La Paz y Villa Tunari (ABI).- La producción de cocaína en Bolivia bajó en poco menos de 20% en 2012, un decrecimiento mayor que el registrado en Colombia y Perú, según un reporte de Estados Unidos que todavía no ha sido homologado ni comentado por autoridades bolivianas del sector.

Según el informe de la oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP en inglés), divulgado por la Embajada de EE.UU. en La Paz, “Bolivia fue el país donde más disminuyó, pasando de 190 a 155 toneladas métricas (casi un 20%)” el año precedente.

Bolivia, que en 2012 segó 11.500 hectáreas de cultivos ilegales de coca, base para la fabricación de la droga, en la misma línea de comportamiento que los 4 años precedentes, se ha convertido en el último decenio también en país de tránsito de cocaína que se fabrica en Perú.

La cocaína que se exporta a Brasil, Argentina y Paraguay y que de esos tres países mafias internacionales envían a Europa y Asia, se produce en factorías asentadas, en su mayoría, en las selvas del departamento oriental de Santa Cruz. La Policía ha desbaratado factorías de poca monta también en las zonas andinas del país, que apuntan su producción a Chile, lo mimo que la droga peruana.

De acuerdo con el informe de la ONDCP, “las plantas de coca sembradas en la región andina (que implica a Colombia, Perú y Bolivia) hasta el año pasado eran capaces de producir 620 toneladas métricas de la droga, comparadas con las 690 que se contabilizaron en 2011”. El decrecimiento de la producción de cocaína en Bolivia es mayor, en 30 toneladas, que el registrado en Colombia, donde Washington ejecuta desde 2008 un millonario plan de apoyo a la lucha criolla antinarcóticos.

“En el caso de Colombia, la producción potencial del alcaloide bajó de 190 toneladas métricas a 175”, señala el informe. La reducción en la producción de droga en Perú, también bajo la esfera de Washington, se ajusta a los mismos términos que los anotados en Colombia. “En Perú se redujo de 305 a 290”, apunta la ONDCP.

En total, según el informe divulgado en Washington, “la producción potencial de coca ha disminuido en un 41% desde el (año) 2001, el año de más alto registro en la historia y cuando se ubicaba en 1.055 toneladas métricas”.

La lucha antidrogas boliviana corre por cuenta y riesgo propios desde 2009, cuando el Presidente Evo Morales corrió a la agencia estadounidense antidrogas (DEA en inglés), a la que acusó de injerencia. A fines del año pasado, el diario New York Times destacó la lucha boliviana contra el narcotráfico en un artículo intitulado “Nuevo enfoque contra el crecimiento de la coca”, publicado bajo la firma de su editorialista William Neuman.

El artículo “Coca Licensing Is a Weapon in Bolivia‘s Drug War” afirma que, “para sorpresa de muchos, Bolivia ha conseguido un enfoque propio de lucha efectiva, sin muertos ni violencia, contra el cultivo de coca ilegal y excedentaria, sin la DEA y con mejores resultados que en Colombia y México”.

“Bolivia, el tercer productor más grande de hoja de coca, ha fomentado su propio enfoque heterodoxo hacia el control del crecimiento de la hoja de coca, el cual se desvía marcadamente de la lucha de lucha antidroga que incluyó un monitoreo de alta tecnología de cientos de cultivos de hoja de coca legal destinada a usos tradicionales”, dice Neuman.

Según el articulista del Times, “la expulsión de la DEA, junto a los eventos de 2011 como el arresto del ex jefe de la policía antinarcóticos por cargos de tráfico (René Sanabria, preso ahora en Miami), llevaron a Washington a concluir que Bolivia no estaba cumpliendo sus obligaciones internacionales para combatir al narcotráfico”. Sin embargo, “aún a pesar de la desavenencia con los EEUU, y para sorpresa de muchos, el experimento ha conducido a una baja significativa de las plantaciones de coca en el país, un largo logro que ha ocurrido sin las muertes y violencia que ha sido un subproducto sangriento de las medidas de lucha contra el narcotráfico en Colombia, México y otras partes de la región”.

Más de cinco mil has de coca erradicadas en medio año

La Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) erradicó en el primer semestre de este año 5.062 hectáreas de coca excedentaria e ilegal, superando en medio año la meta anual que establece la ley. “En el marco del respeto a los derechos humanos, a la Madre Tierra, al medio ambiente, la experiencia ganada y la versatilidad demostrada por las brigadas de la Fuerza de Tarea Conjunto se logró destruir 5.062 hectáreas de coca excedentaria e ilegal”, informó el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas Felipe Cáceres.

Calificó como un gran avance tomando en cuenta que en medio año se superó la meta anual de 5.000 hectáreas que establece la Ley 1008 de Régimen de la Coca y Sustancias Controladas. Dijo que es el resultado de un trabajo conjunto de las Fuerzas Armadas, de la Policía y del Viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas en el marco de la Estrategia Nacional de Lucha Contra el Narcotráfico y Reducción de Cultivos Excedentarios e Ilegales de Coca 2011-2015.

Cáceres detalló que de las 5.062 hectáreas de coca excedentaria e ilegal erradicadas a nivel nacional, 3.404 hectáreas fueron destruidas en el trópico de Cochabamba; 20 en el Parque Nacional Isiboro Sécure; 1.294 en los Yungas de La Paz; 65 en la provincia Franz Tamayo; 13 en el Parque Nacional Madidi; y 266 en Yapacaní. “A la fecha hemos cumplido con erradicar coca excedentaria e ilegal y con mayor incidencia en los parques nacionales, sobre todo en el Madidi del departamento de La Paz e Isiboro Sécure”, puntualizó.

El Viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas anunció que a finales de julio el Programa F-57 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) presentará los resultados netos de erradicación de cultivos de coca ilegal. Recordó que el último monitoreo de ese programa estableció la erradicación de 27.200 hectáreas de coca ilegal y excedentaria cifra que, a su juicio, se reducirá sustancialmente con los nuevos resultados.

“La meta alcanzada el pasado año fue de 11.500 hectáreas y lo que se erradicó en el primer semestre de 2013 incidirá en el informe del monitoreo del Programa F-57 que presentará la UNODC”, justificó Cáceres.

Por su parte, el representante de la UNODC en Bolivia César Guedes destacó que “para Bolivia el 2012 fue otro año exitoso en las tareas de erradicación de cultivos ilegales y excedentarios de cocales e incautación sustancias controladas, la aprehensión de gente implicada con este ilícito y la desarticulación de factorías y laboratorios de cristalización”.

Resaltó que “Bolivia utilizando sus propios recursos realiza grandes esfuerzos en la lucha antinarcóticos y por ello es justo seguir apoyando a esa voluntad demostrada en la reducción” que sobrepasa las 11.043 hectáreas de coca y la incautación más 36 toneladas de cocaína. Guedes afirmó que “el Gobierno está logrando otra hazaña en las tareas de erradicación de cultivos ilegales y excedentarios de coca”.

En 2011 Bolivia erradicó 10.500 hectáreas de cultivos de coca, un 28% más que en 2010, cuando fueron erradicadas 8.200. La producción total de hoja de coca fue de 48.100 toneladas, menor a la obtenida en 2010 que alcanzó a 55.500 toneladas, recordó Guedes.

El Presidente Evo Morales ponderó el esfuerzo de los cocaleros del trópico de Cochabamba para erradicar las plantaciones ilegales y dignificar a Bolivia ante el mundo, al destacar el último informe de la ONUDD, que resalta una reducción significativa de coca.

“Antes el Chapare, la zona del trópico de Cochabamba, era conocido como zona roja y ahora, gracias a la participación de ustedes, ya no es zona roja. El control social, la participación activa, de manera consciente sobre el problema del narcotráfico, de la racionalización de cultivos de la hoja de coca nos ha permitido liberarnos”, sustentó Morales.

El Informe Mundial Sobre Drogas de las Naciones Unidas señala que Colombia y Perú “experimentaron pequeños aumentos” de las superficies con plantas de coca. “Hoy día están en primera plana en algunos periódicos de Bolivia y dice ‘Naciones Unidas: en Bolivia habido 12 mil hectáreas de coca reducida de manera neta‘”, resaltó Morales.

Por otro lado, el Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid) informó que un grupo de empresas bolivianas iniciaron el trabajo de campo para completar el Estudio Integral de la Hoja de Coca, que estará listo para julio.

De acuerdo con el comunicado, los resultados se integrarán a los datos de la primera investigación de este tipo realizada en 2010 con el apoyo económico de la Unión Europea. Los estudios consisten en tres encuestas y un censo a nivel nacional para determinar volúmenes de uso y consumo de la hoja en hogares y en cinco rubros laborales, entre estos, la minería, el transporte y la construcción.

Conaltid informó que la pesquisa tiene un costo aproximado de 343 mil dólares, pagados con recursos del Tesoro General de la Nación. “Los informes finales serán entregados en julio. Después de esa entrega, va a haber un trabajo de gabinete relacionado más a temas de oficina, el cual, según se estima, tendrá una duración de 15 días”, indicó el coordinador del Consejo Sabino Mendoza a la agencia Prensa Latina.