria y financiera de sus integrantes frente a la voracidad foránea. No es “el oficio del continente americano restablecer con otro método y nombre el sistema imperial por donde se corrompen y mueren las repúblicas”, afirmó hace más de un siglo José Martí, para quien la unión económica era sinónimo de unión política.

América Latina y el Caribe, en correspondencia con ese legado, prioriza “equilibrar el comercio, para asegurar la libertad” y el sucre puede contribuir a sellar la partida hacia ese empeño.

* Corresponsales de Prensa Latina en Nicaragua y Ecuador.